Aula de psicología


Si naces aquí, ¿dejarías de arrojarte agua helada?

Los chauvinistas creen que lo suyo es siempre lo mejor. Los chorizos, el clima, la música… da igual. Sea lo que sea, en su tierra existe lo más excelso. Bien llevado tiene su gracia. Los portugueses lo hacen sin tasa, pero no caen pesados porque ellos mismos parten del convencimiento de que no es verdad.

Si fuese al contrario, si se lo creyesen, estarían muy cerca de la paranoia, como advierten los psiquiatras. Algunos políticos catalanes llevan años inmersos en paranoias semejantes sin que nadie les aplique el tratamiento adecuado, sean electroshocks o baños de asiento.

Es una especie de delirio a medio camino entre el jingoísmo _ la fase expansionista siguiente _, y el complejo de inferioridad. Sí, el de inferioridad, pues necesita reafirmarse en una fantasía para definirse.

Analizado el proceso desde las luces de la psicología, se diría que los líderes del independentismo buscan conseguir el efecto Bandwagon, o de arrastre, que consiste en dar por cierta una afirmación simplemente porque muchos de tu alrededor también lo hacen.

Si naces en una sociedad donde todos creen que el sol gira en torno a ti, lo aceptarás sin resistencia hasta que te dediques a investigarlo por tu cuenta y riesgo, lo cual siempre suele traer graves encontronazos con los aparatos encargados de custodiar las respectivas ortodoxias.

Por eso los editores de libros de texto denuncian estos días las presiones que reciben de determinados políticos autonómicos, empeñados en escribir ellos la historia de acuerdo con sus bastardas conveniencias e intereses.

Pretenden conseguir un efecto Bandwagon y que nadie cuestione la condición nacional de su territorio, pues han descubierto que es un chollo.

Lo malo no es que lo intenten. Lo malo es que nadie lo evita y que caminemos con paso firme a la autodestrucción.

Comenta