El apodo de Rita

Asaltacapillas con despacho al fondo

Por una capilla que asalté, asaltacapillas me pusieron, y con el mote me quedé, hasta que los cielos se abrieron.

Ésa es la historia presente, pasada y futura de Rita Maestre, la Asaltacapillas de la Complutense, título que arrastrará de por vida, como Urtain fue el Morrosko de Cestona, y Garayo, el Sacamantecas de Álava. La gente tiene muy mala idea bautizando. Cuando García se calzaba las botas, repartía carnés de abrazafarolas a quienes ni se habían acercado a una lámpara, y chupacirios fueron muchos que ni cera tenían en sus orejas.

Son avatares de esta vida. Te la pasas dándole a la péñola, escribes más novelas ejemplares que el Tostao, y al final te quedas siendo el Manco de Lepanto. Es inmerecido, pero nadie nos dijo al nacer que entrábamos en el paraíso de la justicia.

A Rita la han condenado, pero no a pagar cuatro mil y pico de euros, sino a ser la Asaltacapillas de la Complutense de por vida, que es empleo para el que trabajó a conciencia cuando hacía prácticas de top-less y 2º de Amenazas: “Arderéis, como en el treinta y seis”. Chúpate un cirio, fermosa.

Rita no dimite porque si alguna vez lo dijo, estaba de coña, como el día de la capilla. Da la mismo, la condena no lleva implícita la dimisión porque esas cosas, como ella misma admite, van implícitas en el ADN de cada código ético. Toma tamaña cursilería desoxirribonucleica.

Lo cierto es que Rita, camino de convertirse ya en doña Rita, será para los restos la Asaltacapillas de la Complutense, título que sirve para formar un grupo de rock, e incluso como apodo de torero tremendista, pero pare usted de contar. La historia le espera con los brazos abiertos. Bienvenida al mundo de los tipos populares, el de los ganapanes, peinabombillas, arrastracueros, matacandiles y asaltacapillas.

2 Comentarios a “El apodo de Rita”

  1. MIRANDA

    Sin duda estaba de coña la nudista Rita Maestre cuando sostuvo el pasado 22 de septiembre ante las cámaras, que para esa secta del amor hermoso que es Podemos, la ética es sagrada, y que de ser condenada se plantearía dimitir
    Y es que las hemerotecas son unas puñeteras, empeñadas en impedir que las palabras se las lleve el viento

    La portavoz de Manuela Carmena en el Ayuntamiento de Madrid (!nivelazo!), que paseó las domingas en mitad de una función religiosa al grito de “! Arderéis como en el 36!”, ha sido condenada a pagar la fruslería de 4.320 euracos por su ofensa innecesaria, pero ha debido pensarse mejor lo de la dimisión y renuncia a su substanciosa nómina mensual (7.000 euros/mes) en la portavocía de las ocurrencias de la yaya Carmena, porque no solo no se va, sino que va a recurrir la multa, que caramba!.

    Inmediatamente las hordas podemitas han salido a las redes sociales para apoyar todos a Rita la Asaltacapillas y canear al sistema judicial. A quien se le ocurre multar la libertad de expresión!!! Y eso que el Código Penal, art. 524, tipifica el delito contra los sentimientos religiosos.

    La alcaldesa Carmena cuestionó también la sentencia que calificó de “subjetiva y restrictiva” (?) como si solo la juez Arranz hubiese visto las tetas en cuestión, pero no explicó por qué la yaya justifica ahora que la imputada Rita no deje el carguiño, cuando su partido ha insistido hasta el hartazgo más empalagoso en que, en su depurado código ético, todo imputado, no digamos condenado, debe irse a su casa sin más.

    Excusado es decir que Mesías Iglesias ha apoyado …”la laicidad y los derechos de las mujeres”, lo cual significa que a nadie se le ocurra desenfundar en misa sus atributos masculinos porque el exhibicionismo es ya un exclusivo “derecho de mujer”.
    Para el pequeño Errejón, se trata de “..un castigo rancio, propio de otros tiempos”….pozí. A mayor cultura, formación, respeto y civilización de s. XXI….mayor nivel de gilichorradas tautológicas por parte de populistas que han hecho de la política puro espectáculo.

    Curiosamente, ninguno de ellos y ellas ha propuesto a Rita la Nudista repetir el numerito de strip en una mezquita, con toda la grey varonil haciendo genuflexiones y el imán clamando a los cielos con los brazos en alto….Lástima. Lo que nos íbamos a divertir!

  2. Aureliano Buendía

    Me extraña mucho, muchísimo, que hayan condenado a esta muchacha, Rita Maestre, por su desfogue en la Capilla de la Complutense, cinco años ha.

    Bien es cierto que su conducta coincide, al milímetro, con la descrita en el artículo del Código Penal que la sanciona, pero hoy no se estila que los Tribunales de Justicia condenen a quien ha sido absuelto (y premiado) por los mismos hechos, por la “opinión pública”.

    Esto es una muestra de la peligrosa desconexión que hay entre los Jueces y la sociedad, y un síntoma preocupante del grado de mugre que todavía tiene nuestro sistema político.

    En Venezuela, esta mujer no hubiera sido condenada. Ni en la URSS.

    Y posiblemente, en la España de dentro de un par de años, según como vayan las cosas, tampoco.

Comenta