Lecciones de censura

El cartel

El próximo miércoles, día 14 del mes de octubre, fiesta católica de san Calixto y santa Manequilde de Châlons, el concejal de la corporación madrileña Carlos Sánchez Mato impartirá en Vicálvaro una lección magistral que bien pudo haberla titulado Woody Allen, pues versará sobre “Lo que hace el Ayuntamiento y cómo nos lo cuentan”.

Para que no existan dudas sobre la finalidad didáctica de la iniciativa, el cartel que anuncia el acto añade: “Por una información de calidad. Cómo nos manipulan los medios”. Es decir, ¿quién mejor que uno mismo para informar o comentar lo que haces o dejas de hacer desde la poltrona? Prensa oficial, ya.

El invento no es nuevo. Todo lo contrario. Julio César escribe la Guerra de las Galias de su puño y letra, pues sabe que nadie mejor que él podrá ensalzar los éxitos y disculpar las faltas, si las hubiese. Vercingétorix no escribe nada y si lo hizo, lo quemó César.

Los medios libres, ya se sabe, son un estorbo; sobre todo cuando tratas de colar políticas totalitarias en una democracia, porque en las dictaduras no tienes ningún problema, o los eliminas o los incautas.

La conferencia de Sánchez Mato incluye otra reflexión que viene al caso, pues el ponente se pregunta en ese mismo cartel anunciador si el hecho de abrir una nueva web puede ser considerado un acto de censura. Se refiere, claro, a la polémica página donde el ayuntamiento había previsto denostar a todos los medios que no le bailasen el agua.

Una especie de Cárcel de Papel, pero al revés. En vez de controlarla Evaristo Acevedo desde el humor y las buenas intenciones, lo haría el propio ayuntamiento, sin pizca de gracia y con fines partidistas.

¿Qué es censura?, dice Mato mientras clava en nuestra pupila su pupila morada, ¿Y tú nos lo preguntas? Censura eres tú.

3 Comentarios a “Lecciones de censura”

  1. Aureliano Buendía

    Una vez más, no sé de qué nos sorprendemos.

    La “política de comunicación” del gobierno municipal de Madrid es, exactamente, la que podíamos esperar. Para determinadas ideologías, la información no existe, sólo existe la propaganda, el adoctrinamiento monocolor orientado a eliminar las “malas ideas”.

    Llevamos años oyendo hablar de problemas con la libertad de prensa en Venezuela, y asombrándonos del discurso político de Chávez, primero, y de Maduro, después.

    Ahora, una serie de votantes, muy respetables por lo demás, han decidido libremente importar el sistema. Por tanto, esos votantes, mayoritarios en Madrid, no deben sentirse molestos por el lenguaje, por las formas y por el fondo de sus elegidos. En este caso, no puede hablarse de fraude electoral, porque están actuando tal y como prometieron que lo harían.

    Y los que no les votamos, pues tenemos dos opciones, las típicas y también archiconocidas en estas situaciones: o estar bien calladitos, o emigrar.

    Y no piensen que la cosa quedará aquí. Al contrario, esto es solo el principio. Dentro de pocos meses, tendremos a varios de estos muchachos ocupando Ministerios, y ya verán que bonito.

  2. rois luaces

    Para empezar: Charla-coloquio. Un clásico!! En el “bulevar de Indalecio Prieto 21″, por más señas. Indalecistas que son!!

  3. Martin Miralles Alonso

    Justo en el piso de arriba, no dan lecciones, imparten doctorados.

Comenta