El Entroido de Papel

La serie de carteles

Conocí a Alberto Guitián hace veintitantos años, cuando El Progreso organizó durante tres temporadas un concurso que se llamó la Liga de Papel con pruebas de ingenio, arte y conocimiento entre los colegios lucenses.

El equipo de Alberto, creo recordar que era el de Casás, tenía asegurados con él un tercio de los votos porque sus dibujos estaban a gran altura respecto a los de los otros equipos, de modo que Casás ganó con facilidad dos de las Ligas convocadas; dicho lo anterior sin acudir a los archivos del periódico, porque todavía hoy se conservan todos y cada uno de los trabajos enviados… por si hay reclamaciones.

Era indudable que aquel niño, a poco que se lo propusiese, encauzaría su vida profesional hacia el dibujo, la pintura o la ilustración, como así ha sido.

Ahora se habla de Guitián por los carteles del Entroido coruñés y en concreto, por uno en el que se dice que aparece el Papa disfrazado de no sé qué.

Yo creo que en este asunto hay varias confusiones y la primera es que allí no está ningún Papa disfrazado de carnavalero, sino un carnavalero disfrazado de Papa. La segunda es que el entroido consiste en eso, en la posibilidad de burlarse de las autoridades más influyentes _ jueces, ediles, gobernadores y párrocos _, sin necesidad de aportar pruebas concluyentes, y de la misma forma que no se debe admitir a aquellos que se toman la Navidad por el pito del sereno y fabrican fantoches, tampoco se pueden despojar las carnestolendas de su sentido transgresor y burlón.

Dice mi admirada Aurora Carro que no se atreven a meterse con Mahoma. De momento no tiene mucho sentido hacerlo aquí, pero puestos a atrevimientos, sí debería haber pintado Guitián un cartel burlón, no de Paco Vázquez, sino de Xulio Ferreiro. Es la autoridad más cercana de los coruñeses.

4 Comentarios a “El Entroido de Papel”

  1. Aureliano Buendía

    Si le quitamos el componente transgresor, el Carnaval deja de serlo.
    Cuestión distinta es que, incluso en la transgresión, hay que tener medida. Personalmente, creo que el cartel alusivo al Papa no tiene por qué interpretarse en sentido ofensivo.

    Dicho lo anterior, tampoco puedo dejar de estar de acuerdo con la Sra. Carro, en lo de que la “transgresión” es selectiva: meterse con la Iglesia Católica, sí; con los musulmanes, ¡ni se nos ocurra!. Es una actitud quizá lógica, desde el punto de vista de la conservación de la propia integridad física, pero que casa mal con la naturaleza del Carnaval, donde la transgresión (dentro de la medida que dije anteriormente) no debe tener campos cerrados o limitados.

    Lo que ocurre, realmente, es que lo único libre que hay en esta vida, es el miedo: cada uno tiene el que quiere.

  2. rois luaces

    Un cuarto creciente sobre la cabeza del Guitián,
    y que se aguante el islán

  3. rois luaces

    El Carnaval en primer lugar no es transgresor, aunque en eso se haya quedado, como tanto cutrerío que nos ahoga.
    En primer lugar, como entrada a la cuaresma, es Santo y Solidario: lo que han de comer los gusanos, que lo gocen los cristianos: el rico por rico que sea tiene que compartir la carne con el pobre, porque luego no la podrá comer: era una guerra -bien se ve en los trajes de viejos guerreros de tantos carnavales- del bien y la alegría contra la tacañería y el egoismo
    Por eso, no al papa, que no tiene divisiones, como saben muy bien los stalinistas, sino a los navajeros y matones varios tenía que pintar el “”artista”" servil con el poder y el dinero

  4. SEito

    Ilustración, lo que se dice Ilustración, no debe ser una de las propiedades ni del Guitián ni de quienes bajo el cartel de los Carnavales, avalan su obcecación, que es la del grupo al que pertenece y le dá trabajo y que toma como PimPamPum a una creencia, una sola .
    La tomaron ya en su momento cuando Paco Vázquez era alcalde del Untamiento de Garabolos de Mar y se colocó la imagen de la Virgen del Carmen en el Paseo Marítimo a la altura en la que los barcos entran por el Puerto Pesquero . Ilustración de fé ciega aquella que olvida la relación de las gentes del Mar con su Patrona . Y lo han vuelto a hacer, en cada una de las ocasiones en que aunque sea de perfil, haya posibilidad de contacto .
    Creo que hace tiempo y por reincidencia manifiesta sin venir a cuento, se ha pasado la línea de la permisividad y cualquier detalle como el del cartel, revela para quien lo quiera ver, el acoso al que se somete a una creencia, desprendida hace lustros de lo que pudo representar en tiempos pasados .
    Que Vd SrDLaBtC, no vea aquí a un acosador como el que sufrió en épocas estudiantiles, no lo justifican ni los Carnavales . Hagaselo mirar, o no, pero dar material inflamable a los necios, no me parece misión de ningún escribidor .
    Conste que el cartel hiere sensibilidades de gente que no se conoce entre sí pero ya era de que alguien saliese a ponerante la justicia estas actitudes de acoso continuo y en ese sentido doy las gracias a la Sra Carro por haberlo hecho .

Comenta