El becerro de oro

Los escudos y sus eliminaciones

Cuando el pasado mes de septiembre se presentó el suculento acuerdo alcanzado entre el Real Madrid y el Banco Nacional de Abu Dabi, pocos repararon en las modificaciones operadas en el escudo del club que a partir de entonces figura en las tarjetas de crédito de la entidad bancaria de los Emiratos Árabes.

Ni siquiera se hizo mención a ellas porque en el fondo nadie estaba muy orgulloso de haberlas realizado. Si ahora se han puesto de manifiesto será por imitar lo sucedido en el Gólgota, ya que “todo se ha consumado”.

Se dice que el Real Madrid eliminó la cruz de su escudo para no herir susceptibilidades entre los lectores del Corán, y en ese razonamiento se cometen no pocas incorrecciones. La primera y más evidente es considerar que los lectores del Corán son tontos de remate y los cristianos, unos flojos de cojones.

La segunda, más técnica, es que no se ha eliminado la cruz, sino el globus cruciger, vulgo orbe rematado con la cruz, símbolo egipcio adaptado por el cristianismo y presente en la corona española que lo traspasa al club con carros y carretas en 1920, cuando el Rey le concede el título de Real.

Por lo tanto, lo que ha hecho Florentino no ha sido solo una bajada de pantalones, un insulto a la inteligencia islámica y una ofrenda ante el becerro de oro, sino también un desprecio a Su Majestad Felipe VI, al que esperamos no volver a ver en el palco del Bernabéu, o como acaben llamándolo, por coherencia y justa correspondencia a la cuchufleta recibida.

Florentino se ha erigido en Pontifex Minimus, en imitación de su colega del Paris Saint Germain, que borró de su escudo la cuna de Luis XV para agradar a los mismos, pues consideraban que la estirpe del rey había iniciado las cruzadas. Mucha mierda.

6 Comentarios a “El becerro de oro”

  1. Aureliano Buendía

    En realidad, y en lo que es mi personalísima opinión, creo que Florentino Pérez se ha quedado corto.

    No sólo tenía que haber suprimido la cruz del escudo del Real Madrid, sino que tenía que haber añadido una media luna, en lugar más visible que el que ocupa la discretísima cruz, en lo alto de la Corona Real.

    El añadir el símbolo del Islam generaría una corriente de simpatía en los países musulmanes, mientras que, en el propio entorno natural del Real Madrid (este Occidente de nuestros dolores), la eliminación de la Cruz sería igualmente bien vista, como muestra de una actitud progresista y laica, que es lo más de lo más, a estas alturas.

    Y ya puestos, habría que ir pensando en eliminar la Corona y modificar la denominación, que lo de “Real” es algo casposo, a fuer de monárquico.

    “Republicano Madrid F. C.” sería una nomenclatura mucho más admisible y adecuada a los tiempos que corren.

    Y, además, actuar de esta forma que propongo, puede que no sea más que adelantarse a los acontecimientos. Tal como va el asunto, es posible que el cambio de nombre venga impuesto por Decreto de Pablo Iglesias, cuando se produzca su advenimiento.

    Y, en la misma forma que el Real Madrid, caspa y casta, debe modificar su denominación, habrían de corregirse muchas otras.

    Yo mismo, si me apellidara Matamoros, iría corriendo al Registro Civil a enmendar semejante destrozo. Mi duda sería qué apellido adoptar: entre Zapatero, Monedero o Ulianov, no sabría por cuál decidirme.

  2. admin

    Los dolores de Occidente no son nada comparados con los que usted vaticina.

  3. Aureliano Buendía

    Por supuesto.

    Vengo a decir que la situación está bastante mal. Pero ello no quiere decir que no pueda empeorar.

    Hemos de recordar que, en países como el nuestro, con hipertrofia jurídica (miles de normas promulgadas para no ser respetadas), sólo hay una Ley que se cumple, invariablemente: la de Murphy.

  4. MIRANDA

    Más que becerro de oro, cumple hablar del becerro de petróleo, que es el oro líquido que convierte a los emiratos árabes en los amos del cotarro. Será por pasta….Y bien que le ha ido a Florentino en sus negocios con oriente.

    Así que ahora AbuDabi-IPIC- Cepsa se convierte en el sponsor principal del club merengue, siendo los demás patrocinadores Emiratos, Adidas, Bwin, Mahou, Microsoft, Audi, BBVA y STC. Se estima que el acuerdo podría ascender a entre 20 y 25 millones de euros por temporada y se establecería por un periodo de tiempo que podría oscilar entre los 15 y 20 años.

    La pasta estatal emiratí se encargará de aportar fondos claves para el proyecto de remodelación del estadio Santiago Bernabéu, que naturalmente, pasará a llamarse Estadio Abudabí SantiagoBernabeu, o viceversa, “Como ellos quieran”, que dice Florentino.

    Queda por ver si, además de retirar la cruz, no se producen otros cambios en las instalaciones del AbuDabi-Bernabeu a la usanza musulmana. Vgr: separación de sexos en piscinas y vestuarios, instalación de mini-mezquita, comida halal en el restaurante, obligación de cubrirse las chicas, simbología de medialuna, y todo eso. Porque el islamismo no es una religión respetuosa como otras, sino que su objetivo último es imponerse, por la via del petrodólar o de la violencia

    El que sabe mucho de negocios con los primos de las chilabas es el Borbón emérito, que no creáis que va a AbuDabi de excursión, o para meter la pata con la primicia de Alonso a McLaren,- ¿por qué no te callas?-sino posiblemente, presuntamente, a recoger su parte de este sponsorazgo o de cualquier otro. Como suele.

  5. Bartolo

    A Don Floren lo que le ha ido bien son los negocios a la sombra del Poder.

  6. Digo yo...

    Hombre, puestos a dar coba a los jeques musulmanes, podrían eliminar -futbolísticamente hablado, por supuesto- a Cristiano Ronaldo… con semejante nombre no se puede jugar en Qatar ni en Arabia Saudita. Vamos, digo yo…

Comenta