Los más pluris


Hubo una época en la que ya éramos pluris

A mí me parece bien que imitemos a Bolivia, como acaba recomendar una señora llamada Lastra que ha sido elevada al poltronazgo partidista por Pedro Sánchez y a la que le tenía miedo Susana Díaz. Ya sabemos por qué, por lo de Bolivia.

Los bolivianos están muy orgullosos de ser lo que son y cada día aspiran a cobrar mayor importancia. No como nosotros, que cada día estamos sometidos a la tortura de escuchar payasadas como la de Lastra. E incluso otras mucho peores, no se crean.

Aunque sea bueno que copiemos a Bolivia, como tampoco es cosa de pagarles royalties por el modelo, propongo, con el mismo derecho utilizado por la señora Lastra, que seamos como Bolivia por las mañanas, como Nepal por las tardes y como Noruega por las noches, que las tienen muy largas.

Seríamos pluricelulares, plurinacionales y pluriinternacionales. Los más pluris del mundo. Merece la pena, porque cosas así se visitan y aunque no nos va nada mal a la hora de recibir turistas, con una reforma de semejante calado, nos vendría a ver gente del cinturón de Orión y de más allá. Todos dando la vuelta a la muralla de Lugo con los ojos como platos.

¿Qué dices tú de admitir Cataluña como nación? Eso es una horterada como la canción del verano. Aquí admitimos como naciones a todas las que se presenten, y si viene de visita un conchinchino, allá por donde vaya, en el espacio de un aura media _ dos, tres metros _, será Conchinchina de facto. A pluris no nos va a ganar nadie; ni Bolivia.

Ya saben que cuando fueron a bautizarla, como querían adular a Bolívar, dijeron: Si de Rómulo, Roma; de Bolívar, Bolivia.

Pues aquí igual. Ya que de Sánchez nos viene la luz y el portento, si de Bolívar, Bolivia; de Sánchez, Sanchuria, que es como Manchuria, pero en limpio.

2 Comentarios a “Los más pluris”

  1. Aureliano Buendía

    Creo que mi comentario de ayer se adapta más a la bitácora de hoy:

    Todo es susceptible de empeorar.

    Lo dijo Murphy, el filósofo más grande de nuestro tiempo. Y hay un montón de gente empeñada en demostrarlo cada día.

    Recuerdo que, cuando Zapatero ganó la Secretaría General del PSOE, con José Blanco de Secretario de Organización, las malas lenguas decían que este último no tenía estudios, ni profesión, ni más oficio que la política desde su juventud. ¡Lo que puede aplicarse a la mitad de nuestros políticos, vamos!.

    Y había quien le achacaba también falta de talla política, para ponerse al frente de la estructura de un partido de la envergadura del socialista.

    Personalmente, he de confesar que tuve algunas dudas al respecto. Tampoco es que me quitaran el sueño, pero no terminaba yo de ver las vritudes de D. José.

    Pero no hay mal que cien años dure (ni cuerpo que los aguante). Todas mis dudas se disipan ahora, de golpe, al oír el florido y plurinacional discurso de Dª Adriana Lastra.

    No quiero entrar en valoraciones sobre esta señora. Sólo diré que, ahora, Pepiño Blanco me parece una mezcla de Adenauer, Tocqueville y Maquiavelo.

    Nada es absoluto, en esta vida. Todo depende de con qué lo compares.

  2. Caplan

    Pluribobos, publichupoteros, plurileches te daba por decirnos a todos en la cara ¡ sois plurigilipoyas ! y lo somos.
    ¿ Tenemos lo que merecemos o esto es el infierno ya ? tengo dudas.

    He leido algo sobre experiencias de renacidos que visitaron el infierno y es curioso había de todo tipo de demonios y de gente condenada pero nadie se aclaró si solo estaban los que lo merecían o estaban también los que no lo merecían, nadie les contestó, osea como aquí. A los demonios nadie les entendía nada , como a los politicos de aquí , raro, raro.

Comenta