Tres cruces

Desde que se hizo publica la sentencia que obliga a un colegio de Valladolid a retirar los crucifijos de las aulas me preguntaba si merecía la pena dedicarle unas líneas al anacoluto jurídico antes de que el magistrado fuese suspendido de empleo, sueldo y demás potestades inherentes al cargo, o si la sanción me pillaría con el pie cambiado y el trabajo de escribir una columna sobre el tema resultaría a la postre agua de borrajas.
Pasan las horas, pasan los días y no sólo el juez sigue en su sitio, sino que el PSOE de Castilla y León pide que la sentencia se haga extensible a todos los colegios públicos de la comunidad y el Gobierno regional de Juan Vicente Herrera (PP) se está pensando si recurrirá o no la ocurrencia de Alejandro Valentín Sastre, que así se llama la eminencia gris de la judicatura.
Y ahora sí, ahora hay columna porque conviene recordar a todos ellos algunos detalles que sin duda desconocen; como por ejemplo, que la ley 33/1981, sancionada el 5 de octubre de ese año, establece la presencia en el escudo constitucional español, entre otros elementos, de dos coronas reales y una imperial, sumadas a las tres, o sea, con el añadido de otras tantas cruces de oro. Lo cual significa que para hacer efectiva la sentencia del señor Sastre, será necesario también prohibir el escudo español en las aulas, lo cual, en cualquier caso, es disparate mayúsculo desde los Pirineos a las Canarias, y de Baleares al cabo Touriñán.
Asimismo, debe recordar el señor Sastre y el resto de reformistas a la violeta, que desde el actual presidente del Gobierno hasta la ministra Chacón, pasando por el resto del gabinete y los ejecutivos que antes han sido, prometieron o juraron sus cargos ante un crucifijo plantificado en la mesita instalada al efecto.
Todo muy fuerte, tío. Aquí cualquier día nos detienen por llevar el DNI.

13 Comentarios a “Tres cruces”

  1. Tamarin

    “Están clavadas dos cruces, en el monte del olvido…”, del olvido del Z y sus ministrillos cuando juraron-prometieron el cargo. Por ser lego en la materia, no sé hasta qué punto la sentencia es “justa” en retirar los crucifijos de las escuelas. Pero si el Z y sus coleguillas juraron-prometieron con el crucifijo delante…, o son gilipuertas o hay que cambiar algo.

    La Cruz Roja, ¿hay que cambiarla por la Media Luna? Seguro que al Z le complacería por eso de la Alianza… ¿O acaso la Cruz Roja no tiene significado religioso?

  2. esceptika

    Miranda pone el punto en la i. Lo que agobia a la basca, servidora incluída, es el aumento del hipotecón, lo poco que se alcanza con un euro y lo en el aire que está que de aquí a un par de años podamos seguir masticando tres veces al día.

    Pero se le da una potente calada al cigarrito y con la nube de humo -crucifijos, calaveras con agujero y otras fruslerías- se oculta lo que interesa y se distrae al personal. Para colmo, periódicos, columnas y blogs les dedicamos tiempo y afición a los chascarrillos evitando al Zêjâs cantar la palinodia, recordando cómo hace pocos meses no existía ninguna crisis. Lo que sí había eran urnas. Y picamos -mi voto fue en blanco- cuando lo suyo hubiera sido una abstención del 90 por ciento.

    Escribo esto tras oir hace un par de días misa en Santiago y darme un paseo después por la catedral. ¿Se atreverían los númenes que nos dirigen hacer el mínimo feo a cuanto representa la cruz en Compostela? ¿Intentará el prócer que preside el galaico rincón eliminar las cruces, no digo ya de las escuelas, sino de los caminos y hasta de las paradas de los autobuses, esos bellos minihórreos tan acertados? ¿Será consecuente con las carajotadas -perdonen el palabro, pero una fue adolescente en Cádiz- que se sacan de la manga los de su barra?

    Don José, hasta hoy no recojo el voluminoso libro -delicioso- que me tenía guardado el quiosquero. Enhorabuena, felicidades y gracias.

  3. MIRANDA

    El hermano de la Fashionaria vicevogue , Jesús Fdez. de la Vega, HA DIMITIDO de la dirección general de la fundación Repsol, que acababa de tocarle en una tómbola zapatera.
    Sería interesante saber por qué el hermanísimo, que fue prejubilado en el 2007 , leo que recibió una compensación económica de 1000 millones de pesetas, o 6.000.000 de euros, como golden-shake de despedida.
    ¿Había algún favor especial que pagar?
    El escándalo general que es clamor, le ha movido a presentar la dimisión.
    SI NO SE HUBIESE SABIDO, como tantas otras chapuzas, SEGUIRÍA EN EL MACHITO DORADO.
    Es curioso, el periódico digital va a la zaga del foro…Aun no se han enterado.

  4. SEito

    De aquí a poner los mandamientos de Dawkins como materia de Estudio en la EpC cada vez parece quedar menos . Y encima, surge en la cuna del Aznarismo, con lo que uno ya cada día entiende menos, o no . Quizás hay allí otro Magistrado comenzando una fulgurante carrera político-mediática, que lo llevará a un destino en su lugar preferido .
    A lo mejor en lugar de intentar dar lecciones internas, el susodicho ex Gran Oidos Sordos debería dedicarse a sus nietos . Está claro que el chollo Conferencia en Georgetow, se le acabó .

  5. Carlota

    Bueno, señores:
    vengo de la presentación del libro de Cristina Losada, “morfina roja”.
    Lo he leído, y no tiene desperdicio.
    Dirán vuesas mercedes ¿y qué tiene que ver eso con la cristianofobia sancionada como política y jurídicamente correcta por un juez memo?
    Pues sí tiene: todo tiene que ver. Pero hay que leer el libro para los detalles.
    Allí nos anunciaron que este viernes se proyecta en el auditorio de la Fundación Caixa Galicia en el Cantón Grande de La Coruña la película de Arteta, “El infierno vasco”
    ¿Que tampoco tiene nada que ver?
    Es algo indirecto, pero sí tiene.
    Ya me voy

  6. haha

    Predicar para el coro….
    haha

  7. MIRANDA

    Vaya, CARLOTA, celebro verte otra vez por el refugium pecatorum del boss Cora. Te advierto que ahora con ESCEPTIKA por aquí, tenemos el flanco femenino dignamente representado y cubierto.
    El caso es que , qué mala pata, quería ver “El infierno vasco”, y justamente habría ido a La Coruña con gusto el viernes…pero resulta que voy a estar en Madrid. Quizá allí pueda pillar este documental.
    La verdad es que conozco cuatro o cinco casos de personas próximas , que tuvieron que abandonar las Vascongadas , y se de sus peripecias y penalidades, por una u otra causa, pero siempre por el imperio del miedo que reina en esa tierra, con la complicidad de tantos, que recogen las nueces.
    El mismo que quieren implantar en Galicia los gallizos etiqueta-oro. Por encima de mi cadáver.Ahí estamos.
    No conozco el libro que citas, estaré al tanto.
    Bicos, Carlota.

  8. maríamelk

    Cuando algunos ministros/as se opusieron al ceremocial ante el crucifijo, al parecer, el rey se negó a quitarlo. Y como el rey es “sagrado” pues ahí sigue.
    Por otro lado, un crucifijo no debe molestar en tu casa, en un templo, pero en un colegio público no representa a todos ya que nuestras aulas PÚBLICAS están llenas de chavales que practican otras religiones o ninguna. No olvidéis que en su inmensa mayoría los colegios privados si son concertados les rechazan o si no lo son, simplemente no pueden pagarlos.Y somos, mal que pese a muchos, un estado aconfesional. Es decir, las creencias religiosas y sus prácticas pertenecen al ámbito privado del individuo.

Comenta