Dia de la familia

Bastaba ver cómo se desgañitaban los brigadistas Sopena e Iglesias en la noche del sábado para adivinar las consignas de la jornada en contra de la convocatoria de la Eucaristía de las Familias, prevista para el domingo.
Algo muy pernicioso se cernía sobre el Gobierno para que sus dos primeros espadas televisivos, aquéllos que están dispuestos a defenderlo pase lo que pase, inflasen sus venas como en las mejores ocasiones.
La convocatoria del día no parecía ser motivo suficiente para tanto fragor dialéctico, pues se viene celebrando desde hace más de ochenta años, desde que la instituye Pío XI. Los principios que en ella se iban a reafirmar, tampoco, pues son los tradicionales de la Iglesia Católica desde hace veintiún siglos.
En determinado momento entraron en materia y se pusieron a discutir si el concepto de familia es lo que viene definido en el DRAE, lo que dice la Iglesia, o lo que dice el zapaterismo ilustrado; una polémica, como se ve, muy abierta y muy proporcionada, como para que les pillasen las uvas dale que te pego y sin que avanzasen lo más mínimo en sus posiciones de salida.
Al margen quedaban todos las investigaciones que la antropología, la etnografía y otras ramas del conocimiento realizaron sobre el interés social, biológico y religioso que siempre despertaron las parejas reproductoras, dicho así, a la brava, sin mayores eufemismos. Parejas continuas, discontinuas, conocidas o incluso desconocidas entre sus propios componentes. Todo lo demás puede ser más o menos admitido, protegido o ensalzado por la sociedad, pero ni es lo fundamental, ni puede competir en el mismo plano de igualdad a la hora de repartir presupuestos en una organización comunitaria que se tenga por sabia y cabal.
De eso, insistimos, no se oyó nada.

12 Comentarios a “Dia de la familia”

  1. esceptika

    Aah, con que mi don Cora se calza los sábados noche a la sñora Albóndiga y al opusino del pelo -esculpido- blanco… Confieso que si estoy en casa a esa hora suelo zappear por ahí, pero a la primera que se encrespan, se quitan la palabra y convierten el plató en avispero, una servidora continúa el zapping o -lo que es más frecuente- le doy al botoncillo del off, y los resigno al silencio. A ellos y a la demás tropa audiovisual, igual de ignorantes o zafios. Cuanto más gatos, más ratones. Cuantos más canales a sintonizar, más basura y más badulaques en pantalla.

    En lo de la familia, no sé si discrepo pues he conocido verdaderas familias sin la estructura clásica nuclear. Ejemplo: Madre soltera, hijo y abuelo, padre de la mujer, que en una ocasión hace cientos de años me dijeron, ‘No somos como las demás, pero esta es nuestra familia’. O la unión de viudo y viuda, aportando cada uno dos o tres vástagos de la anterior coyunda. Incluso, si me apuran una familia troncal formada por matrimonio sin hijos, un abuelo de cada lado y la hermana de uno de los conyuges. También he conocido una larga y feliz -dentro de lo que cabe- unión de dos homosexuales que nunca se han casado, en que permanecieron juntos en la dicha y en el dolor, en la salud y en la enfermedad -y cómo- y creo/espero que seguirán juntos hasta que la muerte los separe.

    Evidentemente ninguna de estas excepciones provenían de la frivolidaZ zapateril de promover efímeras uniones en que predomina el deseo exhibicionista, el remedo de boda -con puñados de arroz y modeluquis de alta costura, más banquetes pseudonupciales, será por llenar la andorga!- o la infame ristra de novios y novias que exhiben algunos separatas.

    Para gustos, colores, pero hay uniones respetables y meros ayuntamientos por novelerías o algo peor.

  2. Carlota

    zapaterismo ilustrado. Confieso que hasta leer por aquí a un tal haha no imaginaba que ese manifiesto oxímoron pudiera tener alguna base.
    -0-0-
    El odio progre a una determinada confesión religiosa -la tradicional en España- … es tradicional en España.

  3. Tamarin

    El bienestar del Estado, Sr. Cora, se basa en el bienestar de las familias que engordan ese Estado. Partiendo de esa base, ¿los que se consideran católicos practicantes, son FAMILIA?

    A-lo-mojó, el Cerolo (con “c” o con “z” del Z?), no considera FAMILIA a los católicos. ¡Pues apañados vamos!

    Digan lo que digan, la Iglesia Católica, con todos sus defectos y con todas sus virtudes, PREDICA CON LA PALABRA DE JESUCRISTO, aunque una cosa es predicar y otra hacer lo que hago, que en la viña del Señor hay de todo: hasta sociatas-nacionalistas (los que joden y no dejan joder…), que ya es decir.

    En los muchos agostos que me contemplan, hablo y leo tres lenguas: CASTELLANO (español a mucha honra) CATALÁN y GALLEGO. Chapurreo el vascuence, el franchute y el inglés, algo que a muchos le huele mal; por mi empresa no he tenido más remedio que hacerlo. El italiano también lo entiendo, y hasta me atrevo a chapurrearlo por eso de las lenguas latinas…. , pero… (siempre hay un PERO), ¿los sociatas-nacionalistas, son ESPAÑOLES?, lo dudo, y a las pruebas me remito.

    ¿Desde cuándo hay que PROTEGER en una nación su idioma? Sólo en España, desde que gobiernan los que nos mal-gobiernan.

    ¡¡¡ZAPATERO, EMBUSTERO!!!!

    ¡¡¡¡VETE A LA MIERDA, COJONERO!!!!

    (Con muchísimo gusto, en mi derecho de expresar mis opiniones, acepto comparecer ante un Juzgado.)

  4. jabato

    En esto de la familia, y en lo relativo a los aspectos jurídicos del asunto, mis opiniones son bastante claras (otra cosa es que sean acertadas).

    Si por mí fuera, no se reconocería ningún efecto jurídico, de ninguna clase, a otra unión que no fuera el matrimonio civil, celebrado ante un órgano del Estado o bien ante un órgano religioso de una confesión que tuviera suscrito con el Estado el oportuno convenio para reconocer su validez. Esto podría aplicarse a todas las confesiones religiosas, lógicamente.

    ¿Y las parejas de hecho?. Nada de nada. Me parece una opción muy respetable, pero, si optas por el hecho, luego no pidas derechos. Esto sólo podría tener sentido en una sociedad que no admitiera el divorcio, lo que no es nuestro caso.

    Es de pura coherencia: si quieres las ventajas (fiscales, jurídicas, o lo que sea) del matrimonio, cásate; si no quieres casarte, tampoco pidas las ventajas. Es algo muy típico de este país, estar a las maduras pero no a las duras.

    En tan sencillo esquema, únicamente me quedaría un cabo suelto: los homosexuales, que lógicamente no podrían incluirse. Para ellos sí habría que hacer una excepción, ya que no entran en los esquemas del matrimonio tradicional, pero no pueden ser privados de su derecho a una relación estable con todas las consecuencias jurídicas. Para ellos, y exclusivamente para ellos, sí debería crearse una unión jurídica de efectos iguales al matrimonio (o sea, más o menos lo que ha hecho este lamentable Gobierno que padecemos, pero con menos alharaca y menos búsqueda del enfrentamiento social).

    Fíjese el lector que me he limitado a expresar mis opiniones acerca de la configuración jurídica de la familia en una sociedad libre y democrática. Las connotaciones religiosas del tema merecen otro debate, que terminaría mezclándose con la eterna polémica de las relaciones entre la Iglesia y el Estado.

  5. ELCIRIO

    De todas formas es notorio que en las familias españolas hay un cierto sello de la socialprogresia no vista desde el descubrimiento de america pues,algunas,de quedarse a dos han pasado a siete velas

  6. Tamarin

    ¡Miranda!

    El mamporrero es el tío que le toca sus “cosas” al macho.

  7. SEito

    En lectura casi difusa popr la prisa a que obliga el tiempo limitado de las Bibliotecas y con ganas de volver a leer, pues desde que lo dejé ayer por la mañana, a esta, hay a lot off de cosas .
    Me uno a él y enciendo otro con su permiso; ELCIRIO sabe mucho de Navegar en todo tipo de mares y maneja los Palos como nadie;lo grave del caso, es que en éste las velas van al revés, en contra, y casi nadie las saca en las tertulias, porque entonces mucha gente se daría cuenta de que hemos vuelto al mundo tan bien representado por aquella película en que un motocarro recorría la Ciudad el día de nochebuena en busca de que alguien firmara la última Letra .

Comenta