Yo no soy copto

Los 21 coptos

Es realmente asombrosa la mansedumbre con la que el mundo acepta el degüello de 21 cristianos coptos a manos de esos enmascarados negros, viva imagen de los fantasmones que se llevan las almas en la película de igual nombre, Ghost.

El asombro es mayor cuando se compara con el revuelo armado tras el asesinato de los dibujantes de Charlie Hebdo, lo cual induce a pensar que existen grandes diferencias entre una masacre y la otra.

Por la catadura de sus autores no ha pasar la línea separatoria, pues en ambos casos los enloquecidos personajes del kalashnikov y la faca dicen ejecutar a favor de la misma causa. Tampoco en la naturaleza de las armas utilizadas parece residir el motivo de la diferencia, porque incluso se puede decir que el kalashnikov siempre ha disfrutado de mejor prensa que las charrascas.

Está claro que el número de víctimas tampoco es determinante. Son 12 contra 21. Sin embargo, en la siguiente comparación aparece un dato que podría ser influyente. Una matanza se produce en pleno centro de París y la otra, en una playa de Libia que hay que mirar en el mapa para saber dónde está.

Eso es importante, porque lo que ocurre a una distancia prudencial de nuestras casas siempre nos ha inquietado mucho menos, como bien saben todos los escritores que comienzan sus cuentos diciendo que los acontecimientos ocurren en un país muy, muy lejano, para que nadie se asuste. Oiga, mire; será lejano para usted, pero a mí bien cerca que me queda.

Ahora bien, la causa final tiene que estar en las ideas religiosas de las víctimas. Los de París eran unos ateos redomados y todo se acaba para ellos. En cambio los cristianos creen en la vida eterna y no les importa tanto morirse. Tiene que ser eso, porque si no, no se explica.

3 Comentarios a “Yo no soy copto”

  1. Luis Latorre

    Totalmente de acuerdo. Cuanto más lejos está la noticia más muertos hacen falta para que se publique por aquí, y para que provoque más reacción que levantar la ceja diciendo “¡hay que ver…!” para pasar inmediatamente a la página de deportes.

  2. SEito

    Por no manifestarse, ni la Católica iglesia de por aquí propone nada en honor de los martirizados, de tanto no saber salir de lecturas de Vidas Ejemplares en pasado .
    Si en ocasión de la agonía de un Papa se abrieron las iglesias para quien quisiera rezar
    ( menos La Catedral de Santiago ¿? ) ¿ no habrían de sonar las campanas con llamada a difuntos generalizada para despertar a los vivos ? .
    Ya que no se puede esperar nada en este sentido de la olvidadiza sociead actual, que parece querer olvidar su origen y solo se hace el selfie cuando los muertos son laïques
    alguien desde los obispados debería poner en marcha una llamada de atención pública y notoria, más allá de la previsible interposición en Misa en el momento de la ristra de peticiones acabadas en el ” te lo pedimos ” Señor .

  3. Bartolo

    @Luis Latorre:
    Disiento, lo que se está viendo aquí es mediocridad, pícaresca, silencios cómplices, falta de ideas, sin rumbo, sin conductor, sin frenos y por la pendiente hacia el precipicio nacional.
    Descansen en paz los pobres coptos.

Comenta