Te has pasado, Azúa

¿Quién sabe leer agallas?

Félix de Azúa se ha hartado de tanta mamonería en su ciudad y manda a Colau a trabajar en una pescadería. Sinceramente, soy de los que piensan que Azúa se ha equivocado. ¿Ustedes creen que puede haber en España una pescadería tan zarrapastrosa que esté dispuesta a contratar a una indocumentada?

Azúa, te has pasado tres pueblos. El gremio español de pescaderos no solo es el segundo del mundo en volumen de negocio, detrás de Japón, sino también uno de los más afamados y no estaría dispuesto a tirar todo por la borda con fichajes al buen tuntún.

Además el sector presenta unas complicaciones que Azúa, como anda a sus musas, no ha reparado en ellas. Por ejemplo, asistir a una lonja, pujar en el momento oportuno y llevarse la mejor caja es un tema muy complicado que no está al alcance de cualquier activista; distinguir calidades, interpretar los fondos de los ojos de un San Martiño, de una lubina, de un pez espada y saber que se encuentra en perfectas condiciones, requiere juicio; indagar entre las escamas, calibrar la rojez de las agallas, sopesar a centola, verle el pincho a la merluza, si es salvaje el rodaballo, si el salmonete vivió en roca o si el besugo no es de pecera, no son conocimientos que se adquieran haciendo el memo por las calles de Barcelona. Se necesitan trimestres de estudios y quincenas de repaso a pie de puerto, o cuando menos, de puerto seco.

Ada Colau no está preparada para ocupar un puesto en una pescadería y Azúa le ha echado un piropo. Lejos de cometer un pecado machista, el poeta ha cometido otro por sobrevaloración. Naturalmente tampoco está capacitada para el Ayuntamiento de Barcelona, ni para la pedanía de Peñalzarcillo. Hoy pasan cosas así porque se vota con el mismo criterio que se compran suavizantes, por el envase y sin analizarles el fondo de ojo.

Un comentario a “Te has pasado, Azúa”

  1. MIRANDA

    Señalar que Ada Colau, de profesión activista y okupa, no da el perfil de alcaldesa de Barcelona porque le falta la formación y capacidad necesarias para tal cargo, solo describe una realidad obvia.

    Una realidad tan preocupante como lo es constatar que la democracia, o sea la decisión del pueblo, debidamente manejado por demagogos sin escrúpulos y astutos creativos publicitarios, permite elevar a las más altas esferas de la gestión pública a gente que la empresa privada ni siquiera se plantearía contratar para la conserjería.

    Estoy pensando, sin ir más lejos, en la campaña de la zeja que llevó a la Moncloa a ZP, obra de un creativo lucense que ambos conocemos. “Con Z de Zapatero”, “La mirada positiva” “Motivos para creer” “Por todo lo logrado”…. aquellos slogans salpicados de sonrisas melosas y el clan del artisteo haciendo la zeja zapatera con el dedito….Y así nos coló el ZPSOE al lerdo mayor del reino, que en dos mandatos dejó el país hecho unos zorros, crispado, enconado, empobrecido y con incontables casos de corrupción….que aún siguen prescribiendo.

    Dices verdad, caro Boss: En este país se vota a cualquiera para cargos de tanta responsabilidad como el gobierno del país, por lo mismo que se nombra Princesa del Pueblo a una cajera del super, y alcaldesa a una activista frenética y contradictoria, que por un lado dice apoyar hipotecas y por otro expropiar los pisos de los vecinos, que tanto sudaron para comprarlos.

    Ada Colau es una agitadora profesional, okupa ocasional y demagoga populista de cien estallos, una payasa que lo mismo se disfraza de WonderWoman que de Mary Poppins, con una retórica radical como para llamar criminales a los banqueros, demandar más intervencionismo y clamar por una “democracia real” porque esta a la europea le parece lasa y querría algo parecido a lo de Cuba o Venezuela, como su amigo y mentor PIglesias,

    Más allá de la retórica melosa de sus colegas podemitas, Ada Colau exige “recuperar los pisos vacíos”, que viene a ser un corte de manga a la propiedad privada, como corresponde a una activista de los más rancios regímenes del siglo pasado, de resultados caóticos bien conocidos.

    ¿Es un egoísta quien trabaja para comprar una vivienda con su esfuerzo o el que gorronea con cinismo y vagancia la que compró otro ciudadano al que ni conoce?

    Es fácil y hasta divertido ser comunista opinando y dando lecciones de todo… sin saber hacer la O con un canuto, chapoteando en demagogia de la mañana a la noche, culpando de nuestras carencias a los “enemigos”…y no a los españoles que votan irresponsablemente por candidatos ignorantes e irresponsables.

    Felix de Azua es un respetable académico, doctor filósofo, profesor, ensayista y escritor catalán, al que sin duda debe doler lo suyo ver a su querida urbe barcelonesa en manos de alguien como Colau, cuya capacidad gerencial lógicamente menosprecia.

    Felix de Azua es ya carne de “meme” y objeto de vapuleo por parte de populistas, feministas y juntaletras radicales como Escolar, que perciben el comentario como un insulto.

    Sin duda las ofendidas son las pescaderas y hasta las verduleras, que seguramente era lo que Azúa quería decir, y no dijo debido a un lapsus.

    El verdadero drama de este país es que muchos gestores públicos tengan el nivelazo que tienen y que los discursos políticos hayan decaído a niveles de mercancías fake, que a bien ser, deberían despacharse en los mercados, o en su defecto, en el Hola, con la Preysler y Marito en portada.

Comenta