Alicante y Jijona

Ha estado agudo el presidente del Gobierno a la hora de describir la situación en el PP. Dijo Z que los populares que quieren cambiar se quedan con el líder actual, y los que no quieren cambios, buscan otro. Una contradicción muy española.
Eso sí que es estar a la baja. Ser la oposición y que el Gobierno se chotee ante tus narices a menos de tres meses de las elecciones. El diagnóstico presidencial no puede ser más optimista para los intereses de su partido. Según Z, se trata de un jeroglífico sin solución. Y ahí sí que puede equivocarse, pues intrínseco a los jeroglíficos es tener una solución, por muy críptica que sea, puesto que de lo contrario, no serían tales, sino una mamarrachada de garabatos colocados al buen tuntún.
Por ejemplo, deberían fijarse los populares en la industria turronera, donde nunca encontraron inconvenientes para ofertar el duro, el blando y hasta el de chocolate, sin que en ningún momento dejase de ser turrón. O en los demócratas norteamericanos, que llevan meses de aparente sangría fratricida hasta dar con un candidato. Claro que eso pasa por tener dos opciones, y no es el caso. Aquí los críticos _ ahora también Elorriaga _, sólo dicen que Rajoy no vale, y así no hay quien vote.
Mientras eso ocurre y junio avanza a mantas de agua, su adversario natural, es decir, Z, le ofrece pactos y concordias sin cuento porque ya no sabe cómo administrar la jauja que le ha tocado vivir en estos cien días de respeto que el Gobierno concede a la oposición, y no al revés como venía siendo habitual. Lo cierto es que el presidente se ha encaramado al micrófono, y adecuando su pose a la de Antonio Flores, se ha puesto a cantar: “Prometo ver la alegría / escarmentar de la experiencia / pero nunca, nunca / más usar la violencia”. Los maitines tienen que estar la mar de entretenidos.

2 Comentarios a “Alicante y Jijona”

  1. Manel

    Totalmente de acuerdo con la teoria del submarino de Jabato. Y me atreveria a dar dos nombres: Zaplana y Acebes.

  2. bvcnxzmS

    I USUALLY TAKE MINE ON THE WAY TO WORK, WHICH IS ABOUT 5:30 AM. ,

Comenta