Peritos en Marte

La sentencia con lupa

No he escuchado a nadie decir que la sentencia del caso Noos le parece justa. No está bien visto. Una opinión jurídicamente formada, tras conocer los testimonios, los informes de las partes y los 741 folios de la sentencia, se resume diciendo que la justicia no hizo bien su trabajo. ¿Por qué? Porque la infanta Cristina no está entre rejas y porque a Urdanga, alias el Empalmado, no le ha caído la del pulpo.

Yo no voy a opinar lo contrario; que es muy justa y que está muy bien puesta, porque me faltan toneladas de conocimientos previos al caso, del caso y después del caso.

Tampoco he leído los 741 folios por completo y eso que los conozco con la profundidad suficiente para advertirles que en la página 269 aparece la palabra ”eurosme” que se intuye una errata; que el verbo “aperturar” no está incluido en el DRAE y que los nombres de los meses _ enero, febrero… _, los de los cargos _ presidente, consejero… _, o diversas expresiones como “servicios Jurídicos” no deben ir en mayúscula bajo ningún concepto, salvo que inicien párrafo tras un punto.

De erratas y faltas _ leves en todos los casos, tampoco vayan a creer que ese texto es un dislate _, sí podría hablarles un buen rato sin miedo a pillarme los dedos. De la adecuación de la sentencia a los hechos probados, poco; pero aquí somos así. Árbitros para estimar penaltys; arqueólogos para valorar los restos encontrados y ponentes para sopesar sentencias. Todo ello al amparo de la sacrosanta libertad de expresión.

¿Qué sería de nosotros sin tan magnífico instrumento que nos permite largar y largar por nuestra hermosa boquita sin pajolera idea de lo que expelemos?

Ya nos estoy oyendo cuando anuncien: “Encontrada vida en Marte”:

_¿En Marte? ¡Qué va a haber vida en Marte! ¡Allí no hay vida, ni hay nada! ¡Me lo van a decir a mí!

Comenta