La lápida de Florentina

Homenaje pétreo a Florentina

(Foto:  Xoán Arco da Vella)

Ésta es una apasionante historia, digna de ser leyenda, pero sucede tan real como la vida misma. Si no han oído hablar de ella, no se preocupen; apenas se ha divulgado fuera de la parroquia donde ocurre.

Hace cosa de dos semanas, y por razones criminales, buscaba fotografías, o pistas sobre la existencia de un molino en Sacos (Cotobade) de nombre Chamadoiro. Como siempre que tal ocurre, además de las dos fuentes más accesibles e inmediatas, la GEG y el archivo del Diario de Pontevedra, recurro a la colección de Xoan Arco da Vella, que es un hombre que patea, escudriña y fotografía debajo de cada piedra en esa zona y en casi toda Galicia.

Y tras las huellas de una muerte aparece otra, haciendo bueno el principio picassiano según el cual no se busca, sino que se encuentra.

Como la ignorancia es la madre del asombro, en las fotos de Xoan Arco da Vella descubro con la boca abierta la existencia de una lápida en el exterior de la iglesia de Santiago de Loureiro, al sur de Cotobade, que atrapa mi interés con fuerza irresistible.

Está fechada en 1857 _ anteayer, como quien dice _, y reza así: “De la prenda más querida yacen aquí los despojos y no se contienen los ojos de llorar a Florentina García, joven desconsolada que a los 23 años de edad pasó a la eternidad. El día primero de vida fue el postrero de esta joya malograda”.

La historia que se cuenta de la desconsolada Florentina es la de unos amores de juventud y un embarazo del que sus padres se avergüenzan. Añádase separación de los jóvenes amantes, parto y temprana muerte.

Los habitantes de la parroquia de Loureiro aprenden de memoria los versos de Florentina y mantienen la historia con mayor o menor detalle, pero a su lado discurre en silencio la identidad del protagonista que mañana descubriremos.

Comenta