Imposición oficial

El 25 de noviembre de 1960, la policía secreta de Rafael Leónidas Trujillo, o dicho en plata, los matones del General Chapitas, asesinaron a las hermanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal. Con tal motivo la fecha se eligió para declararla Día Internacional contra la Violencia de Género. Los mismos pistoleros del dictador dominicano pasaportaron a otras muchas personas, entre ellas al vasco Jesús de Galíndez y al gallego José Almoina Mateos, pero fue la muerte de estas tres hermanas la que sirve para esta conmemoración internacional.
La novedad de este año la aportan la Universidad, Diputación y Ayuntamiento coruñeses que editan, financian y respaldan un texto propagandístico en el que se afirma que el uso del castellano es un factor más que favorece la violencia contra las mujeres, de donde se deduce que a mayor utilización del gallego, menos agresiones. No promueven la conveniencia de conocer los dos idiomas, o tres, o cuatro, que es la teoría imperante: A mayor cultura, mayores defensas contra la brutalidad. No, toda la responsabilidad recae en el olvido y el desconocimiento del castellano, lo cual da pie para pensar que los tres organismos coautores del folleto están hoy regidos por personajes de muy cortas entendederas, obsesionados con el pensamiento único, el idioma único y el mando único, que es el suyo, por supuesto.
La gravedad del caso no es tanta por la idea en sí misma, sino por el carácter institucional y cultural de los patrocinadores, que no sólo actúan abiertamente en contra de las leyes vigentes, sino que utilizan para ello recursos públicos sin que ninguna otra autoridad se vea en la necesidad de actuar, no para censurar la libre exposición de cuantas teorías se desee, sino para recordarles que todos estamos sujetos a las normas de convivencia y ellos, por ser oficiales, los primeros.

41 Comentarios a “Imposición oficial”

  1. haha

    Cora, podrias proveer alguna referencia de lo que afirmas que dice el folleto? Al folleto original, por ejemplo. Dicho asi suena muy gordo, me temo que o se les ha colado un “cowboy” o alguien esta haciendo una “lectura personal” del texto.

    De todos modos, la columna no tiene ni pies ni cabeza, dices que el folleto afirma “que el uso del castellano es un factor más que favorece la violencia contra las mujeres” de donde se deduce (lo deduces tu, o lo deduce el texto?) “que a mayor utilización del gallego, menos agresiones”, seguido de un “toda la responsabilidad recae en el olvido y el desconocimiento del castellano” puesto en boca de los autores del folleto. Esto no tiene sentido, supongo que querrias decir “el olvido y el desconocimiento del GALLEGO”. No se, si no no entiendo nada.

    Sin conocer el texto original (sigo buscandolo en Google) se me hace dificil valorar la noticia, pero todo parece apuntar a la conocida idea de que a mas educacion menos violencia. Y mas educacion en el sentido de conocer el gallego Y el castellano, no en el de olvidar el castellano, que indicaria MENOS educacion. Ademas, existe una sola persona hoy en Galicia que no conozca el castellano (o el castrapo, vamos)?

    No se, ultimamente parece que cualquier cosa que incluya “defensa de los derechos de la mujer” o “defensa del gallego” se hace blanco inmediato del sarcasmo de Cora. Y como en este caso tenemos los dos elementos… a disfrutar!

    haha

  2. Mariano

    Si ese folleto dice lo que aquí entiendo que dice,exhorto a que por el medio que sea se quiten de encima los coruñeses esa carteva de subnormales que lo han parido. Y que restituyan los dineros cobrados del erario por todos los conceptos incluidos sus malpagados devengos personales.

  3. jabato

    No es que dude de la valoración del Sr. Cora (tengo su buen juicio en la más alta de las estimas), pero la cosa es tan rocambolesca que, como dice el Sr. Haha, estaría bien poder acceder directamente al texto del folleto en cuestión, para certificar si dice, o si se puede interpretar, en el sentido que lo hace el Sr. Cora.

    Desde luego, si el panfleto da pie a tal interpretación, es que estamos volviéndonos definitivamente locos: resulta ahora que el uso de algunos idiomas estará relacionado con la violencia de género. ¿Hablas gallego?; eres un santiño; ¿hablas castellano?; violento, más que violento. ¡Manda huevos!, dijo aquel Presidente de las Cortes.

    Un pensamiento así no lo pare cualquiera, hay que tener una muy especial configuración cerebral para dar origen a semejante estupidez (y unos adminículos sexuales como los del caballo blanco de Santiago para atreverse a ponerlo por escrito).

    Al padre de la luminosa idea le hago una sugerencia para un futuro estudio, ya para las más prestigiosas universidades del mundo: vista la especial configuración fónica del idioma alemán (que suena como una trituradora), no es descabellado suponer que el uso (y abuso) de tal idioma fue lo que determinó que los alemanes provocaran dos guerras mundiales. Es una regla de tres bien sencilla: si el castellano fomenta la violencia de género, el alemán (que suena mucho más rotundo) provoca, no ya la violencia, sino la guerra intergaláctica.

    Vamos, que a Hitler se le puso la cabeza como se le puso por hablar demasiado alemán. Cuando el autor del folleto haya terminado de desarrollar esta idea, de la que únicamente le aporto el embrión, que envíe un ejemplar de su magna tesis a Dª Ángela Merkel, a ver que le parece.

    Yo, personalmente, no creo que el uso del castellano sea un factor que incremente la violencia de género. Un maltratador es un maltratator, hable castellano, inglés, gallego o mandarín.

    De la misma forma que un retrasado mental es un retrasado mental, hable chino, castellano, gallego… o escriba folletos para la Diputación de A Coruña.

  4. SEito

    Eso Miranda, tu haciendo amigos , lo digo por pertenecer al apartado b) en cuanto a escribir con dos dedos, en mi caso a resultas de no obedecer a mi padre, que me recomendaba aprender Mecanografía, en aquella época no tan lejana y conocida para unos, de la inexistencia de Ordenadores y teclados mágicos de los idem y demás consolas .
    Quizás es que lo de los dos dedos lo relacionamos primero con lo que hay que tener de frente, sobre todo para no dejarnos llevar por la Hormona en medio de las tertulias. Aparte de las maravillas que los de la época del pizarrín, tuvimos que aprender para no aburrirnos y llegar a este tiempo, en el que cualquier Máster en Power Point, llega a creerse dominador excelso de ventajas tecnológicas mirando a los de épocas anteriores por encima de la web, consiguiendo una sonrisa y pensando “¡que valiente es la ignorancia en la juventud ¡ .
    Lo de repasar siete veces, será una consecuencia de lo de contar hasta 10 cuando actitudes provocadoras revolotean por el patio .

  5. MIRANDA

    SEITO, tu eres un tío salao, escribas con dos dedos, con cuatro o con los dedos de los pies , vulgo dedas.
    No te cortes, déjate llevar por la “hormona” cuanto te plazca , que el boss tiene talante abierto y plural , no como otros.
    Bicos.

  6. Mariña

    Donde está o famoso folletiño?; porque mira que vin folletos, pero nada que se lle pareza!!!

  7. Xan Carballo

    Boas noites: O artigo en cuestión non ten nin pes nin cabeza. Nin sequera é polémico. Xa que é demasiado esperpéntica a lectura, creo que demasiado interesada. Agora a loita transformouse nunha liorta entre o galego e o castelán. Sempre pensei que era unha loita de clases. O galego o idioma dos pobres e o castelán o dos ricos. Dos perdedores contra dos ganadores. Agora é tan torticeiro o asunto que, o que hasta hai ven pouco era a loita de clases converteuse en loita de idiomas. Non será que é a mesma loita pero disfrazada? Creo que é unha boa pregunta para saber onde está cada un e poder situar a cada un no seu sitio. Porque, que eu saiba e calquera ciéntifico pode contrastalo o galego segue a ser o gran perdedor e ante eso non se mobilizan os demócratas. Unha aperta

  8. Athini

    Moitísimas gracias, María Balteira, por trasladarnos o texto en cuestión: así poderemos falar con coñecemento de causa.

    Nestes tempos nos que todo se pretende arranxar pola vía de incluír unha nova materia no ensino obrigatorio (dende a “educación vial” ata a “educación para a cidadanía”), a min gustaríame que se lles explicase aos adolescentes a importancia do “principio de falsabilidade” formulado por Karl Popper: se unha mesma argumentación sirve tanto para explicar unha cousa como para explicar a contraria, entón tal argumentación non ten valor científico.

    E iso é o que pasa coa maior parte dos argumentos do feminismo: tanto se os feitos son uns como se son os contrarios, serán utilizados para “demostrar” o moito que sofren as pobres mulleres. Este “argumentum sociolinguisticum” é un típico argumento “non falsable”: como os datos demostran que as mulleres falan galego en menor proporción que os homes, conclúese diso que as mulleres están sometidas. Pero podemos estar seguros de que se fose ao revés, se as mulleres fosen as principais galegofalantes, entón isto mesmo serviría tamén como proba do seu sometemento (¿non foi sempre, segundo os nosos sociolingüistas, o galego a lingua das clases oprimidas?).

    Dicía Popper que estes razoamentos “non falsables” son característicos das relixións, que todo o explican coa mesma resposta: ¿non é cada día máis evidente que o feminismo é a relixión do Estado postmoderno?

    Por certo: qué exemplo de galego alquitarado o que presenta o texto: é obvio que tiñan a consigna de usaren o infinitivo conxugado, e meten dous seguidos nunha frase, precedidos ambos dun “de”. Ben se ve que as redactoras son un cumprido exemplo de cómo as mulleres pretenden “a incorporación como natural dunha seguranza lingüística baseada na lexitimidade que o sistema [concede] aos seus modos de falar”.

  9. Andrés

    Tiene Vd. mi permiso,Sr.JABATO. la verdad es que a veces es difícil encontrar un calificativo adecuado a esta morralla humana que germina como las saprofitas. O se eliminan o se nos comen todo.

Comenta