Evolucionistas

Darwin con rabo

Es evidente que el sistema electoral español tiene una vía de agua por donde se escapan esfuerzos y dineros. Es absurdo y contrario a la democracia que un sistema exija la repetición de elecciones hasta que se conforme una mayoría absoluta o simple, con uno o varios partidos, sencillamente porque podría darse el caso de votar hasta el fin de los siglos sin conseguirlo, lo que supondría la paralización del país y su desaparición por un exceso de democracia, una especie de colapso circulatorio causado por su buena salud.

Estamos viendo que eso no puede ser, que es necesario rebajar las expectativas sobre mayorías y permitir un gobierno de ganadores que negocie puntualmente cada uno de sus pasos, pero que pueda darlos.

Ahora mismo, Rajoy, Rivera e Iglesias niegan el pacto con Sánchez y éste hace lo propio con el de los dos primeros. ¿Cómo va a ser la solución unas terceras elecciones, si éstas nos pueden situar en el mismo punto donde nos encontramos?

Tendrían lógica en el caso de que cada convocatoria rebajase el nivel de exigencia sobre el tipo de mayoría necesaria, pero siendo un calco de las anteriores, lo único que producen es un hastío en el votante y muy probablemente una deturpación de sus opciones políticas hacia el nulo, el voto en blanco, la abstención o incluso el voto de castigo en contra de sus verdaderas simpatías. En resumen, se daría un resultado ficticio que no refleje las preferencias hacia un buen gobierno, sino un estado de ánimo.

Sin necesidad de ningún cambio y sin esperar a que se cumpla la mayoría absoluta que anuncia ya una encuesta de haber terceras, el sentido común _ el menos común de los sentidos _, aconseja que debe permitirse gobernar a quien ponga sobre la mesa más mimbres y pasar página antes de que nos vuelva a crecer el rabo.

Un comentario a “Evolucionistas”

  1. Aureliano Buendía

    La mayoría absoluta anunciada por las encuestas para las terceras elecciones, se entiende que se articularía con la suma de Ciudadanos y el PP.

    Tengo mis dudas al respecto. En primer lugar, buena parte de lo que suba el PP lo haría a costa de Ciudadanos, con lo que habríamos hecho, como vulgarmente se dice, un pan con unas hostias

    Por otra parte, nada garantiza que tal incremento del voto del PP se vaya a producir. Así debería ser, en buena lógica y siguiendo la dinámica marcada por las últimas elecciones. Pero, ¿quién nos garantiza que Mariano no se pega, de aquí a fin de año, otros dos o tres tiros en el pie como el que acaba de autoadministrarse con el asunto Soria?.

    Hace unos meses, asustaba la idea de repetir las elecciones. Hace semanas, semejaba una herejía plantear la posibilidad de unas terceras. Ahora, ya todo el mudo asume la posibilidad sin escandalizarse.

    Podemos entrar en un bucle electoral que, a razón de dos convocatorias por año, nos lleve al destino final, que más tarde o más temprano, no puede ser otro que el colapso del sistema, el hundimiento en el absurdo.

    En el futuro, todos los sociólogos del mundo estudiarán esta época de la política española. Bueno, tratándose de España, igual los encargados de estudiarnos son los zoólogos.

Comenta