Dogma de Caram

Cuatro gotas

La monja Lucía Caram ha dicho que la Virgen no era virgen. Ahora va y nos descubre que el Espíritu Santo no es una paloma, y lo borda. A esta señora le tuvieron que dar el título de monja en la Tómbola del Cubo, porque cada vez que sale a la palestra es para decir babosadas y hombre, todos nos podemos columpiar una y hasta dos veces, pero siempre… hay que apuntar muy bien para conseguirlo.

Por otra parte, ¿qué sabrá ella de la virginidad de María? Aproximadamente lo mismo que Manuel Tronco Abedul, un señor que vive en Riberuelo del Panadizo. Pensando pensando, ha llegado a la conclusión de que María y José tenían que mantener relaciones sexuales como todo quisqui. ¿Por qué? Pues porque le sale a ella del nabo. Bueno, no; de la nabiza.

A tan brillantes conclusiones, como decimos, llega también Manuel Tronco, pero este brillante pensador de la estepa castellana se lo calla, ya que sus fundamentos le parecen demasiado endebles como para salir en los medios gritando que María y José lo hacían todos los sábados y algún martes que otro, si no había muchos pedidos en la carpintería.

A la monja le piden entrevistas como se las pedían a Jesús Gil, en la seguridad de que tarde o temprano va a soltar alguna burrada. Y aciertan.

La gran desgracia es que hoy las tonterías venden y siempre hay un Risto Mejide dispuesto a ceder tiempo y espacio para que el tonto se explaye. A los listos solo los entrevistaba Punset, y para eso su programa iba tarde, muy tarde, no fuese a crecer la afición por escuchar algo sensato y se les acabase el chollo de los gilipollas, gente que puedes reponer con facilidad, porque para decir estupideces vale cualquiera.

Ansiosos quedamos a la espera de que sor Lucía nos descubra que el diluvio solo fue una ciclogénesis.

5 Comentarios a “Dogma de Caram”

  1. aNÓNiMo

    Hombre Sr. de Cora… siempre podríamos acudir a la teoría de la abducción; un ángel (ET) le anuncia que va a preñar y el hecho sucede. La llevan a la nave nodriza la drogan para que no se entere y no recuerde nada y allí la inseminan. Bajo los efectos de la droga ve algo que ella cree que es una paloma. Luego la dejan otra vez en la trastienda de la carpintería y aquí no ha pasado nada. Puestos a especular, yo me quedo con el platillo volante. Creo que Caram se ha sacudido la caspa del dogma de un zurriagazo de sofismo. Y a mi me parece bien.

  2. MIRANDA

    Que sepas, Boss, que la ¿monja? Caram ha sido llamada a capítulo por la nunciatura de la Santa Sede en España y luego fue a Roma ,para tratar de su situación y la ¿monja? Forcades dice que dejará la vida religiosa para encabezar una candidatura separatista al Parlamento

    Estamos tan acostumbrados a la tele-kk que ni caso hacemos ya de los lenguaraces ….hasta que revisten hábitos, como ese par de ¿monjas?,vanidosas y soberbias, radicales y excluyentes, dedicadas a largar chorradas político-festivas, chupando cámara gracias a la escandalera que levantan, en lugar de dedicarse a atender al prójimo. Belén Esteban lleva años comiendo la sopaboba por el mismo métoco.

    Claro que ¿quien iba a prestarles atención a estas boquirrotas si no fueran monjas?

    Inevitable preguntarse QUE TIENE QUE PASAR en la Iglesia para que la Jerarquía se pronuncie contundentemente ante tal excentricidad. Porque empezaron con politiquerías…y ya andamos de coñas con el Dogma, la Fe y cosas serias para los católicos, que deberían, para empezar, saber algo más de la argentina Caram, de su vida anterior al hábito y de los fines espurios que la mueven a escandalizar, con el beneplácito de las cadenas-basura que solo miran el rating, ya sea para vender ultracomunismo totalitario , cotilleo de vísceras o barbaridades de cualquier bocazas, con o sin hábito.

  3. Aureliano Buendía

    Sor Lucía Caram sería un fenómeno digno de estudio, en cualquier otro país. En España no, porque hemos alcanzado una situación de descoque tal, que incluso normalizamos la figura de una monja argentina que además, ¡es separatista catalana!. ¡El acabóse!.

    Espécimen tal, sólo podía criarse en España. Y, por encima, no desentona demasiado en el panorama, ligeramente dubitativo (por decirlo eufemísticamente) que muestra la Iglesia Católica, bajo la dirección de un Papa peronista, alhaja igualmente importada de la patria de Sor Lucía.

  4. Aureliano Buendía

    Otra cosa: leo que el PSOE presenta una proposición no de Ley para exhumar a Franco y a José Antonio y sacar sus restos del Valle de los Caídos.

    Puedo estar de acuerdo. Casi preferiría que dejáramos de hacer bandera con los huesos de los muertos, pero si ha de ser, que sea. Seguramente no es correcto tener enterrado en un lugar preeminente a quien fue un dictador.

    Pero, según se dice, en la misma proposición va la instauración de una determinada fecha como “Día Mundial por las Víctimas del Fascismo”.

    También me apunto… siempre que se proclame, de forma simultánea, otro día “por las víctimas del comunismo”.

    No sé porque me da la impresión de que esta última propuesta no entra dentro de lo políticamente correcto. O sea, que para buena parte de nuestra sociedad, sigue habiendo asesinos buenos y asesinos malos. Y muertos buenos (los “nuestros”) y muertos malos (los “otros”).

    Disfrutemos de la herencia de José Luis Rodríguez Zapatero. Nos la dejó con todo su amor.

  5. Net

    Que desfachatez, la sangre no circula por gracia divina, ni la tierra es plana. Resulta que el purgatorio era un bulo, y no somos el centro del universo. La brujeria es un mito y más aún la posesión. Cuando aprendereis a ir con los tiempos… Fundamentos endebles los de Tronco Abedul? Me rio de lo que entiende usted por endeble. Endeble es la credibilidad de un biografo que pretende escribir sobre alguien que murio 40 años de que él naciera. Endeble es la voluntad de la gente que de lunes a sabado viven acorde a unos principios y el domingo (como Groucho) los cambia por otros bien distintos. Endeble es la pureza de espiritu de aquellos que incumplen sistemáticamente lo que predican. Esta monja es una necia, pero mas lo son otros por criticarla por decir obviedades.

Comenta