La moción de agua

Arturo Estévez, con gran parecido a Franco, examina su motor

La ventaja de las mociones de censura es que siempre encontrarás gente que les parezca la repanocha. Son como los motores de agua. Te las explican y dices: ¡Ah, fantástico! Eso es lo que nos hace falta.

Pero claro, el motor de agua ni siquiera arranca, y para hacer vapor, necesitas carbón. Eso sí, durante meses se habla del motor, se habla de la moción y se habla de ti, que es lo que en el fondo te interesa, porque eso de pasar una legislatura trabajando en la leal oposición de los escaños es duro, frío y aburrido.

Tú eres un estrella, o eso te crees, y las estrellas necesitan estar permanentemente en el candelabro, en el firmamento sidéreo, en la luminiscencia luciérnaga de quien lleva una bombilla enroscada al culo.

Entonces no se conciben otras soluciones que quítate tú, que me pongo yo, y eso a pesar de haber votado por dos veces en menos de un año.

Pero nada. Hay tíos a los que les irradia el núcleo hasta durmiendo. Yo creo que son ésos a los que José María García llamaba abrazafarolas, polillas que se mueren por estar en contacto permanente con la incandescencia. Y muchas se mueren de verdad.

Aquí vengo yo con mi motor de agua. No funciona, pero mete un ruido que despierta a las marmotas, agita las aguas subterráneas y da más portadas que la nieve en invierno. Cómprelo usted, señorito; que no vale más que un real. Cómpreme usted este ramito, pa lucirlo en el ojal.

¿Se acuerdan cómo se llamaba el perito industrial que ofreció a Franco el motor de agua? Fue Arturo Estévez Varela, un extremeño que engañó a todo el mundo, incluído a don Paco, con una mezcla de agua y boro mucho más cara que la gasolina, ineficaz e irrealizable. Claro que entonces, como no era cuestión de votos, sino de boro, le descubrieron el pastel y Franco escapó del ridículo absoluto censurando a Arturito.

2 Comentarios a “La moción de agua”

  1. Aureliano Buendía

    Parece que la cosa ya pierde fuelle: ahora Podemos dice que “consultará a las bases” sobre la presentación de la moción de censura.

    Tal vez se lo ha pensado mejor, o simplemente el plan, desde el principio, no era presentar una moción de censura, sino simplemente anunciarla. A mí, Pablo Iglesias me parece un individuo que planifica hasta el último detalle de cada jugada, y creo que sabia perfectamente, no sólo que su moción no tenía ninguna posibilidad de triunfar, sino que el debate parlamentario podía ser peligroso para sus intereses.

    Por tanto, y en respuesta a la mítica pregunta de Vladimir (“¿Qué hacer?”), bien simple: anunciamos la moción, provocamos tres o cuatro amagos de infarto en el PSOE y ponemos a hervir al máximo la olla en la que se cuecen las primarias socialistas.

    Objetivo conseguido. Acto seguido recogemos velas con lo de la moción, y en dos días nadie se acuerda de las críticas. Sólo los socialistas, que tendrán que tomar medicación para la hipertensión.

    Si yo, que me tengo por intelectualmente medio tirando a bajo, soy capaz de imaginarlo, ¡qué no hará el ilustre Doctor de la Complutense, culmen de la intelectualidad 2.0!.

  2. MIRANDA

    No sé, Boss, pero tal acumulación de cosas y casos en una misma semana no parece fortuito, da mucho que desconfiar.
    Qué casualidad que investigaciones que vienen demorándose durante años, saltan todas al mismo tiempo.
    Resulta que hasta los conserjes sabían de las trapacerías de Ignacio Gonzalez, pero el escándalo surge ahora, y los SMS, y el show del encarcelamiento de Pujol jr, y se multiplican las filtraciones, y justo a tiempo aparece el Trampabus de Podemos, y la moción de censura(?), y todo en apenas una semana….
    No se si la post-verdad no se estará cebando con la candidez de los españoles…
    O si solo es que la impaciencia fantasiosa de PIglesias por pillar sillón en Moncloa, en pugna fiera con PSanchez, le empuja a aprovechar la crisis y feblez socialista y la escandalera PPopular para hacerse notar y ver en lo alto del candelero, y posicionarse frente a la corrupción….mientras acusa a los dos partidos grandes de ser sus consentidores.

    Apártate que me tiznas, dijo la sartén al cazo chavista!!!
    Se ve que el homiño de la coleta es novato.
    !! Como si fuera la primera vez que alguien monta aquí una campaña de descrédito contra el adversario. O incluso finge un ataque terrorista contra trenes llenos de pobres trabajadores desavisados….!!

Comenta