4-1

Un momentiño, que vou eu

El Barça atraviesa horas bajas. En Balaídos le han dado un repaso de los que duelen y en Roma tampoco estuvo muy lucido. No es de extrañar si tenemos en cuenta lo que escuchan sus estrellas foráneas y vernáculas sobre la futura competición liguera que les promete el conductor Mas: continuos derbys locales con los más afamados equipos del entorno. Los chicos están que no echan gota.

A ver qué directiva es capaz de garantizarles su bolsa actual teniendo por delante una perspectiva media de Segunda B y una ausencia de los organismos internacionales garantizada para los años inmediatos.

Los papás de Messi, Neymar y compañía tienen que estar horrorizados, con el pensamiento puesto en las frías y brumosas mañanas de Manchester, o como mal menor, en los industriosos skyline de Munich y Milán. Mejor, Francia.

_Si vas a París, papá; cuidado con los apaches y procura salvar los baches.

Pero pueden estar tranquilos, el 27S pronto pasará y Barcelona volverá a ser la ciudad alegre y confiada en las buenas decisiones de sus gobernantes, aunque todo hay que decirlo, en la obra benaventina el acuerdo que adoptan los políticos es el peor de los que tienen por delante.

Lo comprendemos. Tiene que ser muy difícil jugar bien al fútbol con la cabeza puesta en las maletas, en el traslado y encima disimular que están encantados con el proceso y con un líder político que les promete un futuro de aislamiento y soledad. Caray para estas lumbreras. Dan ganas de volverse a América.

Dicho lo cual _ como repite hasta la saciedad la clase tertuliana _, todas esas circunstancias no restan méritos al Celta, entre otras razones porque su juego no ha sido flor de un día y promete desplegarse a lo largo de la temporada.

Enhorabuena y parabéns.

Un comentario a “4-1”

  1. MIRANDA

    La escena del balcón y las banderas está pidiendo a gritos un Berlanga que lleve la comedia catalanista a la gran pantalla.

    El domingo pienso estar en Barcelona para ver si encuentro a alguien con más de dos dedos de frente.

    No entiendo que a alguien le seduzca la idea de forjar un nuevo Estado….para poner al frente a un puñado de tipos que arruinaron, crisparon y corrompieron a Cataluña cuando era una simple región.

    Viendo el forcejeo pueril por mostrar sus banderas en el balcón , a una se le congela la sonrisa, convencida de que todo este follón que tanto ha perturbado la convivencia, solo intenta disimular la incompetencia y la corrupción de los convergentes nacionalistas, con los pujoles y los mases a la cabeza empeñados en ser los más ricos del cementerio.

    Los españoles están tan hartos de estos pulsos chulescos que de buena gana les darían una patada en el culo a estos mamarrachos.^Pero ni la Ley lo permite ni España y Cataluña serían viables la una sin la otra.

    Los nacionalistas han aprovechado siempre la “cuestión catalana” en su propio beneficio, incluso en el Franquismo. Con el irresponsable ZP regalando privilegios y las pamemas tancrediles de Rajoy, han visto el cielo abierto para llegar al paraíso inventando un conflicto de identidades.

    Total, pa ná!

    Berlangaaaaaaa! ¿Andandarás?

Comenta