Intervenciones prescindibles

_Hagámonos una como recuerdo

Cualquiera entiende que Pedro Sánchez está viviendo un episodio incómodo y complicado de ésos que es preferible evitar tragando un sapo con algo de azúcar y listo.

Al mismo tiempo sabemos también que se trata de una eventualidad política asumida desde el momento en el que te postulas para estar delante de un partido, y mucho más, delante de un país.

Lo que no resulta fácil de admitir es ver y escuchar al señor Sánchez, todo digno y cabreado, diciendo a la audiencia que los señores Chaves y Griñán no se han llevado un euro en sus bolsillos porque son gente honrada.

Tengan por seguro que ese argumento no va a entrar en la estrategia de sus defensas respectivas, porque aparte de ser un insulto a la inteligencia de los españoles, es un desprecio a la justicia, que después de meses de instrucción decide finalmente acusar y procesar por unos cuantos delitos a dos exministros y expresidentes de comunidad autónoma honrados y libres de cualquier responsabilidad porque en sus bolsillos no se encontró ni un euro de procedencia irregular.

El señor Sánchez debería huir de ese argumento como de la peste, si quiere tener opciones a que los españoles le entreguen la llave de los caudales públicos, porque nos está diciendo que él podría consentir algo similar y seguir presumiendo de honradez.

En casos como el presente, todo lo que sea salirse del guión, sobra. Y el guión no es otro que confiar en la justicia, amoldarse a su resultado, y acaso, implorar a la suerte para que su balanza sea favorable a los procesados, no porque sea lo mejor para el partido, sino porque es lo que conviene a la verdad de lo sucedido.

Y nada de postularse frente a ellos como un político limpio, que también lo ha hecho el secretario general. En ese caso los deja a la altura del betún.

4 Comentarios a “Intervenciones prescindibles”

  1. Aureliano Buendía

    Pero, ¡hombre!: ¿cómo se le ocurre hacer una bitácora sobre los ERES de Andalucía?.

    La sagrada biblia de la prensa libre dice, con rotundidad, que los políticos (y los periodistas de trinchera, por supuesto), no deben entrar en el “y tú, más”. No; solo puede practicarse lo de “el PP, más”. A ver si nos enteramos.

    La crítica a la corrupción ha de ser unidireccional. Es como todo: si la corrupción es de derechas, es perniciosa, y habría que quemar a sus autores en la hoguera; si es de izquierdas, no es más que otra forma del benéfico reparto de los bienes que la progresía hace entre los desheredados.

    No debemos alejarnos de la línea cuasisagrada que nos marcan los próceres del periodismo español, como el Gran Wyoming y Antonio Ferreras.

    Y no creo que veamos a ellos preguntándose, como no sea en tono de escándalo, como un juez cualquiera se atreve a procesar a dos ex-Presidentes del PSOE, que no se han llevado un duro. Con ellos, todo era para el pueblo, hasta lo que se malversaba.

    De todas formas, estoy expectante ante el próximo escándalo que va a destaparse, del PP. No tengo ni idea de cuál es, pero algo habrá, y tendrá que ser de magnitud astronómica, para compensar este pequeño percance de los socialistas en plena precampaña electoral.

    O quizá no anden ágiles en la respuesta. A esta gente, desde que les falta Pepe Blanco, les veo como un poco anquilosados. En estos tiempos procelosos que vivimos, hacen falta políticos con colmillo de jabalí, no figurines de salón.

  2. Bartolo

    Por el contrario pienso que está muy bien traer a la Bitácora los Eres, aunque no se hayan metido los cuartos en el bolsillo, si miraron para otro lado mientras lo repartían en el clientelismo para beneficiar al partido, sería cuando menos prevaricación.
    El porqué traemos lo de Madrid, Valencia etc. (lo de Cataluña obviamente que sí) o siquiera un análisis de que el otro partido es responsable según la Audiencia Nacional de fondos opacos, de los cuales los tesoreros y el gerente Cristóbal Páez eran meros administradores y procedían en su mayor parte de empresarios del sector de la obra pública, contratistas de la Administración, cuya parte del dinero se empleó en pagar sobresueldos a cargos y personas vinculadas al partido, más otra cantidad —al menos 1,18 millones— sirvió para financiar seis campañas electorales entre 2003 y 2008, no me voy a pronunciar, porque está muy feo el “tu más”.

  3. sergio

    En el Psoe ha existido siempre una parte con querencia al gatillo fácil y al trinque.
    Ya el abuelito Pablo Iglesias advirtió en sede parlamentaria a Maura que todo, incluso el atentado personal, estaba justificado contra él. Y, dicho y hecho, el bueno de Don Antonio era tiroteado días después. Menos mal que fallaron.
    Fueron escoltas de Indalecio Prieto, al mando de unos guardias de asalto, quienes dieron matarile a Calvo Sotelo.
    Al final de la Guerra, saquearon lo que pudieron, y es de traca la querra que mantuvieron Prieto y Negrían por que darse con el botín.
    Ya de vuelta con la Transición nos vendieron la moto de los Cien años de Honradez (y ni un minuto más, que dijo alguno), para nada más entrar en los ayuntamientos en 1979 empezar a utilizar las contratas públicas para financiarse (escándalo destapado por el socialista honrado Alonso Puerta).Y ya la cosa devino imparable. Filesa, Malesa, Time Sport, Ibercorp, los convoluttos de Guido Brunner…
    Y el GAL como atajo. Ejem…
    Y, ahora, los ERES. No sé de qué nos sorprendemos. Está en la naturaleza de una gran parte de ese partido.

  4. Aureliano Buendía

    No critiquen al PSOE. Yo me voy a abstener de hacerlo, al menos en los próximos 20 minutos.

    No quiero contribuir al anunciado “sorpasso”; por malo que nos parezca (a algunos) el PSOE, hemos de tener presente la sagrada Ley de Murphy: todo es susceptible de empeorar.

Comenta