Esas madres españolas

La clave en la mano izquierda

Antes, cuando no había tablet, se entregaban a los brazos de Morfeo, procurando no roncar para no despertar al de al lado. Era una señal de tranquilidad parlamentaria.

Incluso se dedicaron a actividades más creativas. Con los dibujos preciosistas que Carrero Blanco plasma sobre los folios timbrados del Consejo de Ministros se haría una exposición sin desdoro. Franco lo sabía y jamás se lo echó en cara porque todo estaba en su orden y concierto. Era una señal de tranquilidad gubernativa.

Después se pilló a Revilla, muy feliz y entusiasmado, revisando las prietas curvas de una zagala nudista, un paisaje relajante, candoroso y hedonista. Era una señal de tranquilidad de conciencia.

Ahora ha sido doña Celia, Villalobos y arriolista, que a espaldas de su jefe junta con un dedo caramelos. Candy Crush se llama el invento, media España lo practica. Mala defensa ha tenido negarlo en primera instancia. Estas cosas son así, hay que estar muy orgulloso, ya lo dice el hombre-orquesta. Presido el Congreso, oigo al jefe, juego al Candy y con la mano que me sobra, mis queridas señorías, cojo puntos a las medias que las tengo muy corridas.

Que se chinchen los pobrecitos, compañeros de fatigas, que solo una cosa hacen y a veces, hasta mal les sale. ¿No lo dice un estudio muy sesudo de la británica universidad de Hertfordshire? ¡Pues entonces!

Mi amigo Eduardo, hijo de la escritora Josefina López de Serantes y nieto de lucense, me cuenta que su madre preparaba la cena, cuidaba de la camada y escribía una novela, todo al mismo tiempo. Y no vigilaba también la dársena coruñesa porque había que salir fuera. Esas madres españolas han salvado dos o tres guerras, de modo que Pedro Arriola puede estar muy satisfecho, pues seguro que en llegando a casa, está la sopa caliente.

Un comentario a “Esas madres españolas”

  1. SEito

    Bronca por la tablet y silencio por el móvil del que está hablando tras el presidente . Así va el panorama de las cámaras sobre las cámaras . Buscando el gadget para ser consumido
    en horario de máxima audiencia y recalentado hasta encontrar el siguiente .

Comenta