15 años tiene mi amor

¡Toma derechos históricos!

La asociación de jueces Francisco de Vitoria ha hecho números por encima y le sale que los delitos anunciados por Mas, de consumarlos, no bajan de una pena inferior a quince años de cárcel. Ése es el meollo de la cuestión. Si cualquier español se enfrenta a penas de reclusión por incumplir tal o cual ley, ¿a cuánto le sale a este señor? ¿A quince? Pues ya lo sabemos, aunque sea por la cuenta de la vieja.

Después vendrán las ideologías, los sentimientos nacionalistas, las ansias irrefrenables de independencia, los derechos históricos y todo lo que usted quiera, pero si por estar envueltos en una bandera cada uno puede tirar por Antequera, hace mucho que las pañerías habrían agotado existencias.

A todos nos afloran derechos históricos por las orejas, pues quien más quien menos se remonta al Neolítico sin grandes esfuerzos; a todos nos preceden reyes muy barbados y el que no tiene idioma propio, tiene dos o tres dialectos larvados que en caso de necesidad se desempolvan con una academia ad hoc y cuatros textos encontrados por una madre refitolera debajo del ara del convento.

Como decía Valle, ¿dónde está la bomba que destripe el terrón maldito de España? La bomba la encuentra cualquier pendolista paniaguado con labia para engatusar masas televisivas, acostumbradas a tragarse los amores imposibles de José Enrique y Cristal Romualda. Lo complicado es el puchero y cómo conseguirlo.

Los quince de Mas comienzan con una prevaricación manifiesta si convoca una consulta a sabiendas que es ilegal, continúan con desobediencia o desacato, y quién sabe si a esos dos le sigue un delito de sedición, o alta traición, como se decía en los relatos épicos. Es bueno que él lo conozca, porque a lo mejor piensa que le van a dar el Collar de la Orden de Carlos III.

3 Comentarios a “15 años tiene mi amor”

  1. Bartolo

    La disyuntiva sería aplicar el artículo 155, si se quiere a Mas como cabeza de turco, (muerto el perro se acabó la rabia), conviene no olvidar sin embargo, que Mas, de mejor o peor forma encabeza una posición importante de la opinión pública catalana.Y !mucho cuidado con la calle!
    El problema es que cuando caiga, que seguramente caerá mas pronto que tarde, saldrá otro que cogerá la bandera, mi punto de vista es que se deberia emplear lo que define a la política: negociar y negociar y despues…negociar.
    Porque con la otra opción, seguirá existiendo el problema enquistado y peligroso problema.

  2. Aureliano Buendía

    Francamente, no le veo salida al asunto.

    - ¿Aplicar el art. 155 de la Constitución, y suspender la autonomía catalana?. Posiblemente, sería la opción más deseada por los independentistas. Les pondría como mártires ante el mundo, y al Estado español como opresor.

    - ¿Negociar una reforma constitucional?. Difícil. Reformar la Constitución, sí, pero ¿hasta dónde? ¿en qué sentido?. En algún momento de tal negociación, se percibiría que los catalanes (por matizar, los independentistas catalanes) no se conformarían con nada que no fuera la independencia de facto. Claro, si esa independencia les permite mantener el euro, la integración en la UE y sus privilegiadas relaciones económicas con España, muchísimo mejor. ¿Alguien cree que Oriol Junqueras buscaría o se conformaría con otra cosa?.

    - Aceptar la independencia lisa y llanamente, y negociar la “desconexión” en la mejor forma posible, para que, al menos, no terminemos pagando la factura los que quedemos en los restos de España. Esta negociación también sería dificilísima, porque los separatistas querrán la independencia, pero (muy lógicamente, desde su punto de vista) sin cargar con sus consecuencias negativas. Si pueden marcharse de España dejando el lastre del déficit y la deuda, miel sobre hojuelas.

    De entre las soluciones planteadas, unas son malas y otras peores. Entiendo que el Gobierno actual tratará de prolongar la situación en el tiempo, hasta que, en las próximas elecciones, una coalición multicolor (PSOE, IU, Podemos, CiU, ERC, PNV) se haga con el gobierno del Estado. Y no me parece mal pensado. Un gobierno de derechas (por llamarle de alguna forma al actual) no puede llevar a cabo la voladura del Estado, ya que le supondría la quiebra definitiva e imposible de asumir con su electorado.

    Posiblemente sea Pedro Sánchez (quizá llevando puesto un collar cuya correa sujetará Juan Carlos Monedero) el encargado de dar una salida definitiva a la cuestión. Roguemos para que, en aquel momento, tenga buen juicio o, al menos, que no lo tenga demasiado malo.

    Lo más jodido del asunto es que los españoles a los que nos gustaría que España siguiera existiendo de una forma algo más que nominal, y sobre todo, los catalanes que quisieran seguir siendo plenamente españoles, estamos obligados a ver el partido como si no fuera con nosotros. ¡Y en silencio!. Ya no es que no tengamos derecho a decidir, es que no podemos ni abrir la boca.

    Nos queda el consuelo de opinar en estos foros anónimos. Fuera de ellos, no se puede. Ya se sabe que en este país existe libertad de opinar… siempre que lo hagas correctamente.

    El que tenga pensamientos que se salgan de la corrección política impuesta por la progresía, que se flagele hasta quitárselos, o que calle para siempre.

  3. Bartolo

    No, no estimado Aureliano,nada de dejarle el marrón a otros, yo espero felicitar al presidente del gobierno en su próximo cumpleaños con un: ¡Felicidades, don Mariano, por cumplir algo!

    Tal vez no tenga sentido recordar la actitud de España como nación ante semejante problema, que a muchos en Europa les resulta incomprensible, debido a mi modo de ver por el declive del sentimiento pátriotico producido en los últimos treinta años, lo cual ha provocado que el sentido de pertenencia, natural en todo ser humano, haya sido acaparado por los nacionalismos separatistas que se han beneficiado y, por supuesto, lo han potenciado valiendose de todos los medios que el estado les cedió ingenuamente desde 1977, y posteriormente con la cesión de Educación por parte de Aznar y la dejación en manos nacionalistas desde entonces, siendo que el propio Estado ha mirado para otro lado y permitido la financiación de Asociaciones que han fomentado semejante delirio, el hartazgo de algunos, el tirar la toalla de los que claman que se les dé lo que piden y se larguen de una vez, (me refiero a la opinión pública) es la mayor de las victorias posibles para ellos.

    Los diferentes paises de la UE, les ha debido poner carne de gallina recordar el período de entreguerras, habran tomado buena nota del alarde del pasado 11 en Barcelona de esas uniformadas y disciplinadas formaciones, de esas unanimidades generosamente financiadas y de ese sentimentalismo refractario a cualquier razonamiento .

    Y repito, va a ser que no Aureliano, como a usted le gustaria a tenor de su comentario, dejarle el marrón a Sanchez,para que se instalara un estado federal y a continuación nos rasgásemos las vestiduras; no, es responsabilidad aqui y ahora del partido de gobierno y cada vez hay menos espacio para salvar la cara de unos y de otros, octubre es el espacio que queda para que la POLÍTICA pueda dar una salida aceptable para todos.

    Por último, le recuerdo que su afirmación de “pensamientos que se salgan de la corrección política impuesta por la progresía”….que Mas y Ciu son de la corriente liberal-conservadora más ortodoxa que uno se pueda echar a la cara, no hay más que ver el estado de su sanidad, dependencia, infancia y las cifras de los brutales recortes mientras no falta dinero “para otras cosas” que todos tenemos in mente.

Comenta