Un mapa de colores

Carmen Lozano, la denunciante

El Clínic de Barcelona ha remitido a Castilla/La Mancha el caso de una paciente de Ciudad Real atendiendo a razones de zonificación, competencias y transferencias.

Seguramente hoy son así las cosas y los manchegos afectados por la misma enfermedad que Carmen Lozano tienen que ser atendidos en su comunidad. Lo que nadie logrará comprender es que además de ser trasladada, tenga necesidad de escuchar la perorata política de un médico más debido a Oriol Junqueras que al juramento hipocrático. Según Carmen, le espetó que estaba cansado de atender pacientes de fuera de Cataluña, por la falta de pago por los servicios prestados entre las distintas comunidades, y que “como ciudadano catalán que ansía la independencia y que además, así será”, no la volvería a reconocer.

“Y me señaló un mapa con diferentes colores para que me quedara claro”.

El relato de Carmen Lozano es difícil de creer, por supuesto, pero tampoco imposible. Cada día se escuchan frases parecidas en boca de políticos y es lógico que el despropósito cale y haga mella. Después de cada discurso de Hitler había más y más alemanes que repetían sus consignas como si fueran propias, hasta que una gran mayoría acabó convencida de lo que suyo era el nacionalsocialismo desde la cuna.

Que un médico del Hospital Clínic de Barcelona le hable a una paciente como si fuera Junqueras en un mitin, tampoco es como para incorporarlo a la Enciclopedia de las Cosas que no existieron Nunca, al lado de las tierras que visitó Gulliver, los centauros y la alfombra voladora.

En todo caso es un episodio factible, tanto por la organización administrativa, como por la fractura catalana, largamente trabajada. Factible y triste.

3 Comentarios a “Un mapa de colores”

  1. Bartolo

    Sobre la zonificación habria mucho que hablar, como refleja la prensa no hace muchos meses, personalmente creo que es un error comparar con el nazismo la labor largo tiempo larvada del nacionalismo para convencer y captar adeptos, por una razón: crea más partidarios ante los indecisos “por sentirse atacados” y poco a poco se puede romper la concordia.

    (Dejo una consideración en la tira de ayer para Aureliano con un saludo, ante la política legítima del periódico de evitar el debate, por causas sabidas de todos los que aquí acudimos a leer).

    http://www.europapress.es/madrid/noticia-upyd-pide-rodriguez-comparezca-amenaza-no-prestar-atencion-sanitaria-manchegos-sermas-20140911144019.html

    http://www.elmundo.es/espana/2014/02/06/52f376e822601d9d2a8b456d.html

  2. Aureliano Buendía

    Esto es una muestra de lo que nos espera. No ya en Cataluña, que ahí puede haber, a no tardar, una frontera con país extranjero, sino en el resto de España, como no se encauce un poco el tema autonómico.

    Es curioso; los procesos de descentralización política y administrativa, en principio, se realizan para la mejor prestación de servicios a los ciudadanos. Y sin embargo, cuando la cosa se desorienta o desorbita, termina perjudicando gravemente la prestación de esos servicios.

    Pero, ¿realmente le importa a alguien, el bienestar del ciudadano?.

  3. MIRANDA

    No te sorprendas ni dudes por un momento la existencia de fanáticos exacerbados en cualquier profesión, sanitaria, docente, política, mediática, etc, gente abducida ideológicamente en el nacionalismo, que se cree superior y mejor que sus vecinos, dispuesta a plantar vallas divisorias en medio de la globalización mundial que borra fronteras, monedas y lenguas.

    Ocurre, querido Boss, que la maquinaria de Convergencia echa chispas en su intento de sacudirse las acusaciones, denuncias, sospechas y sombras de corrupción, y lo hace envuelta en la bandera patriótica del independentismo.

    Después de décadas de cobrar comisiones en las contrataciones de obra pública, aquel famoso 3% denunciado por Maragall…. y luego silenciado y encubierto por TODOS , que llegó en ocasiones al 20%, el desprestigio y público escarnio de CiU intenta blindarse tras la estelada, mayormente para mantener activo el lucrativo negocio que tienen montado y sobrevivir con las migajas de credibilidad que les quedan.

    Sometido a la Esquerda Republicana, Arturo Mas ha apostado por el secesionismo anticonstitucional y lo está engrasando con cantidades salvajes de dinero público, para convencer y presionar a la opinión pública manipulando la historia contra la unidad de España.

    Los historiadores han desenmascarado el sectarismo tramposo de estos individuos que, en realidad, intentan por todos los medios ocultar la corrupción de sus dirigentes y el expolio de las arcas públicas catalanas.
    O sea que quien robaba a Cataluña no era España, sino los Convergentes, con la sagrada famiglia pujoliana a la cabeza.

    Un cálculo somero de los contratos firmados por los gobiernos de la Generalitat desde la Transición y las habituales mordidas correspondientes, permite evaluar todo cuanto hay que ocultar tras la escueta tela de la bandera barrada catalana.

    El Gobierno de España no va a consentir que nadie se salte la legalidad vigente porque sería la quiebra del Sistema y la vigencia constitucional.

Comenta