A cualquiera llaman asesor

Miguel Hernández

Artur Balaguer es periodista y asesor del ayuntamiento de Orihuela. Títulos que no le abundan para ser inteligente. A mediados de este mes de agosto vomitó una tontería bien sazonada de insultos contra los turistas españoles que veranean en el citado municipio y después trató de explicarse sin mucho éxito, porque una vez metida la pata en la basura, es muy difícil pretender sacarla limpia y reluciente.

Recordemos su desahogo para quienes han tenido la fortuna de no tropezárselo. Escribió el asesor: “Qué ganas de que llegue septiembre y los putos españoles tarados con niños maleducados se vayan a su casa madrileña”.

Como se comprenderá, una vez lanzada esa joya con la que no insulta a nadie e insulta a todos, cualquier tipo de aclaración lo único que consigue es descalificar más y más al autor, que para más inri asesora a un ayuntamiento que se tiene por turístico y que lo es, a tenor de las cifras de visitantes veraniegos que registra.

El lector más benevolente sabe ya a estas alturas que nos encontramos ante un asesor ful, paleto y con ínfulas de superioridad que no solo lesiona los intereses del organismo al que sirve, sino a la consideración de todos sus vecinos, pues induce a creer que si el asesor municipal gasta estas lindezas, otros puedan estar cortados por el mismo patrón.

La xenofobia no se reduce a arrojar plátanos contra un jugador del equipo rival que tiene la piel un poco más oscura que la tuya. En actitudes como la presente también se intuye la huella inequívoca de algún ideólogo de medio pelo.

Lejos, muy lejos del asesor, suenan los versos de aquel otro oriolano, éste sí de raza, que fue Miguel Hernández y que cantó con el sentimiento en la palma de la mano, compañero del alma, compañero.

2 Comentarios a “A cualquiera llaman asesor”

  1. MIRANDA

    Qué ganas de que pase noviembre y los pobres separatistas , con niños y jóvenes adoctrinados en una sociedad aborregada, se resignen a seguir siendo un barrio más del reino de España.

    Admitamos que ya no nos sorprenden ni asustan perlas como la del bocazas asesor de Orihuela, desde aquello de “la puta España” que nos vacunó contra todo tipo de ideólogos xenófobos y prepotentes.

    Si además el país entero se ha convertido en un circo de tres pistas, con
    gente que arroja plátanos a los jugadores subidos de color,
    gente que se tira desde los balcones de los hoteles a la piscina o salta de balcón en balcón con frecuente resultado de muerte,
    gente que se emborracha en ritos colectivos botelloneros y se desnuda por calles, bares y supermercados,
    gente que fornica en la playa o en los parques infantiles en pleno día,
    gente que se reboza en un albañal de tomate, alcohol o cocaina,
    gente que vomita, defeca o reboza de estiércol calles y jardines,
    gente que pintarrajea fachadas con paridas mil o deja basura por los rincones, gente que ensarta animales o les pone teas de fuego en los cuernos

    .….pobre gente que ha olvidado la sana alegría de las fiestas de su pueblo para apuntarse a la chabacanería, la ordinariez, la felicidad impostada y la kkdlux
    .
    Arggggg!

  2. SEito

    Ayer tarde en la sobremesa, alguien definió el final del verano en una de las Mar e villas del Cantábrico, con el recuerdo de la frase de un magnífico hostelero y mejor persona que nos abandonó antes de tiempo, seguidor del Atletico entre otras genialidades .
    Comenté lo vacías que estaban las calles cunado no hace ni dos semanas eran todo bullicio y mi interlocutor dijo ” el Verano se acaba cuando se van los Manzanillos ” refiriéndose con cariño a los habitantes de la ciudad del Manzanares .
    Ahora que está en marcha el recorte de aforados, a ver si cominzan en cada Untamiento, Dimputacion, etc. por recortar las rémoras, tan crecidas en la época de las vacas infladas .

Comenta