El Pablo nuestro

La Trinidad completa

El PSU de Venezuela clausuró su última reunión en Caracas con el rezo del “Chávez nuestro que estás en los cielos”, un nuevo dislate megalómano del chavismo, cada vez más desaforado desde la muerte de su icono.

No es la primera vez que a la chita callando se intenta promocionar al líder ideológico en el escalafón divino, pero nunca como en este caso habían llegado al extremo de sustituirlo por la vía del corto y pego. No se extrañen si el próximo paso es la edición del Génesis chavista, que comenzará diciendo: “En el principio de todo, Chávez creó el cielo y la tierra…”

La apropiación del papel tampoco es nueva en la historia del hombre, que cuenta con antecedentes más osados todavía, con deificaciones en vida que están en la mente de todos. La novedad, si existe, está en la burda operación de desalojo y en las simpatías de la revolución bolivariana por el cristianismo, que no le impiden elevar al Arañero de Sabaneta hasta la primera persona de la Santísima Trinidad; eso sí, de cuchara.

“Santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu legado para llevarlo a los pueblos de aquí y de allá. Danos hoy tu luz para que nos guíe cada día, no nos dejes caer en la tentación del capitalismo…” etc, etc.

Eso de “llevarlo a los pueblos de aquí y de allá”, además de macarrónico, suena un montón a Pablo Iglesias, también llamado Pablo de Tarso, apóstol ultramarino del chavismo, gran reventador de encuestas, auxilio de los pobres y profeta del maná de la renta básica, que a la hora de suplantar la iconografía cristiana tiene mejor planta que don Hugo, al menos para el papel del Hijo.

Ya tenemos la Trinidad completa, el Padre, el Hijo y el Pajarico Santo. Entonemos todos juntos el himno de salvación: “Pablo nuestro que estás en Podemos…”

5 Comentarios a “El Pablo nuestro”

  1. SEito

    La de Familias de la Patria que estarán presionando o redirigiendo a sus vástagos hacia la opción tertuliano, como mejor lanzadera para cualquier tipo de estrellato, e insuperable a día de hoy de cara al de la política en nuestro country .
    Apatrullando la tertuliá, la calle es suya .

  2. Aureliano Buendía

    Francamente, lo de “Podemos” me tiene un poco desconcertado; supongo que algo parecido le ocurrirá a nuestra (merecidamente) denostada clase política.

    Quizá el problema sea que les estamos dando, entre todos, demasiada cancha. O a lo mejor es que se la toman ellos mismos, ya que tienen un púlpito privilegiado, como es su estratégica posición en varias tertulias de la teleprogre.

    El caso es que semejan una marea imparable, que quiere llevarse por delante el sistema político en que hemos vivido los últimos 35 años.

    A estas alturas, creo que nadie lamentaría que el río de la Historia se llevara los errores de este régimen, y especialmente a muchos de sus personajes actuales. No vayan a creer los de “Podemos” que son ellos los únicos que ven los fallos del sistema, o los únicos que están hartos de sinvergüenzas.

    El problema es que, en estas riadas, suele irse lo malo, pero también lo bueno, y el régimen constitucional del 78 tiene muchas cosas buenas, especialmente si lo relativizamos con respecto a cualquier época histórica anterior de nuestro país, democrática o no.

    Quizá si “Podemos” logra su objetivo de demoler el régimen, en el solar pueda edificarse una sociedad justa y equitativa, donde reine la paz y los perros se aten con longanizas.

    O quizá se emplee el solar para edificar una enorme cárcel al estilo neobolchevique, ahora llamado bolivariano, en la que todos quedemos igualados en la miseria.

    El tiempo lo dirá.

  3. MIRANDA

    Tras la crisis socialista, la fragmentación nacionalista y el pringue sindicalista, la izquierda espera al Mesías para que lidere un nuevo Frente Popular Revolusionario que nos retrotraiga al marxismo-leninismo del pasado siglo en versión caribeña.

    Liberales,conservadores, socialdemócratas (qué impostado resulta hablar de “ideologías” en estos tiempos…) y sus respectivas empresas mediáticas allegadas han detectado a un telepredicador y sus “ideólogos” podemísticos, y les han puesto alfombra roja sin comprender que estos nostálgicos de los gobiernos totalitarios no proponen otra reforma que la liquidación del sistema constitucional.

    Es decir, cadenas televisivas que serían inmediatamente estatalizadas y expropiadas por estos revolucionarios neo-bolivarianos, han brindado mesa y mantel al Coletas. también conocido como el Tuerkas, para hacerse un cartelito, entrando en los hogares españoles hasta le mesa-camilla y aun la cocina.

    Hay quien contempla el fenómeno Podemos como algo pasajero, sin futuro político, pero las encuestas dicen que hay un buen puñado de españoles, provinientes mayormente del PSOE, IU y formaciones nacionalistas, dispuestos a contribuir a la instalación de una sucursal venezolana en España.

    Curiosamente no parece importarles que uno de sus ideólogos haya formulado ante las cámaras la especie de que “vienen a partirle la cara a los fascistas” , ni que se nutran con los dineros de gobiernos islámicos que practican el más despreciable machismo, la lapidación, la represión de la mujer, la castración de niñas y otras desgracias.

    Tampoco les inquieta que sus admirados ídolos Chaves, Maduro, Castro, hayan llevado a paises con grandes posibilidades y riquezas naturales a la menesterosidad más desdichada, con altos niveles de violencia e inseguridad , renuncias a los derechos y libertades cívicas y colas interminables hasta para comprar papel higiénico.

    Quien crea que colocándoles la etiqueta de “frikis” acaba con el peligro de una involución política de regreso a una dictadura totalitaria ignora los vuelcos que históricamente se han producido, especialmente cuando la ciudadanía se siente empobrecida y desesperanzada por una clase política incapaz de liderar la regeneración democrática.

    Se equivoca quien cree que este puñado de telepredicadores aspira al cambio y la reforma, y no a la revolución y la liquidación del sistema constitucional.
    Y se equivoca quien no comprenda la importancia de la recuperación d un desarbolado PSOE después del deleznable zapaterismo crispador y guerracivilista , porque la izquierda necesita una representación socialdemócrata moderna, no una basca mesiánica de telepredicadores demagogos y populistas.

    Ell PP no está exento de culpa, por su silencio absentista, su actitud entreguista en los medios públicos de comunicación y su incapacidad de liderar la regeneración política y moral que la sociedad española está demandando a gritos.

    Entre todos la fornicaron a la pobre Democracia y ella solita puede acabar de estirar la pata a manos de los amigos de San Chavez, ntjd….

  4. Bartolo

    Según una encuesta de Datanálisis que acabo de leer en un periódico de por allá, el 80% de la población considera que la situación del país es negativa y que la popularidad de Maduro cayó a 35%, mientras que Hinterlaces, una encuestadora considerada afín al chavismo, afirma que ha perdido 18 puntos en nueve meses.“Hay una correlación directa entre la percepción de crisis económica y la caída en la popularidad de Maduro, no solo por lo que ha hecho, sino por lo que no ha hecho, resolver la escasez y la inflación. Y por lo que ha dicho que va a hacer y no hace. La percepción de la gente es que el gobierno está perdido, miembros del gobierno admitian meses atrás que la inflación anual rozó el 61%, la mayor del hemisferio americano, mientras que en marzo el Banco Central registraba 19 rubros de consumo básico con “serios problemas de abastecimiento” y la patronal Fedecámaras estima que probablemente el año terminará con una caída del 4% al 5%” del PIB. No se entiende que pese a la enorme renta petrolera de Venezuela los venezolanos se enfrenten las mayores a penurias y dificultades económicas debidos al nocivo cóctel de desequilibrios de un elevado desempleo, una aguda escasez, altas tasas de interés y, principalmente, la mayor tasa de inflación del mundo.

    Una vez dicho lo anterior, ¿Tanto miedo hay a que el Coletas pueda arrasar en las próximas elecciones?, en ese caso habria que analizar los motivos de que el electorado pudiera optar por esa opción. Y yo no veo acto de contrición de los errores de los dos grandes, salvo el intento de cambiar la Ley electoral para blindarse.

  5. Popeye

    Sr. Bartolo, no lo comprendo.
    Primero expone las conocidas penurias, desempleo, escaseces del pueblo venezolano, víctima dede un gobierno totalitario

    Después se sorprende usted de que los españoles se resistan a la idea de importar todas esas miserias que tanta infelicidad, pobreza e inseguridad han causado a otros.

    ¿No resulta contradictorio ¿

Comenta