El rabo de la ley

Todo es toro, hasta el rabo

Curiosamente, la chicha de la segunda jornada no la iba a poner ni el promotor de la moción, ni su presunto censurado, sino un tercero, el PSOE, que por sumar la coincidencia a la necesidad, se presentaba ayer como el eje de simetría axial entre ambos.

No era ajeno a ese protagonismo el mero estreno de Ábalos como portavoz sanchista. Más bien ése era uno de los atractivos, aunque no el más interesante.

Y lo cierto es que sin convertirse en una pieza para enmarcar, por los nervios y algunos titubeos, la prédica de Ábalos fue sobresaliente. Estuvo duro con el Gobierno y con el PP como la ocasión requería y lo hizo con precisión en los hechos y con partidismo en lo opinable. Es decir, todo lo que le cabría esperar, si nos olvidamos de la propia corrupción de su partido y de la abstención a Rajoy de los no sanchistas que ayer se reprodujo.

Entonces le tocó el turno al candidato Iglesias y el portavoz socialista volvió a estar a la altura de las circunstancias para rechazarlo por inviable, inverosímil y precipitado. No dijo letal, pero lo estaba pensando.

Por último, no podía bajar de la tribuna sin referirse a Cataluña y el portavoz se mantuvo en su acierto. Señores, a la ley le pasa lo mismo que al toro, que sigue siendo ley hasta el rabo, y no vale decir qué parte de ella se cumple, cuál se torea y cuál se viola.

En resumen, el debut del maestro Ábalos en el albero de la Carrera de San Jerónimo se saldó con nota alta. Hizo méritos para las dos orejas de Rajoy e Iglesias, y para el rabo de Puigdemont. Otra cosa es que la Presidencia se las conceda.

Para la anécdota quedará uno de los momentos más gloriosos de la moción, cuando Iglesias acusa de chulería a los diputados del PSOE. ¡Iglesias, que es a la chulería lo que el chorizo al cerdo! Pues sí, lo dijo y se sentó tan fresco.

Un comentario a “El rabo de la ley”

  1. Españolito de a pie.

    Bueno, comparar a Iglesias con un cerdo tiene su aquel.
    De un cerdo siempre se dijo se aprovecha todo, de Iglesias dudo mucho tenga algo aprovechable.

Comenta