¿Fin de la convalecencia?

Vean cómo sonríe ya la paciente

A una semana de las urnas, las encuestas del domingo escriben en negrita algunos augurios que si se convierten en titulares provocarán a la fuerza seísmos de consecuencias devastadoras.

Como venimos de una mala experiencia demoscópica, a las tradicionales prevenciones de los partidos contra los malos pronósticos, e incluso, contra los que les favorecen demasiado, nadie quiere darles carta de naturaleza.

Y es que realmente no la tienen, ¡pero dicen cada cosa…!

Hay algunos titulares que se mantienen en todas encuestas con insistencia probatoria, como es asegurar en Galicia la mayoría absoluta para Núñez Feijóo y la debacle para el BNG. O en el País Vasco mantener la victoria del PNV y su necesidad de pactar no solo con socialistas, sino también con populares.

Éstas son las líneas gruesas. Luego vienen otras dos menos marcadas, como son que el PSdeG pierda hasta la segunda posición; es decir, sorpasso que te crió, o solo fracaso, y que Ciudadanos moje, o se quede in puris naturalibus como Rivera en aquel famoso cartel.

La solución, en siete días, e inmediatamente después, a buscar solución para el atolladero nacional. A poco que se parezcan los resultados a los demoscópicos, tendremos a un PP reforzado con cuatro años por delante en Galicia y con un posible ofrecimiento de pacto con Urkullu, y a un PSOE por los suelos históricos tanto en un sitio como en el otro.

¿Habría que seguir aguantando la prepotencia de un hombre que a cada paso que da se aleja del poder? Si en su partido se lo consienten, allá ellos, pero los demás _ incluidos sus críticos internos _, merecemos una ración de sentido común en vena. Sería la manera de recuperar salud después de un año zarandeados por virus, fiebres y mareos.

Ánimo, una semanita en cama pasa enseguida.

2 Comentarios a “¿Fin de la convalecencia?”

  1. Aureliano Buendía

    Cuidado con las encuestas, que las carga el diablo.

    Como Feijóo se confíe lo más mínimo sobre las favorables perspectivas demoscópicas, va a llevarse una hostia (con perdón) antológica.

    De hecho, y ya puestos en modo conspiranoico, parece que estas encuestas, prácticamente todas iguales, están claramente orientadas a un fin: la desmotivación y desmovilización del votante de derechas.

    Y puede que esos votantes que se dejen llevar por la abulia y la favorable ola demoscópica (o por los cantos de sirena de Ciudadanos), se encuentren el lunes 26 con una Xunta presidida por Luis Villares, personaje al que mucho respeto, pero no desde luego en el ámbito político.

  2. Juan Galicia

    La gente de derechas no va a dejar de votar el proximo fin de semana y la razón es clara, muchos no votamos porque nos guste mas o menos el candidato del PP o Ciudadanos, lo que nos da miedo (miedo responsable) es el ascenso de radicales, procomunistas de nueva ola y vieja ideologia fracasada mundialmente y los separatismos)
    Digo yo.

Comenta