Libertad de mito

Ribero Meneses en busca de las raices españolas

El filólogo Jorge María Ribero Meneses ha escrito un libro innovador titulado “Burgos, Palencia, Asturias y Santander: la cuna castellana del pueblo catalán”, y su colega alemán Martin Haase descubre que la lengua gascona, la de Gascuña, influyó en el vasco, y no al revés. Vamos, que lo autóctono y el aislamiento lingüístico son mitos sostenibles hasta que llega una investigación no interesada y los echa por tierra.

Pero España, país de albedríos y dictaduras a partes iguales, admite la libertad de mito, consistente en creer cada uno lo que le dé la gana, lo cual está muy bien, pues permite una existencia cómoda y relajada, sin grandes preocupaciones culturales, ya que la cultura es un traje que se hace a medida, te lo enfundas y a vivir que son dos días.

Por eso hay Guardiolas y Velencosos, el que se cree catalán y para de contar, y el que se tiene por catalán, español, ciudadano del mundo y pitufo. Bueno, también existen Kikos Riveras, que le manda un mojón al primero para demostrar el acierto de la frase “hay gente pa tó”. Tan pa tó la hay que la propia frase se atribuye a Ortega, a Rafael Gómez El Gallo, a Guerrita y al Lagartijo. Lo dicho, cada cual con su traje.

Es difícil encontrar tanta diversidad y son muchos los que piensan que en ello radica la esencia del carácter español, el mismo que nos permite ser cuna de grandes genios y de grandes tarugos sin que ninguno deje de ser compatible con el otro. Y por eso también se siguen publicando cada año gruesos volúmenes que tratan de desentrañar lo que somos, lo que fuimos o lo que queremos ser, tres escenarios complejos mientras subsista la libertad de mito, que es derecho conseguido a base de mucho porfiar. Que se lo pregunten a Santiago, nuestro patrón, que fue el primero en instaurarlo sobre caballo blanco.

2 Comentarios a “Libertad de mito”

  1. MIRANDA

    Lo que tienen los mitos es que enseguida dejan ver la trampa y el cartón, apenas asoman los historiadores y estudiosos de la cosa.
    Cierto que cuando el pueblo se apropia de un mito, lo asume, digiere y transmite a las nuevas generaciones ,este parece tomar carta de autenticidad, pero no hay tal.

    En la declaración soberanista catalana se citan episodios históricos para justificar su independencia que han resultado ser pura filfa. El nacionalismo catalán se inventa una historia que nunca fue. El término Cataluña y la lengua catalana son mucho más tardías que otras regiones españolas. Se la menciona por primera vez es a finales del s. XII, y en catalán, ya en el s. XIII

    Ramón Berenguer IV, que casó con Petronila, hija de Ramiro II de Aragón era conde de Barcelona. Ni conde de Cataluña ni príncipe de Cataluña. Porque Cataluña jamás fue un reino, y menos aún una nación. Tan solo era el condado de Barcelona. Y el rey de Aragón ejercía allí su gobierno. Mientras que ýa existían el reino de León, de Castilla, de Navarra, de Aragón, etc.

    Y en cuanto a la lengua, el gallego en la poesía, con las Cantigas, y el castellano en la prosa de Alfonso X el sabio, fueron los idiomas pioneros, y el catalán surgió después.

    Ha sido un error grave el dejar la Educación en manos de los independentistas, porque están enseñando a los estudiantes una historia preñada de mitos y falsedades, además de excluir y proscribir la lengua oficial del Estado, hasta el extremo de vetarla….para abrir vías al árabe con miras a captar para la causa secesionista al casi medio millón de marroquíes que viven en Cataluña.

    Establecido que no hay base histórica ni para la independencia ni para el autogobierno, ni Cataluña ha sido jamás reino o nación, como es el caso de Escocia, uno se pregunta si los votantes de CiU son conscientes del atolladero en que Arturo Mas y sus amigos republicanos están metiendo a Cataluña. Y lo que es peor, ¿aceptará CiU que Mas deje la Generalitat en manos de quienes llaman a la desobediencia civil?

  2. Bartolo

    Genios y tarugos se pueden encontrar en otros grandes paises, baste recordar Rusia y Alemania, bien es cierto que mal de muchos consuelo de tontos….
    El sentido de pertenencia que necesita todo ser humano, han sabido aprovecharlo los nacionalismos separatistas beneficiados primero por los medios que el Estado les cedió en el 77 del siglo pasado, y han sabido potenciarlo, no sólo ante la inacción de los gobiernos consecutivos desde entonces, sinó aumentados a base de transferencias; llegados dia de hoy, una vez creada la fe nacionalista en base a ese sentimiento, muchos devotos creyentes son ciegos y sordos a la razón.

Comenta