El tranco de las croquetas

Era difícil superar en breve plazo algunas cotas inscritas con letras de oro en los anales del ridículo político, pero hete aquí que ya vivimos un nuevo episodio que compite por superar a todas ellas y de cuya existencia habrán oído hablar.
Si no es así, lo resumo: Una intervención de María Jesús Sáinz (PP) abrió los ojos de la ministra de Igualdad para que viese pecado de lesa humanidad en el texto de una cuña publicitaria donde el Ministerio de Economía y Hacienda anima a comprar Letras del Tesoro. El pecado detectado es un conglomerado de sexismo, machismo y falta grave de igualdaz; así, con zeta.
La pena que se le va a imponer es la retirada de todas las emisoras radiofónicas en las que se venía emitiendo; o en su defecto, una fuerte multa que Solbes pagará a Aído.
A primeras horas de esta mañana se seguía escuchando la cuña y la ministra se va a ver en la tesitura de multar a su colega, de quien depende para asuntos de presupuestos, como ya saben. No negarán que se trata de un enredo fenomenal.
Al analizar la redacción de la cuña nos percatamos de la auténtica profundidad del delito y la absoluta superficialidad de quienes han recibido el encargo de la gobernación.
¿Cómo se le puede ocurrir a nadie que un señor alabe en público las croquetas de su Puri? ¿No se da cuenta de que está atentando contra la dignidad de Puri, de las croquetas y de todas las amas de casa que hacen unas recetas de chuparse los dígitos?
Eso piensa Aído, la muy correcta.
Si Solbes cede y finalmente retira el anuncio, sabremos que ya no hay nada que hacer. Estamos condenados a comer sobres ultracongelados y sucedáneos varios, porque aquí y ahora está mal visto que a una mujer le salgan bien las croquetas. Si le salen bien a un hombre es distinto. De ahí la igualdad. ¡Crea ministerios para esto!

11 Comentarios a “El tranco de las croquetas”

  1. Carlota

    Compiten en estupidez, Sáez y Aído.
    Yo les otorgaría la palma ex aequo, como se dice, porque no es fácil decidir cual ha estado más tonta.
    lo que se aprecia es la punta del iceberg de los superfluo:
    - un gobierno que pide dinero prestado a los contribuyentes, porque no le llega con el sablazo coercitivo -que aumenta ¡en 400 €! de media sobre el contribuyente medio el ejercicio entrante-. Necesita dinero, entre otras cosas para comprar a los medios con coampañas publicitarias estúpidas del “gobiernodespaña”, alguna de ellas, precisamente, para pedir dinero.
    - un parlamento en la que una Sáez cualquiera busca su minuto de dudosa gloria convirtiéndose en reina de la tontería por un día
    - un ministerio de la nada, que necesita ‘algo’, y so se lo suministra la oposición, pues ya está.
    Y tenemos que pagarlo todo, porque la crisis limpiadora ni siquiera producirá un arañazo sobre ninguna de las costras político burocráticas que gravitan sobre nuestras cabezas para hacernos felices evitándonos de la funesta tarea de pensar y retrotrayéndonos al edén anterior a la pérdida de la inocencia por consumir el fruto del árbol del bien y del mal.
    Ellos nos eligen la lengua buena, la propia, la edénica; ellos nos dicen quién puede hacer croquetas y quién no, quién puede decirlo y quien no, y así sucesivamente, todos los actos de la vida consciente y aún inconsciente están valorados según la escala de valores de Aída yde Saéz, evidentemente compartida.
    Porque, frente al imperio absoluto de lo políticamente correcto, todos son igual de memos.

  2. benito

    En el segundo comentario a la noticia de hoy :El gobierno prevé afrontar…etc., un señor que al parecer no duda de los vaticinios o palabra del Sr. Solbes indica que mañana va a liquidar sus cuentas por si acaso y que es seguro viene un corralito como en Argentina. Casi me dan ganas de desearlo pues creo que será la única manera de comprobar si puede haber alguna esperanza de reflote o si verdaderamente,como creo,la mayoría de los españoles nos hemos convertido en trozos de tocino con ano y lengua larga pero cerebro y cojones menguantes o nulos.Vaya mierda de país en el que nos han metido y continúa.

  3. SEito

    Le recomiendo a la primera de las niñas de Rajoy, que plantee antes que nadie se percate, la Ley de La Memoria Histórica Televisiva de Las Croquetas . Quienes nos hicieron reír aquella noche de Fin de Año mezclando Croquetas con Mili, Móstoles y demás, deberían ser borrados por las autoridadas de la verdad verdadera Yoigobiern@ .
    Uno ante tamaña agresión a los Principios Fundamentales de la Sociedad Limitada que nos Gobierna¿? reconoce que ha vivido en el limbo que su Madre defendió y defiende de toda la vida . Como penitencia, le cantaré mientras viva :
    Devuélveme los piropos a tu comida
    que siempre y desde niño te lancé
    que ahora he de ser fiel a una Ministra
    o me empapelan los de ZP .
    Olvida los requiebros a tu tortilla
    tus sopas, tu caldo y el jurel
    que freso traias de la pescadería
    mientras ahorrabas y yo estudié .
    Estudios que ahora solo sirven
    para que l@s inept@s se rían de tu hijo hasta en el carné .

  4. jabato

    Tremendo. Sencillamente tremendo. No se me ocurre otro calificativo para la polémica que se ha montado por lo de las croquetas de Puri.

    Mira que ha tenido que esforzarse María Jesús Sáinz para montarle el pollo a la Ministra de Igualdad. Claro, la pobre diputada popular andaría loca buscando por donde hincarle el diente a la Ministra, y ésta no le hacía ni caso.

    Hasta que Dª María Jesús descubrió ¡por fin! el método para que la Ministra de Igualdad oyera sus protestas: hablarle en su propio lenguaje, ponerse en su misma onda, ponerse a su altura, vamos.

    Dicho y hecho, cuando la Excma. Sra Senadora popular dijo una gilipollez lo bastante gorda, la Ministra saltó como un resorte, y ¡hala! ya tenemos el circo montado.

    Mira que ha tenido que agacharse (hasta dar con el hocico en el suelo) Dª María Jesús para alcanzar la altura intelectual de la Ministra, pero lo ha conseguido.

    Yo creía que lo de la igualdad de sexos y la lucha contra el machismo pasaba porque un hombre pudiera decir en público que le salen bien las croquetas (como es mi caso, que soy un cocinero excelente, modestia aparte), sin que le llamaran afeminado (u expresión equivalente un poco más áspera). Esto es lo que hubiera pasado en la sociedad española de hace 40 años.

    Ahora resulta que no, que la igualdad de sexos sólo se alcanza cuando nadie haga croquetas. Si cocinar denigra a las mujeres, supongo que también lo hará con los hombres. A base de corrección política, terminaremos haciendo el caldo de berzas en la clandestinidad.

    Si nuestra sociedad pudiera mirarse colectivamente al espejo y conservara un ápice de sentido común, nos entraría la carcajada colectiva o el llanto desgarrador, porque este país es un auténtico nido de payasos.

    ¡Realmente, tiene eggs la cosa! ¡Con los problemas que estamos atravesando, económicos y de todo tipo, y media España hablando de las croquetas de la Puri!. Lo peor es que la otra media está embobada viendo “La Noria”.

Comenta