Un ministerio que urge

Como España está brillando en el deporte internacional como nunca, vamos a crear un ministerio del ramo, porque a la vista queda que urge. ¡Cómo no nos habíamos dado cuenta antes!
Hay dos razones principales que aconsejan la creación del departamento. Una se plantea en positivo, y la otra, en negativo. Trataremos de explicárselas.
Imagine la imagen de Nadal ganando en Wimbledon, la de Corredor en París y la de la selección en la Eurocopa, ¿y qué echa en falta?
¡Claro! ¡Un ministro de Deporte! ¡Un ministro que les ayude a levantar la copa, y de paso les acompañe en la fotografía, para que los deportistas españoles se vean arropados por sus gobernantes, y sobre todo, para que lo vean todos los demás.
Ésa es la positiva.
Con la que está o estará cayendo, se huele de lejos que el deporte español pide con urgencia un ministerio de su especialidad. Pero, vamos a ver; excepto a lucha patagona, que ganaron los argentinos, y a ski de fondo, cuyo título mundial se lo llevó Laponia con muy malas artes, España ha sido campeón hasta de fútbol virtual; o si no, que lo pregunten a un tío de Sama de Langreo que se llama Alfonso Ramos.
A esta situación hay que ponerle remedio, y ahí viene la negativa; porque los otros países comienzan a protestar. Los pobres quieren llevarse algún título a casa, para fardar más que nada. En varias conferencias internacionales le ha hecho saber al presidente que en los próximos años España no podrá ganar tantas competiciones. Sarkozy es uno de los más dañados. La grandeur francesa está herida en muchos campos y por eso, cuando ZP le dijo: “Pídeme lo que quieras”, el marido de Carla Bruni le soltó sin pensárselo:
_Antes de cualquier autre chose, crea un ministerio del Deporte.

4 Comentarios a “Un ministerio que urge”

  1. SEito

    Se ve que contactó “de una forma determinate” con los de “No Nos Falles” y se dió cuenta de la necesidad de dar cobijo multiplicado por 17, tras la Bandera erguida por hijos de Familias trabajadoras sin carnet político a más de un@ “sueldo emancipad@” que necesita para seguir de baranda .
    Eso sí, está muy considerado y no han lanzado ninguna campaña para (Copa Davis+F-1+Baloncesto+Futbol ) cuota 50% “Paridad”.

  2. ALSAN

    Me parece un gran acierto crear otro ministerio, hay que demostrar el poderío, y al mismo tiempo se coloca a una pandilla de superdotados que no encuentran trabajo por ineptos, si señor, esta es una buena medida para combatir la crisis de los amiguetes y, al que no le guste, es porque no tiene ni puñetera idea de lo que es un gobierno progresista.

  3. jabato

    No hay que exasperarse, que no tiene tanta importancia. Nuestro buen Presidente (Querido Líder) es un hombre que no sabe decir que no. Llegó el equipo nacional de tenis, victorioso en circunstancias adversas, y les dijo “voy a crear un Ministerio del Deporte”. Natural, al hombre se le ablanda el corazón en la misma proporción que se le calienta la boca.

    Si mañana va a visitarle una delegación de los pescadores para explicarle la problemática que sufren, pues les dirá que se creará inmediatamente un Ministerio de la Pesca.

    Y si al día siguiente consiguen llegar hasta él los apicultores, y le explican que la varroa está haciendo estragos, les dirá que en la próxima remodelación del Gobierno, será prioritaria la creación de un imprescindible Ministerio de las Abejas.

    Nadie sale descontento de la audiencia presidencial. El Querido Líder, en un ejercicio de talante nunca visto antes en la historia de España (realidad discutida y discutible) ejerce un efecto balsámico sobre todos aquéllos que se aproximan a él. Cada uno sale convencido de que sus problemas son los más importantes, y de que el Presidente queda preocupado y comprometido a darles solución.

    ¿Qué hay de raro? ¿Podemos censurarle algo a Zapatero?. No, él hace su papel. Lo que me extraña es que nadie se dé cuenta del monumental engaño, de su capacidad infinita para engatusar a todo un país. Más que efecto balsámico, parece que ejerza efecto narcótico sobre toda la sociedad española.

    Abraham Lincoln (me parece que fue él) dijo hace tiempo que se podía engañar a un hombre durante mucho tiempo, o a mucha gente durante poco tiempo, pero que nadie podía engañar a mucha gente, durante mucho tiempo. A día de hoy, y viendo la situación de este país nuestro, no estoy muy seguro de que Mr. Lincoln tuviera razón.

Comenta