El más grande

Lalanda, dando capotazos

El torero Marcial Lalanda, el mismo al que Martín Domínguez dedica el conocido pasodoble “Marcial, eres el más grande”, nació en Rivas-Vaciamadrid, aunque entonces el municipio se llamaba Ribas del Jarama y su alcalde no pastoreaba ochenta mil almas como hoy, sino 330.

Lo del nombre Vaciamadrid, que siempre llama mucho la atención, tiene una explicación etimológica que se escapa de los cánones, pues procede de varias palabras árabes con significado de “campo de Madrid”, una de las cuales, al desconocerse su significado, se deturpa en “Va hacia Madrid”, y de ahí, al apócope Vacia. De modo que no vacía nada, sino que lo llena.

Esta miscelánea viene a cuento de una noticia que está sembrando estupefacción allí donde se lee, pues resulta que se ha convocado una plaza de administrativo para trabajar en el grupo municipal Rivas Puede, que forma gobierno con IU-Equo, para quien cumpla el requisito de estar afiliado a dicha formación antes del 26 de agosto actual, fecha de la convocatoria. La cuestión está en saber si es plaza de funcionario y lo paga el ayuntamiento, o lo contrata y paga el grupo.

Parece ser que el meollo es mixto. Trabajará para el grupo, pero pagará el ayuntamiento, según acuerdo del pasado 28 de julio. El resto de los grupos contratarán, según su leal saber y entender, a afiliados, a parientes cercanos o a amigos de la infancia, pues para algo lo han decidido así en la fecha supra dicha.

El nepo-amiguismo caciquil de Rivas-Va hacia Madrid no es nuevo y se nota que el fantástico resultado de archivo que consiguen Tania Sánchez y Del Cura en el flagrante caso del hermano-que-todo-lo-cobra les anima a emprender nuevas vías de práctica, con la bendición del pleno.

Marcial era el más grande, pero en el arte de dar capotazos a la ley lo están dejando pequeño.

Comenta