Payaso y diabólico

¡Ja! ¡Los que intimidan de verdad están en España!

La esencia del pensamiento sanchista hacia la izquierda se condensa en una frase que pronuncia el año pasado y en la que poco más o menos dice que se diferencia de Podemos en que él no quiere llevar a España por la deriva de la Venezuela chavista. “Con el populismo no vamos a pactar ni antes, ni durante, ni después”.

Era como la segunda columna masónica que aguantaba a la primera. Mucho No a Rajoy, pero mira, también le pone la línea roja a Podemos. Las Jakin y Boaz del partido sanchista obrero español.

Pero las columnas duran poco y se lanza a Podemos con la desesperación del borracho nocturno, capaz de entrar de madrugada en el depósito de cadáveres si allí le sirven una probeta rebosante de alcohol.

Lo de español tampoco le importa demasiado y así se ofrece a los independentistas. Y lo de obrero, bueno. Eso es tan difuso que podría irse con la nueva CiU _ nadie la llama por su nombre _, a cultivar magnolios.

Ahora, cuando ya ha pasado todo lo que sabemos, a Sánchez solo se le ocurre decir que se equivocó con lo del populismo, o sea, que si por él fuera o fuese, nos metía en la deriva chavista de Venezuela con boina roja, botas Chiruca y calcetines de lana blanca con triple dobladillo.

¡Santa Gestora de Asturias, de la que nos hemos librado!

Dices tú de los payasos diabólicos. Vas solo por la calle, de madrugada, doblas la esquina y si te encuentras cara a cara con Sánchez, dejas a Usain Bolt en el más completo de los ridículos. Huyendo, claro. Ése sí que es un payaso diabólico y los demás son primos de Miliki, que era una excelente persona.

Lo que le corresponde a este señorito menguante, cambiante y mangante es darse de baja por completo y pedir su ingreso en Podemos, donde a lo mejor le dan una concejalía en Madrid, de la que nunca debió salir, por lo menos hasta haberse limado.

2 Comentarios a “Payaso y diabólico”

  1. Aureliano Buendía

    Para mí, que en el PSOE hay cierta confusión entre tres elementos: la dirección, la militancia, y el electorado.

    La Ejecutiva (ahora Gestora) ha pasado de no tener rumbo (al menos declarado) a marcar un camino más o menos claro, el que sitúa al PSOE en el centroizquierda, en una posición claramene diferenciada de la de Podemos. Puede que sea una decisión errónea, pero al menos es una decisión, que saca al partido del cepo que le había colocado Pedro Sánchez: no a Rajoy, no a terceras elecciones y no a intentar un gobierno alternativo.

    La militancia, en mi opinión, está mayoritariamente en contra de facilitar el Gobierno de Rajoy. Y entra dentro de la lógica, en tanto supone abrir paso al adversario natural.

    Cierto es que esa posición de la militancia está exacerbada por el machaque del “no es no” durante meses y meses.

    Y finalmente, el electorado. ¿Realmente la mayoria de los votantes del PSOE -los que le quedan- preferiría, antes que la abstención, un Gobierno apoyado por Gabriel Rufián y Bildu?. Francamente, tengo mis dudas.

    Lo que sí tengo bastante claro (al igual que la Gestora) es que encontrándose dividido, sin líder, sin saber qué hacer con el PSC, acosado mediáticamente por Podemos y sus adláteres, no es el momento de ir a unas terceras elecciones.

    Si el PSOE se concede un tiempo e intenta recomponer su estructura y la opción política que ofrece a los ciudadanos, se expone a un posible desastre electoral.

    En cambio, si fuerza unas elecciones en estos momentos, la ruina es segura.

    Y entre una hipotética catástrofe futura, u otra inmediata, la elección es clara.

  2. SEito

    Creo que Per&Co ha hecho un Vestrynje, aunque sus fieles no se enteran .

Comenta