Los Alvite

José Luis Alvite

La saga periodística de los Alvite arranca con Jesús Rey Alvite, maestro y colaborador de un buen número de cabeceras, como Galicia Nueva, de Vilagarcía, Alma Gallega, de La Habana y principalmente El Eco de Santiago. Publicó durante años la guía de las fiestas compostelanas, y monografías olvidadas. La sultana del Morrazo fue una de ellas.

Dicen las crónicas que murió en la estación de ferrocarril de Portas, la patria chica de Domingo Fontán, que a su vez fue el autor del primer mapa moderno en España, el de Galicia.

Continúan su vocación dos de sus tres hijos, Pepe y Jesús Rey-Alvite, ya con el apellido engarzado. Conocí a ambos. Primero a Jesús, porque ejercía de corresponsal de El Progreso en Santiago. Simpático y cascarrabias, vivía su día glorioso en las páginas lucenses cuando salían las notas del Selectivo, o sea Preu, o sea Selectividad. Fue el heraldo del éxito o del fracaso de varias generaciones.

A Pepe lo traté el año en que Efe me mandó a Santiago. De él siempre se dice que fue un todoterreno eficaz, de esos periodistas que conocen la ciudad sin necesidad de despertarse. Y es verdad.

Hijo suyo fue José Luis Alvite, el columnista del Savoy donde se daban cita las almas del nueve largo, fallecido el jueves en Santiago. Hoy sus amigos y colegas se deshacen en elogios hacia él y hasta es posible que le caiga algún homenaje, siempre con la bandera de haber sido libre, descarnado y ácrata.

Sin embargo él reprochaba a Galicia que le exigiese ser japonés para triunfar y elogiaba a Fraga con un argumento demoledor: Lo critican muchos gallegos, por lo tanto tiene que ser un buen político. Tampoco tenía mala opinión ni de Núñez Feijóo, ni de Rajoy.

Es evidente que Alvite fue un anarquista del nueve largo. Que nos espere mucho tiempo.

6 Comentarios a “Los Alvite”

  1. Bartolo

    Como decia él mismo “es un personaje, y los personajes no se merecen un reproche sino una crítica literaria”.

  2. MIRANDA

    El cáncer llamó a su puerta . El no quería abrir pero….se había dejado la llave bajo el felpudo.

    Ayer colgaba el cartel de “Cerrado por defunción” en la puerta del mítico Savoy, el club en que siempre se consideró una buena racha que entrasen dos personas y no saliesen más de tres.

    Se nos ha ido Alvite y su alma del nueve largo en ebullición permanente de metáforas, historias imposibles, retratos de perdedores y ambientes de humo y decadencia.

    Desconcertante, imprevisible, indomeñable, el talento de Alvite brillaba con luz propia, forjando sueños de los que convenía despertar antes de que se cumpliesen.

    Con Alvite se han marchado Ernie Loquasto, Pavesse, Fiore, gansters amigos, tipos tan desconfiados que incluso cacheaban a su madre antes de abrazarla.

    Y se ha ido Lorraine Webster, artista del club, una de esas mujeres que parecían haberse aseado el rostro con el agua de enjuagar el pubis. Una mujer que, como Kate Sinclair, es de esas que después de una noche de lujuria, se ponen las gafas de leer para buscar las bragas.

    Y nos ha dejado el boxeador Sony Sullivan y otros delincuentes de tan poca monta que apenas reunían en un atraco el dinero suficiente para el bus hasta el siguiente atraco, mafiosos de poco pelo que parecen vestidos a bocajarro y que, si cenasen langosta vomitarían repollo.

    Y tampoco volverán las coristas de películas de dudosa clasificación, en la que la única prueba artística que les hicieron fue probarles una barra de labios y un bidé. Ni volveremos a saber de los cronistas del Clarion, como Chester Newman, natural de un pueblo en el que hasta el viento respetaba los semáforos, y que un dia escribió que lo malo de acariciar a una mujer es que corres el riesgo de que te mejore el carácter y se te joda la letra.

    Tampoco oiremos más de hijos del infortunio como Eddy Novaro, aquel que vivió durante años con arreglo a una frase que lo mantuvo todo el tiempo en vilo «La vida de un tipo como yo consiste en huir a tiempo de los cuatro fulanos que te persiguen cuidando de no llegar al sitio donde te espera el resto»…

    En fin, que con Alvite se han ido sus historias y personajes del Savoy,
    recogidas en columnas, escritas y radiadas, que a su vez formaron libros entrañables. Cuando le diagnosticaron el cáncer que acabaría con su vida, escribió una carta de despedida a Carlos Herrera, con quien colaboraba en la radio y que prologó sus Historias del Savoy…
    Herrera la leyó en la radio con emoción mal contenida, y yo no me resisto ahora a buscarla y reproducirla más abajo, porque su recuerdo lo merece.

    Descansa en paz, Jose Luis. Gracias por todo. No te olvidaremos.

  3. SEito

    El cambio tan anunciado desde hace lustros, comenzará con la dedicatoria del Día das letras galegas, a quien tanto nos ha hecho gozar escuchandole en sus crónicas del Savoy .
    Un ácrata a la gallega bien se lo merece .

  4. Un lector

    No se confunda, Seito. Aunque gallego era Alvite y otros muchos que escribieron en castellano, la lengua más hablada, leida y escrita, con diferencia, en esta comunidad, el finado columnista no puede aspirar a las honras del Dia de las Letras Gallegas, ni pudo participar en eventos o premios culturales gallegos, o la televisión y radio gallegas, ni existió para los “intelectuales” de los corrillos culturales y literarios, porque solo los gallegos que usan el gallego pueden tener ese privilegio.

    La propuesta de usted es lógica y razonable, y por supuesto que Alvite lo merece, pero la camarilla patanegra que se ocupa de estas cuestiones, no importa quien gobierne, excluye totalmente a los hispanohablantes. No importa que sean brillantes y gallegos como Jose Luis Alvite, que en paz descanse

    Es absurdo, injusto y empobrecedor, pero es lo que hay, señor mío.

  5. lolo vazquez

    Alvite ( en paz descanse ), podría escribir una crónica descarnada de investigación sobre ¿porque en los Juzgados de Lugo se ha presentado Concurso de Acreedores de 2 empresas- AULABUS y SICMA con 1,8 M€ y 1.1 M€ de pasivo, -cifras grandes- que aquí solo tenían una delegación?
    Lo publica El Progreso de hoy pagina 8. Es curioso son 2 empresas nada vinculadas con Lugo pero si uno rasca un poco verá que se constituyen en 1994 en Madrid, que a ellas estuvo ligado el ex jefe de la Policia Municipal de Madrid-cesado por lo del Madrid Arena- Emilio Monteagudo, nombrado en su momento por el Concejal de Seguridad- Pedro Calvo Poch- este si ligado a Lugo y que ambas empresas están vinculadas a la trama de corrupción de formación en Andalucía a través de una Fundación llamada FUNDOSA.
    ¿Porque se hace esto en los Juzgados de Lugo? ¿quien o quienes son los propietarios de estas empresas? ¿ Porque se consigue una quita del 50% de la deuda y un aplazamiento de pago de 5 años?. ¿ Quienes son lo acreedores?
    Veamos con paciencia lo que dice Google de todo esto y a lo mejor hay sorpresas.
    Lamento el fallecimiento del maestro Alvite.

  6. Aureliano Buendía

    No quiero dejar pasar la oportunidad de mostrar también mi pésame por la muerte de Alvite, que me ha proporcionado ratos memorables de lectura.

    Quiero creer que habrá un apartado del cielo donde la metáfora y la ironía tengan su hueco; seguro que a Alvite le nombran encargado.

Comenta