Un regidor con iniciativa

Pobrecito mío

Hay un concejal, allá por Alcantarilla, que se ha hecho famoso de la noche a la mañana por posar desnudo en una foto con la que protesta por no sé qué.

Pobrecillo. Él quería ayudar al prójimo y por eso se metió en política. Pero una vez que estuvo dentro, quiso salirse para meterse a Cristina Pedroche. Y ahora ya es la Pedroche. Bueno, casi, porque el suyo es uno de esos desnudos prescindibles que no hacen torcer la cabeza ni a Miguel Ángel, ni a la presidenta de la asociación de ninfómanas anónimas.

El concejal, sin dejar de serlo, va y se desnuda. Como aquel club de balonmano femenino que recaudaba fondos para poder comprarse camisetas. Lógico. Como aquellos bomberos que reclamaban más manga. Como unas amas de casa de un pueblecito castellano que se pusieron à poil delante de la cámara para matar el tiempo, para poder contar algo a los nietos o para dar rienda suelta al exhibicionismo, que es tendencia común entre mamíferos cuando quieren hacerse con pareja.

El edil ya está desarropado y desplumado. En realidad le han puesto un cartel delante de sus partes pudendas con lo cual no se ve nada y frisa el fraude. Ni es concejal, porque dedica su tiempo a actividades propias de individuos privados; ni es striper, porque se tapa con un slogan. Menudo fracaso de biografía.

Si yo fuese alcalde de Alcantarilla, en el próximo pleno organizaba una colecta entre todos sus colegas para comprarle algo de ropa. Está saliendo mucho en los medios y deja una imagen muy pobre del pueblo. Teme el alcalde que los españoles crean que allí no se puede hacer nada desde una concejalía, salvo desnudarse para una foto y aspirar a uno de esos premios a lo más ridículo que se conceden todos los años en diciembre.

El edil lo tiene en el bote.

2 Comentarios a “Un regidor con iniciativa”

  1. Aureliano Buendía

    Pues yo lo veo totalmente lógico, lo de este hombre; lo que ocurre es que no sabemos entenderle.

    El quiere decir que carece de luces (en el sentido metafórico de la palabra) y pide a quien pueda ayudarle, que le instalen unas luminarias para el cerebro, para dejar de ser una “persona de pocas luces”.

    Más sencillo, imposible.

  2. admin

    Muy bueno, Aureliano. Lástima no haberlo pillado antes.

Comenta