Episodios Nacionales

La restauración presentada en Venecia. Hoy está en Madrid

La destrucción de Hatra a manos de los picapedreros enviados por DAESH, al igual que los anteriores destrozos arqueológicos, y ya no digamos las ejecuciones en masa o el degüello individualizado, nos llevan a evocar todo lo que pudo haber pasado en otras épocas, cuando el afán por demoler ni siquiera encontraba la oposición de quienes considerasen que aquellas piezas podrían ser unas obras de arte, o que la vida humana era un bien digno de protección.

Por aquello de darnos lustre y prez por lo mucho que hemos evolucionado, tendemos a pensar que esas cosas ocurrían de la Edad Media hacia atrás, que son siglos confusos de muchos arietes y catapultas.

Pero miren por dónde, la trituración de Hatra y de sus monumentos viene a coincidir en el tiempo con la presentación en el Museo del Prado del trabajo de restauración que se realizó en el San Juanito, nombre popular de la única escultura de Miguel Ángel existente en España, que había sido reducida a nivel de pedruscos en Úbeda, durante la guerra 36-39.

Por vergüenza torera, el compromiso de explicar el origen de los destrozos se solventó con un eufemismo a las finas hierbas, achacándolo a un “episodio iconoclasta de los años treinta”, así, sin especificar demasiado, no vaya a ser que se solivianten las familias de los autores e incluso haya que pagarles indemnización.

Episodios iconoclastas hubo tantos en ese momento que al canario Benito Pérez Galdós le darían para escribir otros tantos como los que él llamó Nacionales, de modo que si también le tocó a Miguel Ángel sufrir uno, solo fue por estadística.

Eso sí, cuando veamos la próxima demolición en territorio yihadista, que no se nos ocurra buscar las últimas referencias en el Medievo. Las tenemos por aquí mucho más cercanas.

Comenta