La brisa inglesa

Gassman y Trintignant

Cristino Álvarez, alias Caius Apicius, el último y flamante premio Puro Cora, está dispuesto a su vez a conceder un premio a aquel columnista que no haya utilizado la palabra sorpasso al comentar el posible adelantamiento electoral que puede sufrir el PSOE dentro de dos semanas.

No puedo aspirar a tal honor. Hace un mes he escrito “que te den un sorpasso con la mano abierta”, y creo que la frase, aunque irónica, me descalifica. Además, sería muy evidente que hay tongo.

No sé si la palabra brexit, que también está hasta en la sopa, es tontería comparable a la anterior, pero apostaría a que sí, porque en su caso tenemos una alternativa española, e incluso con menos letras.

Si brexit significa que los británicos (br) salgan (exit) de la Unión Europea, ¿qué cosa puede haber más natural que llamarle brisa (de británico y salida) cuando hablamos en castellano? Incluso lo explica todo mucho mejor. Verbigracia: El 55 por cientos de los ingleses son partidarios de la brisa. Eso, y que se los lleve volando a su isla aislada con aislantes.

No se trata de cerrarse en banda a los inevitables anglicismos, pues para muchos de ellos no hay alternativas rápidas y sencillas, pero decir cool cuando es algo genial, fresco o entretenido, rebasa las líneas rojas del suicidio lingüístico. Esa actitud nos puede llevar a que en muy poco tiempo, para decir que “mi amigo está tan loco con la suerte que tuvo en el negocio de venta de magdalenas, que se pasó el fin de semana cantando a pecho descubierto en la parte de atrás de su casa, donde había corriente y le dio un aire”, se dirá:

_Mi brother está tan crazy con la chance que tuvo en el business de venta de woffles, que se pasó el week-end cantando en top-less al lado del backstage de su casa, donde lo sorpassó una brisa.

3 Comentarios a “La brisa inglesa”

  1. Aureliano Buendía

    La capacidad del español medio de hacer el gilipollas no tiene parangón, como tenemos demostrado desde hace siglos.

    Ahora, con la globalización de la información, podemos hasta hacer el imbécil en políglota, arrancando pedazos al inglés para pegarlos, sin ton ni son, en nuestro idioma. Lo único que conseguimos es destrozar ambas lenguas.

    No es el mayor de nuestros problemas, pero es una muestra de debilidad de criterio que habla, bien a las claras, de nuestro carácter.

  2. MIRANDA

    Es enjundioso el tema de la invasión silenciosa de los anglicismos en la lengua española, Boss.
    Términos como by-pass, snob, block, business, broker, mailing, chat, password, copyright, rating, show, ombudsman, long-play, sparring, film, establishment, gay, fast-food, garage, manager, sport, senior/junior, catering, jazz o soul, fashion o trendy ….y otros muchos, han ido filtrándose y aposentándose entre los hispanohablantes, en parte por la imparable globalización y la preponderancia del Inglés (el Esperanto del siglo XXI) ; en parte porque hay palabras inglesas que no tienen sinónimos en nuestra lengua, sobre todo en el ámbito deportivo, musical, tecnológico, digital o publicitario, aunque la grafía pueda modificarse levemente, como cuando se escribe cáterin por catering.

    Los Académicos de la Lengua y doctos en la materia aconsejan siempre buscar la palabra española equivalente….pero resulta casi imposible evitar el uso de esas palabras, instaladas en nuestra lengua con ánimo de no marcharse. Aunque la cosa sea infinitamente más llevadera aquí que en HispanoAmèrica, o en zonas de los USA donde viven muchos hispanos, como Miami, donde muchos hablan habitualmente ese “Spanglish” que tu ejemplificas, con el salero que te caracteriza.

    Hace unas décadas, era el Francés nuestro prestamista de extranjerismos por excelencia, con galicismos como maître, chef, chalet, cabaret, beige, boutique, ballet, bricolage, capot, chauffeur, collage, crêpe, entrecot, filet, gourmet, menu, popurrí-pot pourri, restaurante, souvenir, tour, vedette, soufflé, rouge labial, sabotage, peluche, entrepreneur….y tantos otros.

    Muchos galicismos se incorporaron entonces al Español, como ocurre ahora con los anglicismos, y ahí se nos quedaron muchos de aquellos, como lo harán gran número de estos. Porque personas que nada saben de la lengua de Shakespeare, dicen “bullying” a la actitud del matón, piden “muffins” en la confitería del “mall”, recurren al “brainstorming” para producir ideas o al “crowdfunding” para recabar fondos, hacen un “brief” o resumen, y comentan los “free drinks” de los “after hours” o los “booms” tecnológicos o artísticos, no por esnobismo, ni por desmerecer al Español, sino por pura inercia o simple pereza para buscar la palabra española correspondiente.

    La tendencia es imparable, incluso en la “nueva política” se ha colado el “empowerment” o empoderamiento, el “engagement” o compromiso y el “face to face”, cara a cara, y sin duda el “feedback” con el “target” de su nuevo “branding”…. osssea que ufff!!!

  3. Bartolo

    Las acepciones que leo aquí más les vale que las dominen los futuros emprendedores, sin embargo en cuanto a los “empréstitos” en las lenguas, el español no se queda atrás.
    El trasiego, o dicho en fisno, el nomadismo de palabras de español al ingles que viene desde el XVI , debido al contacto de las flotas inglesas y españolas en aguas caribeñas, entonces utilizaban ya las palabras de “mosquito”, “junta”, “armada” etc.
    Aparte de las que tienen origen del latín, hay curiosidades como el adjetivo donnish, que viene de “Don”; de la época de las Cortes de Cadiz “liberal” y “liberalismo”.
    En muchas otras palabras, su origen deriva del español -de España-: tea, coffee, orange, o de la America española: chocolate, ranch (de´rancho¨) chili, tomato,potato,guacamole, avocado(aguacate), “tornado”, “cork” (de corcho) etc.
    Otras que se me ocurren muy utilizadas a dia de hoy: cafeteria,cargo (de cargamento) coyote, para torero y matador: el híbrido “toreador”, jalapeno (sin eñe), Patio piñata ( la tradicion de las pinatas está plenamente vigente) Plaza (en algunos centros comerciales) , machete, siesta, fajita, quesadilla, burrito, chile, tortilla, tapa, vainilla, fiesta, cojones, machismo, amigo, olé, toros, sangría, guerrilla, Junta,barbudo, gringo
    hola, “hasta la vista”, “sombrero”, “patio”, “extravaganza”, “bonanza”, “señorita” como cortejo etc. son utilizadas coloquialmente por los anglos.

Comenta