La Venus de Carballeda (I)

Pedro Sangro y Ros de Olano

La tradición de las inocentadas está en franco retroceso y si ayer la recuperamos para contar la historia de Gene Loop, prometemos compensar la broma con otras biografías que tengan todos los marchamos de veracidad para agrandar esta cuerda de célebres.

Y para pagarla bucearemos en la de Ramona Peña Núñez, nacida en el último cuarto del XIX en Carballeda de Trasparga, según unos, o en las inmediaciones de Melide, según otros.

De ella sabemos que es atractiva, que sirve en casas de Santiago y que le va la vida alegre, pese a lo cual contrae matrimonio con el guardia civil Ramón Matos, al que no le endulza la existencia, porque abunda en juergas y jaranas.

Tienen una niña, pero la descendencia no es suficiente amarre para que Ramón prolongue por más tiempo las broncas con Ramona, de modo que el del tricornio pone tierra de por medio y se larga a Cuba, convencido de que los mambises no podrían darle tantos disgustos como su santa esposa.

Sin el guardia a su lado, Ramona se busca la vida con decisiones expeditivas, como es abandonar a su hija en la Inclusa de Ferrol y procurarse una casa de postín donde le paguen bien su valía.

No se sabe si fruto de sus investigaciones, o de la casualidad, pero el feliz resultado de su demanda de empleo se concreta en A Coruña, entrando al servicio del coronel de Artillería Celestino de Castro y Figueroa, viudo, rico de familia y rico de parte de su difunta esposa, una Sangro, hermana de Melchor Sangro y Rueda, casado con María Victoria Ros de Olano y Quintana, padres del más famoso marqués de Guad-el-Jelú, el economista y ministro Pedro Sangro y Ros de Olano. Ahí es nada.

Don Celestino, antes de pasar a la reserva, mandó en Monforte y Lugo sendos batallones y se hizo merecedor de las más altas cruces.

Un comentario a “La Venus de Carballeda (I)”

  1. SEito

    Pues parece tal que el Aznar Precesor .
    Bon Nadal e Ano Novo , RdLaBTC .

Comenta