Por imperativo categórico


Kichi no reparó en el detalle de la vara

Repaso las fórmulas utilizadas para la jura, la promesa, o lo que sea, de los nuevos cargos públicos y echo en falta expresiones de nuestro rico acervo popular que vendrían muy oportunas al caso, sobre todo después de comprobar que se ha cumplido el trámite aludiendo a muy diversos motivos, quizá como estrategia para dificultar posteriores procesamientos.

Faltó jurar por el gaznápiro verde, que es expresión guerrera de fiereza y empeño en la encomienda. O ¡Voto a bríos!, un clásico eufemismo que denota gran intención de poner toda la carne en el asador. En el sur podrían haberlo hecho por la Verónica de Jaén, que es juramento antiguo y de mucho valimiento, pues alude al Santo Rostro, que no es devoción de los elegidos, pero que se aviene a lo que de rostro tiene dar la cara.

Por tu cara bonita, es frase bien rechula. Por los clavos de Cristo o por el gallo de Morón, finezas que se tienen por propias y raciales, pues aun siendo poco comprometidas, rasgan el aire e imprimen carácter.

Hacerlo por Dulcinea del Toboso, como los tunos pardillos que todavía no cuelgan cintas de su capa estudiantil; o por Santa Gadea que el Mío Cid tuvo agallas para exigir del rey, aunque al final todo se quede en leyenda de moros y cristianos. En fin, son cosas que se deben ir mejorando.

Ahora bien, nada como rechazar la vara de mando, como hizo en Valencia Joan Ribó, pues vara es señal de estaca, de palo y tentetieso, como recuerda José Mota repartiendo zurriagazos. Y en Cádiz, Kichi, que sí aceptó la vara, quitó el retrato de Juan Carlos y puso el de Fermín Salvochea, el Santo de la Anarquía. También retiró la bandera nacional, pero que nadie se asuste. Hacía viento y podía haberse roto. En cuando pase la que está soplando, volverá la enseña al mástil.

Un comentario a “Por imperativo categórico”

  1. SEito

    El Kichi lo que ha hecho es echarse un Kiki la mar de rentable para estos próximos 4 años y de ahí en adelante .

Comenta