El Gordo y el Flaco

La mirada desconfiada

Los diálogos de los últimos días entre Artur Mas y Oriol Junqueras tienen que parecerse mucho a los que mantenían en sus películas Stan Laurel y Oliver Hardy, es decir, en versión española, el Gordo y el Flaco. Uno pasaba por ser más listo, y el otro, más inocente y tontorrón, pero quien solía pagar el pato era Oli, el Gordo, el de mayores luces aparentes.

Se sabe que se engañan, que se consienten y que tratan de presentarse unidos en el objetivo, pero ambos conocen sus diferencias, y no solo por los diámetros de sus barrigas, sino por lo que se juegan en el envite del 9N.

Oriol cree que por delante solo tiene ganancias, pase lo que pase. Mas, el Flaco, está en una situación mucho más apurada y cada dos por tres repite la frase mítica a su compañero.

_Oli, tengo miedo.

_Oh! No te preocupes. ¿No ves que estoy a tu lado?

Las dudas sobre la viabilidad de la consulta que se expresaron durante esta semana, los desmentidos y las posteriores reafirmaciones revelan, cuando menos, que el diálogo entre ambos personajes tiene que ser tenso y desconfiado. Son socios, en efecto, pero cada uno al frente de empresas diferentes.

Durante todas las películas, Oli está firme y seguro de sus decisiones. Incluso cuando van al feroz dentista de sierra y martillo, es él quien anima a su compañero para afrontar una extracción que se presume dolorosa; pero llegado el momento, el dentista se confunde y a quien le arranca la muela por vía expeditiva es al confiado gordinflón.

Aquí la película no tiene visos de acabar tan pronto, pero para antes del 9N se prevén gags muy sonoros y significativos.

Stan le dice en una ocasión a Oli: “¿Te acuerdas de lo tonto que era antes? Ahora estoy mejor”. Sin duda, todavía no ha llegado el momento de pronunciarla.

3 Comentarios a “El Gordo y el Flaco”

  1. SEito

    Qué quiere que le diga, en BCN ciudad turistas aparte en sus lugares de visita obligada, la verdad que no queda nadie, excepto clases pasivas y alguna visita por motivos personales como el que suscribe . No creo que se encuentren en lugar difente al resto de españoles que todavía conservan la costumbre de honrar a sus patronas y patronos . Y lo que los santos y santas han unido entorno a una mesa y a una orquesta, no lo separa ningún dios menor .
    La Prensa debiera zafarse de nombre tan fuera de lugar, al sustituir la electrónica y sus derivados, el principio físico utilizado para grabar el papel tal comomse inicio el proceso . No creo que esto ocurra nunca, dado que va de la mano con la política, pero por lo menos deberían dejar de presionar por todas las bandas y el cambio de nombre que no de función nos haría sentir más libres .

  2. MIRANDA

    Los diálogos entre Más y Junqueras recuerdan cada vez más aquello de:

    -Hola, don Arturo
    -Hola, don Oriol
    -¿Pasó usted ya por casa?
    -Por su casa yo pasé.
    -¿Vió usted a don Jordi?
    -A don Jordi yo lo vi.
    -Adios, don Arturo
    -Adios, don Oriol.

    Solo que Fofó y Miliki tenían mucha más gracia, astucia y ternura que este par de payasos.

  3. MIRANDA

    Por cierto, el Junqueras debe de ser el único que no se ha enterado de que la famosa “Consulta” no se puede celebrar sin el aval del Tribunal Constitucional.
    De hecho, Arturet, que ya le sonsacó al bobo solemne de ZP lo que quiso para el convento, ha explicado que no habrá consulta, sino que intentará agotar la legislatura y convocar elecciones en 2016, o quizá en 2015 si se ve apurado.

    Que Arturo Más falte a su palabra y a su compromiso de “consulta el 9N, sí o sí”, alegando ¡a estas alturas! que sería ilegal, obviedad meridiana desde el minuto cero del plan, ya no sorprende a nadie.

    Pero lo que seguramente revolverá tanto las tripas de la derecha de CiU como de la izquierda de ERC es su plan B de que CiU y ERC acudan juntos a las elecciones en una única candidatura independentista, apoyándose mutuamente frente a la madrastra España.

    ¿Será tan ingenuo don Oriol Junqueras como para creer que don Arturo Mas va a proclamar por su cuenta la independencia de Cataluña… en lugar de pastelear con el gobierno y seguir barriendo para el convento como suele?

    Debería el Junqueras palparse bien el orondo bandullo antes de jugarse los cuartos con el embustero y bailarín más contumaz del reino de Aragón, del que Cataluña era la visera mediterránea.

    El Más hará la comedia de la convocatoria….para desistir en cuanto el TC enseñe los dientes. Después capitalizará su gesto de “ patriotismo y lealtad constitucional” para recuperar el control del convento, que es lo que le interesa de verdad y no la complicada secesión ilegal, aunque tenga que volver a pactar con los partidos españoles para lograr apoyos para gobernar, ahora sin el aura venerable del exhonoreibol.

    Encaje de bolillos tendrá que hacer el que, supuestamente, estaba solo guárdando la silla del Pujol Jr.

Comenta