La gallina descabezada


Lara y Elena, institucionales

Hay que ver la cantidad de laicos que se juntaron en la catedral para renovar la Ofrenda del Antiguo Reino de Galicia al Altísimo. También había curas y cofrades, mirones, turistas y autoridades. Todos estaban representados menos los alcaldes de Santiago y A Coruña, que no se quisieron estrenar en el cargo para mantener su neutralidad religiosa, pues dicen que representan a “todos y todas”.

A saber en cuántos actos más podrán mantener tanta neutralidad, pues a poco que salgan a la calle se van a encontrar con seguidores del Celta, del Lugo y del Compostela. Ya saben, dos españoles, tres opiniones.

La premura en preparar la Ofrenda no le privó a la alcaldesa de Mondoñedo de pronunciar una pieza ajustada a la solemnidad y no exenta de crítica hacia quien debería ocupar su atril para desempeñar un cometido institucional de primera magnitud en la historia de Galicia.

Elena dijo por ejemplo, que si se perdían la identidad y la tradición podríamos seguir avanzando, pero lo haríamos como una gallina descabezada que corre sin control hacia una muerte inmediata. Vamos, que la alcaldesa no disparó fuego de salvas, sino con la escopeta bien cargada. Lo mismo que Lara, con el diálogo por bandera. Bravo por ellas.

Elena puso sobre el altar mayor lo que Mondoñedo aporta a Galicia y que no es poco, porque de Vallibria sale la descripción del alma gallega en las páginas de Cunqueiro, Leiras o Noriega, por citar solo a un trío; y de allí sale no solo la música del himno que nos representa gracias al interés puesto en ello por Pascual Veiga, sino también la letra, pues fue Veiga quien porfía para que Pondal añada la letra. Si a ello añadimos el cáliz del escudo que aporta Lugo, allí estaban todos los símbolos gallegos. ¿Laicos? Pues no, la verdad es que nunca lo fueron, ni falta que hace.

4 Comentarios a “La gallina descabezada”

  1. Aureliano Buendía

    Yo no le daría tanta importancia al desplante de los Alcaldes de La Coruña y Santiago a la Ofrenda.

    Desde su punto de vista, esta es una ocasión que les han puesto a huevo para “marcar diferencias”. Sin coste político (no creo que por ello pierdan un solo voto) les sirve para mantener contenta a la parte más radical de su bancada. En realidad, para contentar a esa parte de su clientela, habría que ordenar la quema de algunas iglesias, pero como hasta ahí, por el momento, no llegamos, pues nos vamos arreglando con esta salida de tono de los laicos regidores brigantino-compostelanos.

    En suma, una “boutade” de los comecuras de siempre que, como digo, no tiene relevancia.

    Más me preocupan las medidas políticas y económicas que, sin duda, llegarán en los próximos tiempos. Ahí sí que puede haber un coste para el contribuyente o para la ya enflaquecida economía de los Ayuntamientos.

    Para bien o para mal, los ciudadanos tendrán exactamente lo que han votado.

  2. celestino

    Hombre no! Para contentar a nuestra bancada sería suficiente con empezar a revisar concordatos y privilegios; que el ámbito de la “pela” suele ser más eficaz.

    Personalmente, no entiendo el disfraz de nuestra nueva alcaldesa socialista para la ocasión; que vaya representándose a sí misma si quiere pero no representando a ninguna institución, que para algo (creo) que nos hemos dado un Estado aconfesional.

  3. Bolita

    Más que acudir al pasado guerracivilista de la quema de Iglesias, muy propia de fundamentalistas ideológicos que no saben perder, me gustan más los argumentos que esgrime Don Pepe Cora en la columna del 11 de Junio, sobre algo que deberian reflexionar los flamantes nuevos Alcaldes, me refiero a la ciudad de S. de Compostela que, sic ” una ciudad que nace, crece y se desarrolla por, para, según, so, sobre, tras la Iglesia; que sin ella carece de historia y de sentido, que en todo el mundo es reconocida como uno de los centros espirituales de mayor influencia y nombradía, que a ella acuden sin cesar peregrinos de zapatilla, pedal o embrague, que en ellos encuentra razón de ser para muchos de sus negocios…))”.
    Aunque….no demos ideas con lo de “podría resultar de interés para los lucenses recuperar la archidiócesis, el peregrinaje y lo que se avenga….), tampoco es cuestión de iniciar una guerra Irmandiña.

    Discrepo de Celestino, en el sentido de que la nueva Alcaldesa se disfrace, se supone que representa a todos los lucenses, católicos, agnósticos, ateos, derecha, izquierda y mediopensionistas, por tanto no veo impedimento para seguir las Tradiciones, no obstante, cumple tal vez cierto pragmatismo y se me ocurre que la ceremonia en la Catedral podria limitarse a la ofrenda sin otra clase de Ritos de tipo confesional.

    PD) Saludos Scéptika, te he leido semanas atrás, por lo que creo que debes acudir a leer cuando menos.

  4. Aureliano Buendía

    Desde mi posición de “fundamentalista ideológico que no sabe perder”, le diría al Sr. Bolita que mire dónde pone las mayúsculas, porque, en mi post, yo me refería a la “quema de algunas iglesias”, mientras que él hace referencia a “la quema de Iglesias”.

    A ver si va alguno a pensar que quiere Vd. incendiar la coleta del líder.

    Yo estoy seguro de que es sólo una errata, pero hay que tener cuidado con lo que se pone en Internet, que no se sabe a dónde pueden llegar las consecuencias. Pregúntele a Guillermo Zapata, ex-Concejal de Cultura del Ayuntamiento de Madrid, cuya brevedad en el cargo sólo es parangonable con su incontinencia tuitera.

Comenta