El Gran Fran

Empieza el espectáculo

El pequeño Nicolás gatea por las páginas de la prensa en primera persona. Después de haber sido relajado en estatua durante las cinco últimas semanas, ahora sale de su escondite y se manifiesta de viva voz y sin intérpretes. Su objetivo es eliminar de la mente de los españoles al pequeño Nicolás y sustituir el personaje por otro al que bautizamos como el Gran Fran. Y aunque, como él dice, jamás le llamaron así, le va a costar trabajo desprenderse del apodo por el fuerte arraigo conseguido durante estos 38 días.

A partir de ayer, sus palabras van a ser troceadas y diseccionadas mediante arte cisoria y se intuye gran revuelo. De momento, todo lo que sale de su boca es de grueso calibre. El personaje no defrauda ni lo más mínimo a la expectativa creada. Ítem más, la supera por los cuatro costados. Acostumbrados como estamos a lo contrario, es decir, al gran anuncio y al parto de los montes reducido a ratón, el pequeño Nicolás, perdón; el Gran Fran es un inmenso caudal de sorpresas que a nadie dejará indiferente porque lo suyo es monumental, elefantiásico, disparatado, enorme y cuantos adjetivos de tamaño quieran ustedes aplicarle, al menos, hasta que se demuestre lo contrario y alguien pruebe que realmente al Gran Fran solo le alimentan delirios de grandeza. Y no tiene pinta de que ésa sea la única explicación de este sorprendente fenómeno.

El caso exige que se le apliquen los sabios consejos de Jack el Destripador y vayamos por partes. Hay donde elegir. Zarzuela, Moncloa, CNI…

Detengámonos en una de sus frases para reflexionar durante este domingo: “Me encargaron solucionar el problema que tiene España con Cataluña”.

¿Es o no es como para erigirle un monumento? No sé, quitarle la efigie a Cervantes en la Plaza de España y poner otra del Gran Fran? Seguiremos muy atentos.

2 Comentarios a “El Gran Fran”

  1. Aureliano Buendía

    Por más que el personaje parece de ópera bufa, y no pasaría, en principio, de ser otro producto de esos que sólo España es capaz de excretar de cuando en vez, a mí hay algunas cosas que no terminan de encajarme.

    Quizá es que nos hemos vuelto tan desconfiados (no sin razón) que ya damos importancia a todo, pero, si este muchacho miente en todo, y sólo es un timador barato con algún problema de personalidad, ¿cómo coño (con perdón) apareció en la proclamación del Rey?.

    No quiero pensar que el resto de lo que dice sea verdad. Desde luego, si realmente el Gobierno, para “resolver el problama catalán”, o la Casa Real, para interceder en el caso Urdangarín, han de recurrir a elementos como este buen rapaz, es que el país está todavía peor de lo que pensamos, que ya es decir.

    Si así fuera, sería bueno adelantar las elecciones o, mejor dicho, prescindir de tan molesto trámite, y entregar directamente el poder a Pablo Iglesias, en una República, como a él le gustaría, donde no hubiera Parlamento, sino un buen Soviet Supremo.

    Tras ello, el que tenga dinero, que se exilie; y el que no, que se joda.

  2. Bartolo

    De lo que no cabe duda es que cada vez salen comisionistas más jóvenes !Que pedigrí! salvo que sea un reality show de la política, que frivolice los acontecimientos, y apacigüe los animos, el pequeño Nicolas ha demostrado preparación e imaginación inagotable, lo que para cierto nivel de determinada parte de la sociedad, va muy bien. La Esteban debe estar que trina, y los consumidores de la tele ¿Para que quieren mas “asaltos vociferantes en un ring- en el plató, entre politicos y “periodistas pagados”, si tendremos al personal pendiente de Nicolas durante toda la campaña electoral? Porque esto no ha hecho más que empezar, y como siempre, hay un denominador común: EL DINERO. Sin él no se alquilan pisos, no se pagan coches y chóferes, no se pagan comidas, no se paga la matrícula de la Universidad. En definitiva, no se puede ser “el pequeño Nicolás”.¿Y de donde sale la pasta? su presencia en ciertos entornos, tanto a nivel político como empresarial, en cierto tipo de eventos, donde es normal la presencia de groupies, simpatizantes, fans, etc. que se hacen fotografías con todo el mundo y cuya presencia, transcurrido un tiempo, deja de llamar la atención por ser un conocido “inofensivo”, por eso hay que ser ingenuo para tragarse semejante rueda de molino de un tío que hasta se contradice hablando de quién lo detuvo, unas veces decía que le había detenido Asuntos Internos de la Policía y que incluso bajó el Comisario Jefe a saludarle, y otras hablaba de “los guardias civiles” que le detuvieron. Eso sin mencionar que qué pinta Asuntos Internos deteniendo a alguien que no es miembro de la Policía (ni de la Guardia Civil), (tenía en su casa placas de la Policía Municipal y de la Guardia Civil que si no es algo ilegal sí puede ser una explicación de cómo lograba acceder a lugares a los que no había sido invitado, todas las reuniones con políticos, director del CNI… de las que daba detalles eran reuniones que él había pedido, no reuniones que ellos le hubieran solicitado.
    Mientras tanto, medio país colgado de la tele tomando en serio el delirio de este rapaz, un delirio muy estructurado pero un delirio al fin y al cabo, un síntoma más de la decadencia de este país: cualquiera puede llegar a contar cualquier cosa y todo un sector de los medios le dan alas. Decadencia, pura decadencia, terminaron mareados porque no ha dicho NADA ¡¡¡¡Por otra parte si hay políticos que se inventan e inflan el currículum, ¿porqué no se iba a inventar una vida?

Comenta