Los Cardeñosa

Cardeñosa y su momento

Los campeones del diálogo, la negociación y la cintura política no son capaces de pactar ni siquiera aquello por lo que dicen haberse metido a la función pública, dando así a entender que se metieron para otra cosa.

La sarta de escenas infructuosas que este año nos depara con exacta cadencia _ una frustración en cada ocasión _, se culminó estos últimos días con el desfile de los dos mal llamados líderes, encaramados en sus palos de loro desde donde creen que van a hacer historia; el del No que no llega a la abstención, y el de la abstención que no llega al Sí.

¿Ustedes creen que sobrevivirán a unas terceras elecciones? ¿Cuántos escaños están dispuestos a perder sus partidos respectivos antes de despeñarlos por Cuelgamuros abajo para hacer tumba política común con otro que por allí reposa?

En el fondo es deseable que personajes tan mediocres e irresponsables pasen pronto a formar parte del baúl de los recuerdos y que el polvo los cubra cuanto antes con la pátina grisácea que iguala todo lo que merece ese color, el gris rata.

Al señorito Sánchez ya le ha caído la del pulpo desde que termina de explicar su conocida teoría King África de sumas parlamentarias: derechas con derechas; pechito con pechito…Y a Rivera le empezará a pasar tres cuartos de lo mismo. Si pretenden salir vivos del envite y aspirar a la futura gobernación de España, lo van a tener crudo porque estas cosas no son de fácil olvido en el inconsciente colectivo.

Acuérdense del gol fallado por Cardeñosa en el Mundial 1978 contra Brasil. Pobre chico. Todavía se lo estamos echando en cara y él mismo reconoce que si lo marca, no sería hoy tan famoso.

Prepárense Sánchez y Rivera. Si nada cambia el panorama que hoy dejan, tienen todas las papeletas para ser los Cardeñosa de los próximos cuarenta años.

Un comentario a “Los Cardeñosa”

  1. Aureliano Buendía

    Solamente a un cernícalo se le puede ocurrir, en el ámbito de un partido socialdemócrata homologable, que los pactos han de hacerse “las derechas con las derechas”.

    Claro que, según se mire, Pedro Sánchez puede decirlo, porque no es socialdemócrata. Socialdemócratas ahora son los de Podemos.

Comenta