La oreja electrónica

Los ayuntamientos españoles no sólo incumplen la normativa contra el ruido, sino también los plazos establecidos para presentar los mapas y planes para combatirlo. La CE tiene que estar maravillada de nuestra sensibilidad, colaboración y ganas de trabajar.
Los afectados ya saben desde hace años que las normas pueden decir misa, pero que nadie va a mover un dedo para aplicarlas, ni de noche, que es cuando se padecen los ruidos más demoledores; ni de día, que son los más intensos.
Este año, en el Materno Infantil de Granada instalaron una “oreja electrónica” que a modo de semáforo indica en rojo cuándo se alcanzan los índices nocivos. Como se pueden imaginar, en el Materno sólo una conversación o sus propios llantos ponen en peligro el silencio requerido. Pues pobres niños, tras una plácida estancia en la sala de la oreja, son lanzados a la ciudad sin algodones en los oídos y con grandes probabilidades de vivir permanentemente por encima de esos umbrales peligrosos que se les evitó en una corta temporada. En pocos años, ese niño pasa a engrosar la lista de agentes contaminantes y así sucesivamente.
Los niños hablan alto, los adultos ya no digamos, el silencio tiene mala prensa y el barullo se cotiza a precios de diversión. Hay coches que pasan a nuestro lado con las ventanillas cerradas dejando una estela de decibelios. ¡Qué no se oirá allí dentro! Los ayuntamientos no entregan los mapas del ruido porque no hacen falta. Basta el mapa de España.

4 Comentarios a “La oreja electrónica”

  1. SEito

    En cuanto alguien los desarrolle , se harán implantes de oídos electrónicos , con mayor tranquilidad que otros relacionados con la estética actual . El primer paso hace tiempo que se dió y ya salían de fábrica las generaciones con los pinganillos para los walk-man _o tal que así_ pero es que ahora mismo , la fiebre i-Pod , sumada al Móvil , tiene a la mayor parte de la población sin darse cuenta , en un paso evolutivo que convertirá la oreja solo en porta agujeros para anillos varios .
    Vd . y unos cuantos , Sr . De La BitáCora , como nos educaron por el Sistema de Pesas y Medidas de París _Sistema Métrico Decimal_ somos los únicos que sentimos ese ruido que a la mayoría no le importa .
    Porque la Mayoría , ni se para a ver el Mapa de España que en El Parque , mas que permanecer yace en el olvido de hojas de árbol que nadie limpia y Ríos de ignorancia , que no desembocan en el Mar mientras empantanados , buscan salidas nuevas a sus cauces .
    En mi última visita , el Mapa de España , solo lo miraba un inmigrante mientras comía su bocadillo y solo allí estaba el silencio de nuestros recreos matutinos , mezclado con el sonido de niños educados en escuchar .
    Aún sí , tenemos Héroes Olímpicos en Río y Mar que nos colocan en la Historia .

  2. Carlota

    Bueno, no sé si se puede seguir incluyendo, al menos en el plano interior -vaya, en el mapa político interior- a Barcelona dentro de los municipios españoles, pero parece especialmente descuidado en este aspecto.
    Vean si no la entrada de hoy en el blog de Arcadi Espada en El Mundo -cuyo vínculo, creo, no estoy autorizada a incorporar en este texto-. Habla del barrio de Gracia y de la costumbre de imposibilitar el descanso a los ancianos de una residencia próxima a la plaza del jolgorio ininterrumpido, que -algo muy español- incluye vivas a ETA y mueras a todo lo que se oponga. La policía, según ha asegurado el concejal del ramo, garantiza ‘la libertad de expresión’ -manda narices-, pero no la de descanso.
    Lástima que no pueda incluir el enlace, porque hay detalles muy chusquiños. El asunto también ha merecido la atención de Xavier Pericay en su columna en el ABC.

Comenta