Querido Pedro

Espero que al recibir la presente…

Rivera se dirige a los socialistas en su calidad de compatriota para decirles que no puede decirles lo que deben hacer, aunque al final se lo dice.

Parece un trabalenguas, pero es muy sencillo. Escribe Rivera que deben pensar más en España que en Sánchez, que deben favorecer la investidura, ayudar a que haya Gobierno y una vez formado éste, como el principal partido estará en minoría, exigirle las reformas a las que se haya comprometido.

Para no decirles lo que deben hacer, Rivera es todo lo explícito que cabe en una ocasión como ésta. La verdad es que su artículo “A mis compatriotas socialistas” está repleto de sensatez y cordura hasta cuando bendice por encima de todas las cosas las diferentes actitudes que adopta Ciudadanos a lo largo de estos 300 días que ya se han cumplido desde el 20D.

Dado que quiere y no quiere inmiscuirse en las decisiones que deben tomar el PSOE, no faltará quien piense que el artículo debería titularse “A mis compatriotas ciudadanos”, y de todo hay un poco.

Es curioso. Las encuestas dicen que Rivera y su formación serían los más perjudicados en caso de convocarse las terceras elecciones, quizás por ser votantes poco arraigados a las siglas.

Sin embargo, al final de esos tres centenares de días desde las primeras, la decisión de pactar primero con el PSOE y de hacerlo ahora con el PP, le está valiendo a Rivera mayores elogios de flexibilidad, valentía y posicionamiento constructivo que a los otros tres.

El artículo habrá sido recibido con un amplia variedad de reacciones, desde la indiferencia al entusiasmo, pero por lo que sabemos, a quien no le ha hecho ni pizca de gracia es al secretario general del PSOE, que es su auténtico destinatario, pues la pieza periodística debería haberse titulado: “A mi compatriota Pedro Sánchez.”

Comenta