Diogo de Samos

El libro revelador

Ahora que andamos metidos en harina criminal con el sano propósito de saber cuánto, cómo, por qué y quiénes han matado en el ámbito provincial, nos fue dado conectar _ así, en plural mayestático _, con un personaje conocido a través del cine portugués, pero que ni por asomo podíamos haber sospechado que se trataba de un paisano y que por lo tanto, tan de perlas concernía a nuestros propósitos criminales, como a estos otros, destinados a atar en cuerda todos aquellos personajes borrados de la memoria y que un día hicieron méritos de diverso pelaje para alcanzar la celebridad.

El 19 de diciembre de 1991, con motivo de celebrarse el cincuentenario de la Federación Internacional de Archivos Fílmicos, se estrena en la Filmoteca Española del Cine Doré de Madrid la película “Os crimes de Diogo Alves”, primera ocasión en la que los españoles, pocos, se acercan a la macabra existencia de este caballero, que por aquel entonces solo era, y así se presentaba, un asesino en serie lisboeta con más muertes a sus espaldas que Delgado Villegas, el Arropiero, el hombre que figuraba, y sigue figurando, a la cabeza de los criminales españoles por número de víctimas, más de 60.

Dicho en clave deportiva, Portugal nos ganaba por la mano. Pero hete aquí que veintitrés años más tarde, en 2014, la escritora portuguesa Anabela Natário publica una novela biográfica de Diogo Alves, titulada “O assassino do aqueduto”, donde nos descubre que el récord homicida le corresponde en verdad a España, pues Diogo ha nacido en Samos (Lugo) y solo llega a Lisboa cuando ha cumplido los diez de edad. ¡Bravo! Los portugueses, que tanto disfrutan de sus marcas mundiales, admiten siglo y medio después que al menos en bestialismo, han sido superados por los españoles. Bueno, por uno solo, y además, es de la provincia de Lugo. Esto merece ampliación.

Un comentario a “Diogo de Samos”

  1. forneas

    Enhorabuena por sus 40 libros. Se lo digo con profunda admiración y porque yo sólo tengo cinco. Una saludo muy cordial

Comenta