La jauría humana

Creíamos estar tan lejos

Del 78 en adelante creíamos, imbéciles de nosotros, que a partir de ese momento España estaba blindada contra experimentos totalitarios, dictaduras y bobadas.

Nos habíamos dado una generosa capa de protección contra las radiaciones peligrosas que deterioran la democracia y corroen la convivencia, como pueden ser los militares levantiscos, muy presentes entonces por la experiencia inmediata, los independentistas trasnochados, o los terrorismos de varia especie que se empeñaban en imitar a los maquis irredentos, aunque ya no había un dictador que derribar, sino un pueblo dispuesto a vivir en mirífica armonía.

Bueno, vale, no importa. A los terrorismos los combatimos con la fuerza de la ley y con la unión de los demócratas. Los dictadores no tienen por dónde colarse y a los independentistas les damos unas cuantas raciones de nacionalismo para que se entretengan, y en cuanto tengan un gobierno propio, se les pasa.

Sin saber cómo ni por qué, a aquel plan idílico dibujado para navegar a través del tiempo le han surgido nuevos enemigos que brotan como hongos por su propio impulso, o con notables ayudas de quintacolumnistas desde el interior que colaboran con denuedo a que el proyecto descarrile.

De esa forma conocimos el notable esfuerzo realizado para partirnos en dos que llevaron a cabo los islamistas nostálgicos de su califato, y a partir de ahí fue como el banderín de enganche para que el panorama se inundase de ocurrentes infantiloides, populismos engañabobos, antisistemas devastadores, bolcheviques incompatibles, salvapatrias asilvestrados, corruptos insaciables, tonton macoutes de puño largo, independentistas mesiánicos, monjas de la cáscara amarga, primos, sobrinos y demás familia, que vaya usted a saber cómo lo dejan todo.

2 Comentarios a “La jauría humana”

  1. juan jose

    Me gustaria darle la razón pero no se puede recoger lo que no se siembra y todos los males que padecemos vienen de lo que se cosechó y precisamente fue a partir de 1.978.
    Antes no había Reinos de Taifas, no había Califas dictadorzuelos en cada uno de ellos y la tolerancia un día si y otro tambien ha pasado de que de darles la mano ahora ya tengan cogido el brazo y el tronco tambien.

  2. Bartolo

    Hablando de quintacolumnistas, unos tipos, que se sentían desplazados, y que conoce todo el mundo, alumbraron la idea, en consonancia fáctica con sus teóricos adversarios, de liquidar al partido ganador para luego repartirse obscenamente sus despojos. Y se sacaron de la manga al espantajo podemita, y a los naranjitos para bisagra, a UPyD, aprovechando los errores de su Primadonna, le sacaron de circulación de los Medios por denunciar la corrupción sistémica, intentar una regeneración y desobedecer de unirse a C’s.
    Que se jugara el porvenir del estado, les importaba una mierda, han elegido la devastación de su país, antes que renunciar a sus insaciables ambiciones.
    Los caretos de toda esta conocida gentuza formará en el devenir el frontispicio de lo peor de la naturaleza humana.
    Malos españoles, que Dios les confunda a todos ellos.

Comenta