Lo que hará Rajoy

Cada uno, un papel

A Oriol Junqueras le intriga saber qué hará Mariano Rajoy el 10N, cuando Cataluña sea independiente. Al parecer, nunca se lo ha oído decir y al hombre se lo comen los nervios por descubrirlo.

No hay tal suspense. Si en esa fecha ocurre lo que dice Junqueras, Rajoy dimite de todos sus cargos, dentro y fuera del partido, y retoma su plaza de registrador en Santa Pola, para no volver jamás a la política. Y eso, si los Països Catalans no han llegado ya a Alicante, porque entonces seguramente se viene a Pontevedra para que lo secuestre por segunda vez el borracho Tito Nogales, amigo íntimo de Rodrigo Cota.

Eso hará Mariano Rajoy si el 10N Cataluña es independiente. Y no es que el presidente me lo haya soplado por wassap después de abrazar al Apóstol. Es que no le queda otra, porque si un jefe de Gobierno, con toda la ley en su mano, con todo el apoyo internacional y con toda la mayoría absoluta recibida, deja en herencia al siguiente un estado ilegalmente desmembrado y con la vía abierta para que se descuajeringue hasta el infinito y más allá, solo le aguardan por delante esas dos opciones; o una tercera nada desdeñable, pedir el ingreso en la cartuja más cercana.

Si la pregunta fuese qué hará Oriol Junqueras si el 10N Cataluña no es independiente, la respuesta no intriga a nadie, porque también se sabe. Apoyar a Mas en las elecciones que convocará de inmediato con pretendido carácter plebiscitario, negándose a formar una lista conjunta con CiU para llevárselas de calle y distraer a los catalanes con un nuevo proceso independentista y así estar en el machito hasta que la muerte nos separe, hasta que se rasgue el velo del templo o hasta que la independencia de las tierras españolas sea tan legal como regarlas.

La intriga está en saber qué hará Rajoy antes del 10N.

5 Comentarios a “Lo que hará Rajoy”

  1. Aureliano Buendía

    a) ¿Aceptar la independencia?. Pues es una decisión difícil.

    b) ¿Mandar los tanques a la Diagonal?. Pues es una decisión más difícil, todavía.

    c) ¿Puede haber alguna solución intermedia?. Sin duda, habrá miles. El problema es que la presión de los nacionalistas puede terminar en un punto en el que, para el Estado, sólo sean posibles las opciones a) o b). Para ellos (los separatistas), cualquiera de las dos es buena. Si el Estado se entrega, miel sobre hojuelas; si el Estado llega a emplear la fuerza para evitar su destrucción, ya tendrían la justificación para el discurso del enemigo opresor y malvado.

    No sé lo que hará Rajoy. Lo que tengo absolutamente claro es que no quisiera estar en su lugar, y también que es tremendamente fácil criticar desde al torero, desde la barrera.

    En este caso, es lo que podemos llamar “alternativa del diablo”: hagas lo que hagas, decidas lo que decidas, vas a tener problemas (los vamos a tener todos, en este caso). Quizá la única duda está en si serán problemas graves o gravísimos.

  2. MIRANDA

    No te fíes, Boss. El sentidiño, la lógica elemental y la vergüenza torera, no suelen contarse entre las virtudes políticas.

    Si una región española se burlase del Tribunal Constitucional y encargase y repartiese un lote de cajas para echar dentro papeletas independentistas, mientras un Gobierno con mayoría absoluta, el apoyo internacional, la Ley, la Justicia y las fuerzas del orden de su parte no fuera quien de impedir semejante fechoría, (flash back a Companys) parecería lógico que sus responsables colgaran la vara de mandar y se marcharan a su casa por incompetentes .

    Lo que decidan hacer con sus amores los junqueras y mases venidos a menos después del pujolazo no nos quita el sueño. Porque en el fondo, confiamos en que el engranaje de los altos Tribunales sepa defender los intereses de los españoles, empezando por la unidad.

    Lo que nos inquieta es que el tiempo pasa y esas reformas y medidas pendientes para la modernización de la Ley Electoral o la regeneración de partidos y sindicatos, o la reducción del monster administrativo, etc, siguen atascadas en la estilográfica presidencial.

  3. Bartolo

    ¿Como que la intriga está en saber que hará Rajoy? Cumplir y hacer cumplir la Ley que emana de la Constitución, que por cierto votaron masivamente los catalanes.

  4. SEito

    ¿ Y qué haremos los demás ? .

  5. Bartolo

    Sobre el “apoyo internacional” a que alude Miranda, no estoy tan seguro, es más, creo que nos dejarian solos, porque las palabras de la Sra. Merkel no me parecen suficiente: “Este es un asunto de política interna española, pero lo que dice Rajoy sobre Cataluña es algo lógico que se debería apoyar, aunque lo digo con las reservas de ser una jefa de Gobierno de otro país”.

Comenta