Muertos votantes

El Jueves ya lo predijo

No es extraño que Bob Esponja pueda votar el 9N en Cataluña. Aunque sea un dibujo animado de cabeza cuadrada, cuerpo delicuescente y extremidades de bogavante, nos llevaría semanas determinar si es o no poseedor de los derechos correspondientes.

De momento, tal como ha comprobado un periodista, el mecanismo habilitado para la consulta no lo detecta como intruso. Se ha registrado y nadie le ha dicho que estuviese quietecito porque era un fraude de ley. Ni a él, ni al Cid, ni a Elvis Preysler. Todos ellos han formalizado su inscripción sin problemas. Otro asunto será que se presenten.

Ésa es la broma orquestada contra Mas en pleno Halloween de muertos vivientes y zombies resucitados que se arrastran por las calles convencidos de que asustar a los demás es el mejor método para no asustarse ellos mismos.

Ya estábamos avisados de que el sucedáneo iba de pantomima, de carnaval y fiesta transgresora, de modo que ir bajo la piel de Bob Esponja entra dentro de lo esperado. No tendrá efectos jurídicos, como el zumo de nactarina. Ni siquiera está hecho para todos los catalanes. Solo para los independentistas. Es una fiesta, como las que preconiza Pocholo, pero con más gente. Y tanta. Va a ir hasta el Cid, que de muerto viviente sabe la tira.

Y si la suspenden, por aquello de que el Estado está empeñado en decir que todos somos dueño de todo y no solo del terruño, Mas prepara el sucedáneo del sucedáneo, el voto áulico que se emite directamente desde la plaza de Sant Jaume, convertido en un nuevo Lutero protestante ante la Dieta de Worms.

¿Y si mañana Palencia le declara la guerra a las Filipinas? ¿Tendremos que ir todos aunque solo hayamos estado en Palencia para ver la catedral de San Antolín y el Cristo del Otero de Victorio Macho? Que lo diga Bob Esponja.

2 Comentarios a “Muertos votantes”

  1. MIRANDA

    No comprendo el intento de lapidar a Esperanza Aguirre por una chorrada con auxiliares de tráfico, mientras aplauden y justifican la coz contra la Constitución, el fraude contra la ley, la malversación y la dilapidación, el riesgo de fractura de la unidad nacional y el gasto multimillonario de una consulta absurda por inviable.

    Tampoco comprendo cómo es que Convergencia no se revuelve contra Arturo Mas, empecinado en convertirse en mesías….al precio de perder más y más escaños, que ya anda por la mitad de los que tenía hace cuatro años, además de romper con Unión, destruir a Convergencia y encarrilar hacia la presidencia a Junqueras, que naturalmente no querrá tratos con un perdedor. Si eso no es un desastre, venga san Apapucio y me desmienta, !si hasta va a conseguir que triunfe Bocapato!!.

    Y menos aún comprendo que solo los catalanes parezcan dignos merecedores de la independencia y el autogobierno porque ¿ no podría “secesionarse” otra provincia o región española? ¿Y podría hacerlo una provincia o zona catalana que no se identificara con el proyecto independentista de Arturo y quisiera sumarse al otras, o bien seguir siendo españolas, si así lo desearan?
    ¿Por qué no se pueden organizar consultas en Sabadell, Lérida, Tarragona, o incluso los catalanes de la diáspora unidos? ¿Por qué no dejaron que el Valle de Arán se independizase como demandaba en su momento?.

    Cierto, el valle de Aran nunca fue un reino. Pero tampoco lo fue jamás Cataluña, (como si lo fue Escocia), que nunca pasó de ser un barrio o condado del Reino de Aragón en su salida al mar.

    Es decir no veo por qué Cataluña puede permitirse lo que no pueden sus ciudades y provincias o las demás del reino de España.

    Cuando además el despilfarro y el saqueo, la parafernalia y el autobombo, han vaciado las arcas catalanas con total impunidad, (¿veremos a los Pujol en la trena como a Granados, pese a trincar muchísimo más? No lo creo.), resulta sangrante meterse en pamemas cuantiosas y absurdas. Mucho más justificar la mala gestión y la dilapidación diciendo que “los españoles les roban”. Se roban solos. Mejor dicho, tienen sus propios ladrones autóctonos.

    Desmembrar España en un mundo más y más globalizado es el síntoma máximo del papanatismo, la torpeza y la desorientación.

  2. Aureliano Buendía

    Quizá, no tardando mucho, tendremos en toda España elecciones con un valor democrático similar a la grotesca consulta de Mas.

    Si bien se mira, estos muchachos neocomunistas que parece que se van a llevar el sistema por delante, tienen razón.

    Explíquemonos: los problemas del país vienen de no haber sabido elegir adecuadamente en las elecciones, porque no se escogió la opción buena, o porque no la había. Si hubiéramos elegido gobernantes honrados y eficaces, no habríamos llegado a la lamentable situación que padecemos.

    Ergo, si tenemos un mecanismo adecuado para gobernarnos, pero no somos capaces de hacer uso de él, ¿para qué coño lo queremos?. Lo mejor es suprimirlo, legalmente o de facto.

    O sea que, o se acaban las elecciones, que es algo que está tan pasado de moda que ya sólo sirve para que algunos, como Artur Mas, hagan parodia del sistema, o continuamos con unas elecciones en las que el Poder (el Poder de Podemos, naturalmente) nos prive de la posibilidad de errar. Con la papeleta única, es imposible equivocarse; forzosamente, has de elegir la opción correcta.

    No, si al final, todavía les deberemos un favor.

Comenta