Gerardo de O Corgo

Foto familiar de un militar español en África

Gerardo Fernández Gude es un sargento del Regimiento español de San Fernando que regresa a la península tras largos años de estancia en la llamada guerra de África. Las penurias bélicas eran también su sustento y acabadas aquéllas, se terminó éste.

Nace en Santa María de Franqueán (O Corgo) con el siglo XX y a su vuelta de Larache se ha casado, bien en A Pastoriza, bien en Castro de Rei con la chairega Perpetua Bello, que ya le ha dado una niña a la que bautizan como Virginia. Ahora estamos en 1928, han pasado siete desde Annual y Virginia tiene quince meses.

A Gerardo lo han visto tirado por las calles de Madrid, pidiendo limosna y simulando, eso dicen, ataques epilépticos. Cansado de arrastrarse, él que ha dado lo mejor de sus años en defensa de la patria, considera que tiene derecho a vivir de ello mediante un plan que juzga irresistible.

Hace recuento de los compañeros fallecidos en la lucha contra los rebeldes, especialmente de aquéllos que desaparecen en los campos de batalla y anota en cada ficha todos los datos que recuerda de su biografía. Domicilio, nombre de los padres, si tienen hermanos, aficiones, etc.

Con ese bagaje informativo se presentará ante cada uno de esos padres y dirá que él es el hijo al que consideran muerto desde hace años. La guerra allí ha sido muy dura y el cambio físico que observen en él apenas será un leve inconveniente, borrado por la emoción que su regreso producirá sin duda en tan feliz familia.

Quizá el engaño no pueda prolongarse en el tiempo, pero mientras dure tendrá asegurado el condumio y quién sabe si algo más. Médicos habrá que cuando todo termine le diagnostiquen un síndrome de suplantación, ya en aquellos lejanos años veinte, porque la historia de Gerardo no ha hecho más que empezar.

Comenta