El bachiller talludo

Llegada de los restos de Suárez Picallo a O Fiunchedo

Entre los aspirantes a aprobar el examen de Ingreso en el Bachillerato que el 2 de junio de 1932 se acercan al Instituto de Lugo hay uno que destaca sobremanera del resto.

Siendo la edad de quienes afrontan la prueba los 9 ó 10 años, éste va camino de cumplir los 38, pues ha nacido en Beloi de Sada el mes de diciembre de 1894.

No es su única nota distintiva. Tampoco se parece a los otros aspirantes porque el alumno de enseñanza libre es diputado en Cortes por A Coruña y cofundador del Partido Galeguista. Sus años de emigrante en la Argentina como mecanógrafo y mancebo de botica, entre otros oficios, le han impedido estudiar hasta ese momento.

Es Ramón Suárez Picallo y frente a él tiene al director del centro, Alfredo Rodríguez Labajo, padre del pintor homónimo, y a los catedráticos José Luis Asián Peña y Ramón Martínez, es decir, Matemáticas, Geografía e Historia y Literatura, todo un tribunal.

El alumno aprueba con suficiencia la prueba y luego cursará el Bachillerato en Lugo _ donde colabora con Vanguardia Gallega, de los Correa Calderón _, y la carrera de Derecho en Santiago.

Picallo compagina sus estudios con tertulias políticas y literarias a las que también asisten, entre otros, Fole y Castelao. Se cuenta que una tarde de divagaciones en el Derby santiagués, el de Rianxo le pregunta:

_Picallo, cantos graos suman os ángulos dun triángulo?

Picallo duda y al final se decide:

_Depende.

Castelao le amonesta y entre bromas y veras, le corrige:

_Non depende de nada. Suman cento oitenta graos, te poñas como te poñas. Así que sube á pensión e colle os libros.

Fallecido en Argentina, sus restos fueron repatriados al cementerio sadense de Fiunchedo, tal como era su deseo, por especial implicación en ello de Isaac Díaz Pardo.

Comenta