El peso, según Samanta

Típico escachifollador de calidades vitales

Hace días que ando detrás de unos minutitos para comentar con calma una frase de la colega Samanta Villar que ya ha merecido numerosas y meditadas reacciones por parte del respetable. Es decir, que voy de postre.

Samanta, madre de mellizos por ovodonación, ha dicho que “tener un hijo te quita calidad de vida”, que es algo así como decir que los trajes de rayas verticales te quitan varios kilos, aunque en realidad no te quita ninguno, salvo que seas en extremo tonto.

Bueno, pues con la calidad pasa lo mismo. Todo depende de la concepción que tú tengas de ella, o del kilo. Por ejemplo, si crees que el peso es una impresión que se mide a ojo de buen cubero, entonces es cierto que las rayas adelgazan mogollón.

Por el contrario, si consideras que kilo es “la masa de 1000 centímetros cúbicos de agua a la temperatura de su máxima densidad, cuatro grados Celsius”, entonces las rayas no te quitan ni la caspa.

Por eso, cuando el individuo opinador u opinante tiene para si que calidad de vida es disponer de mucho tiempo para vaguear lo que no está en los escritos, ya sea haciendo puenting en Puenting la Reina, acodado en la barra de un bareto hasta que se jubile el camarero, o viendo la última de Tarantino sin que ningún mocoso te pida agua cuando Travolta está a punto de estrangular a la prota… entonces sí que los hijos te quitan esa calidad, de ahí que sea frecuente encontrar a alguno de ellos abandonado en un coche mientras los papis empinan el codo.

Ahora bien, si la persona mantiene cuatro de los cinco sentidos en buen estado de revista, sabe perfectamente que la vida está por encima de la calidad y que solo siendo un paleto integral se puede decir lo que Samanta les reprochará a sus mellizos durante toda su existencia:

_Me habéis jodido la calidad, ovodonados.

Un comentario a “El peso, según Samanta”

  1. Españolito de a pie.

    Eso de embarazarse como hizo la muchacha y privarle al niño de un padre lo dice todo o casi todo.
    A este paso los niños se comprarán en las areas comerciales y mas adelante en los chinos ya directamente.
    Samanta, que bajo has caido.

Comenta